Pago móvil de comercio a persona llega como otra opción ante la falta de efectivo

pago móvil

A juicio del economista Asdrúbal Oliveros ninguna solución es completamente viable mientras Venezuela esté en hiperinflación. “Esto destruye la capacidad de compra de nuestra moneda e impide que tengamos un cono monetario que pueda durar en el tiempo”, explica.

Caracas. La Superintendencia de la Instituciones del Sector Bancario (Sudeban) lanzó este 15 de marzo el pago móvil interbancario comercio a persona (C2P), que permitirá a los establecimientos hacer cobros de bienes y servicios a los clientes. El instrumento se une a los que ya existen actualmente y llega en un momento en que las transacciones se ven afectadas por la falta de billetes en dólares de baja denominación en una economía dolarizada de facto, y también por el poco flujo de bolívares en efectivo. 

Desde enero de este año, el gobierno impulsa la digitalización de la economía y pide a los bancos ofrecer más instrumentos en divisas, como cuentas bancarias. Asimismo, el 5 de marzo las autoridades ampliaron el cono monetario con tres nuevas piezas, pero a juicio de economistas como Asdrúbal Oliveros la solución estructural pasa por resolver la hiperinflación, que lleva tres años en el país.

La falta de efectivo –en divisas o bolívares– empeoró los últimos meses, lo que ha llevado a las empresas y a los comercios a brindar soluciones diferentes a las que existen para no frenar las ventas. Por ejemplo, Beco ofrecía vales que el cliente podía usar en caso opcional, sin embargo, este sistema fue prohibido este lunes por el Ministerio de Comercio. 

Otros locales, que no forman parte de las grandes cadenas, también emplean opciones más improvisadas como escribir el símbolo del dólar en un papelito, si al momento no tienen para dar el vuelto al cliente. La crisis ha hecho que la población se las arregle para sobrevivir a la hiperinflación. En años anteriores algunos aplicaban ofertas para captar efectivo, por ejemplo, si el cliente pagaba por punto de venta el artículo salía un poco por encima de su valor.

A juicio de Oliveros ninguna solución es viable mientras Venezuela esté en hiperinflación.

“Esto destruye la capacidad de compra de nuestra moneda e impide que tengamos un cono monetario que pueda durar en el tiempo y que permita pagar la mayoría de las transacciones. La solución de fondo pasa por resolver la hiperinflación y alcanzar estabilidad de precios, a partir de allí se desprenden soluciones óptimas con respecto al manejo monetario y al manejo del efectivo, pero el gobierno está negado a aplicar los correctivos necesarios para salir de eso o, por lo menos, no ha hecho lo suficiente”, explicó en entrevista a Crónica.Uno.

Sudeban informó en un comunicado que la entrada del C2P se cuenta entre las medidas que apuntan a establecer una economía 100 % digital. Además, señaló que hasta la fecha 12 bancos ya cuentan con ese servicio y que para el 15 de abril todo el sistema debe disponer del C2P. Algunas cadenas como Farmatodo ya empiezan a mostrar en sus establecimientos otro medio de pago que se hace a través de pago móvil.

“El pago móvil interbancario C2P comercio a personas es muy sencillo. El comercio solicita número de cédula, celular y el nombre del banco. Seguidamente el cliente recibe un mensaje de texto con el código para suministrarlo al comercio y continuar la operación. Finalmente, el comercio registra el código y confirma la transacción”, explica Sudeban en sus redes sociales sobre esta nueva herramienta.

En cuanto a las opciones que han impulsado las empresas, Oliveros dice que son una respuesta a un problema que ellos no generaron y que tiene que ver con las dificultades de hacer pagos en Venezuela con monedas diferentes al bolívar.

Son soluciones que buscan paliar la situación, no son del todo óptimas, pero de alguna manera ofrecen una opción entre muchas a los usuarios. Creo que le toca a cada consumidor hacer la evaluación en función de sus necesidades, pero eso es mucho mejor que parar el proceso de compra-venta producto de la falta de vuelto o de efectivo, dice.

No obstante, las autoridades han demostrado que no permitirán ninguna opción que se salte las que sean autorizadas por entes como el BCV o la Sudeban, tal y como pasó este lunes con Beco, que ofrecía la alternativa de los vales desde el 9 de marzo.

Por ejemplo, la Sudeban subrayó este 15 de marzo que junto a otros organismos del Estado con competencias en la materia hizo inspecciones para “evaluar el sistema de vuelto aplicado por algunos comercios y su impacto en el usuario”. “Ningún comercio está autorizado para manejar los fondos del cliente a través de vales o retenciones del dinero y el comercio que incumpla esta instrucción será objeto de sanciones”, se lee en el documento.

Para el especialista y socio director de Ecoanalítica, una de las opciones a corto plazo es que la banca cuente con más flexibilidad por parte de los reguladores, para que estos puedan ofrecer productos en moneda extranjera con más facilidades de las que ya existen actualmente. Por ejemplo, instrumentos en dólares con los que se pueda pagar en diferentes puntos o que el usuario pueda transferir dinero de un banco a otro –esto aún no está disponible–, pero la banca sí brinda transferencias en divisas de un mismo banco. 

“Es generar un ecosistema financiero óptimo para el manejo de las divisas. Eso está empezando en estos momentos, pero hace falta profundizarlo mucho más”, apuntó Oliveros.

Otras alternativas que ya existían en cuanto al pago móvil son el P2P, Pago Móvil Interbancario que permite hacer pagos de bienes y servicios desde el teléfono celular y el P2C, dirigido a las personas jurídicas y también permite hacer pagos de bienes y servicios desde el teléfono celular.

En febrero la Sudeban ordenó a la banca y a los proveedores no bancarios sustituir los equipos con tecnologías 2G y 3G existentes en el mercado para proceder a la homologación y llevarlos a 4G.

Foto referencial: Luis Morillo

Lee también
En comercios el pago C2P es poco utilizado y sigue sin resolver problema del vuelto

Participa en la conversación