Pacientes renales con la vida hecha cuadritos por falta de inmunosupresores y fallas en unidades de diálisis

pacientes renales

Denuncian escasez de microfelanato y de tacrolimus (prograf) en varios estados del país. Según datos de Reymer Villamizar, directivo de Amigos Trasplantados de Venezuela, en lo que va de año se han registrado 100 casos de rechazo de órganos.

Caracas. Las penurias no cesan para los pacientes renales. Desde hace un par de años sufren por la escasez de los inmunosupresores que deben tomar de por vida; y a eso se suman las constantes fallas en las unidades de diálisis, muchas de ellas sin personal, sin plantas eléctricas, sin agua, sin insumos y sin máquinas de ósmosis.

El pasado 16 de agosto los pacientes trasplantados protestaron en las afueras del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) en la parroquia Altagracia. De esa acción, la respuesta de las autoridades fue el anuncio de que ya estaban en el país algunos inmunosupresores provenientes de India.

Pasadas dos semanas comenzaron a entregar por las farmacias de Alto Costo el miclofelanato de sodio, más no el miclofelanato mofetil. De acuerdo con las versiones de las representantes del IVSS, estaban en esos momentos haciendo el protocolo de legalización para su distribución.

Según Reymer Villamizar, directivo de Amigos Trasplantados de Venezuela, las dos versiones del miclofelanato la toman 80 % de las personas trasplantadas. Con solo uno a disposición, el riesgo de complicaciones es alto pues hay pacientes que no son compatibles para el miclofelanato de sodio y no pueden estar haciendo combinaciones con otros inmunosupresores.

Mientras, el tracolimis no se entrega en Caracas desde hace dos meses. En otras regiones tienen hasta cuatro meses de escasez. Sin embargo, la información difundida desde el IVSS es que para octubre venidero se va a distribuir.

“Pero los pacientes no podemos esperar, porque se produce el rechazo. Ya la inconsistencia en las entregas de los inmunosupresores es alta, por ejemplo, el everolimus no lo hay en estos momentos, al igual que la prednisona de 5 miligramos. Lo que hay es de 50 miligramos. Algunas personas se han visto en la necesidad de tomar esas dosis que no corresponde”, sostuvo Villamizar.

Preocupa ahora que hay tardanza en el protocolo de distribución, cuando —comentó— ya el Gobierno tiene tiempo importando esos medicamentos desde India. “Este año hemos tenido 100 rechazos de órganos, y cada día se van incrementando más esos episodios, los pacientes renales están empeorando. En estos momentos perder un injerto es una sentencia a muerte”.

Lee también
Vecinos de la Candelaria reciben la Navidad con las tuberías secas desde hace 30 días

Adicional a este panorama, Villamizar denunció la crisis que hay en las unidades de diálisis de todo el país. Dijo que muchos de esos servicios no tienen plantas de ósmosis, cada día hay menos cupos y reducen las diálisis a dos por semanas.

“Eso ocurre, aunque el IVSS manifieste que están interviniendo algunos de los centros. Y sí es verdad, pero en la gran mayoría la infraestructura se está perdiendo, No se trata de pintar las paredes. En estos momentos hay centros que reciben el agua por cisternas que llevan los mismos pacientes y los tratamientos corren también por cuenta propia”.

Muchos, para sobrevivir, se van del país. Y esa merma se nota incluso en las unidades. Amigos Trasplantados llevaba una cuenta de 10.000 personas en diálisis, y en estos momentos debe haber 9100. De los 3600 trasplantados, deben quedar más de 2200. “Algunos se han ido y otros ya fallecieron”, acotó Villamizar, quien destacó la urgencia de la entrega del cóctel de inmunosupresores, medicamentos que deben tomar de por vida. “No podemos esperar los trámites de los permisos, los pacientes renales se mueren”.


Participa en la conversación