Los cuerpos policiales han armado alcabalas en la autopista del Este, Sur y Regional del Centro para evitar el tránsito de vehículos. Usuarios del transporte público aseguran que los transportistas no acatan la norma del distanciamiento social.

Valencia. Cuando inicia la novena semana de radicalización de la cuarentena para prevenir el COVID-19 bajo el esquema 7+7 —que inició el 8 de junio— carabobeños desafiaron el confinamiento y rompieron las reglas para poder abastecerse de combustible y salir a trabajar.

Juan Pérez no puede dejar de trabajar, sobre sus hombros pesa la carga de mantener a dos hijos. Como todos los días, a las 6:00 de la mañana armó su tarantín cerca del Distribuidor Divenca (entrada a la Zona Industrial de Valencia), donde vende café, empanadas y cigarrillos.

Sin usar tapabocas ni guantes aseguró tener miedo de contagiarse de coronavirus, pero se arma de valor para poder llevar alimentos a su hogar. Dijo que los cuerpos policiales no le impiden trabajar, solamente le exigen que para las 2:00 de la tarde se retire del lugar. También sostuvo que sus ventas no han mermado durante las semanas de cuarentena radical porque el flujo de personas es constante.

carabobeños
Vendores informales arman sus tarantines todos los días.Foto: Leomara Cárdenas.

Isaac López es un joven de 19 años de edad que labora en un taller mecánico en el sector La Isabelica, al oeste de Valencia, el cual no ha podido paralizar funciones por la crisis económica. El joven, que se encontraba en la parada de autobuses en la avenida Henry Ford, sostuvo que debe trabajar para poder alimentar a su familia. Su responsabilidad es con sus padres que son adultos mayores.

Lee también
Aumenta la tensión entre conductores y militares en colas por gasolina en el Litoral Central

López indicó que todos los días sale muy temprano de su vivienda en el municipio Naguanagua para llegar a su lugar de trabajo, teme que en el transporte público se contagie de COVID-19 a pesar de utilizar guantes y tapabocas. La razón: los transportistas no respetan el distanciamiento social. “Suben gente y llevan las camioneticas full, la policía no está pendiente de que eso no se haga”.

Los cuerpos policiales han armado alcabalas en la autopista del Este, Sur y Regional del Centro para evitar el tránsito de vehículos, sin embargo, el tráfico se ha visto con gran afluencia y hay colas.

Fallas en el suministro de gasolina
La escasez de combustible que se evidencia desde hace una semana en la entidad hizo que los conductores se formaran en largas filas, bajo la lluvia, tanto en las estaciones subsidiadas como en las que ofrecen el carburante a precio internacional para ver si logran cargar combustible.

Carlos Rodríguez se metió en la cola en la estación La Quizanda a las 4:30 de la madrugada. Los trabajadores de esta bomba le indicaron que desde hace una semana no reciben gandolas con gasolina. El hombre, que es adulto mayor, aseveró que no cuenta con los recursos económicos para poder pagar combustible a precio internacional. Además, opinó que la gasolina iraní solo fue un “pañito de agua fría” y pidió a los entes gubernamentales que solucionen el despacho de carburante.

El equipo de Cronica.Uno intentó comunicarse vía telefónica con el jefe del Estado Mayor para el Combustible en Carabobo, José Parada, a fin de que ofreciera detalles sobre la situación de la distribución de gasolina en la entidad, pero no hubo respuestas.

Lee también
Pocos buses circulan en el Litoral Central por dificultades para echar gasolina y gasoil
carabobeños
Las colas para surtir gasolina regresaron  a Valencia. Foto: Leomara Cárdenas.

En Carabobo se registran, de acuerdo con la información suministrada por Nicolás Maduro, 189 casos activos de COVID-19 y seis ciudadanos fallecidos por coronavirus. La tarde del 2 de agosto, el director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, Douglas Rico, informó sobre la muerte del detective jefe de esta institución, Orlando Polanco, debido al coronavirus.


Participa en la conversación