Ricardo Sucre: En su comunicado el G-4 reconoce que no es la única oposición

Ricardo Sucre

El politólogo considera que el comunicado de 10 partidos de la oposición es un “paso importante” pero que debe darse mayor precisión sobre las nuevas reglas. “El G-4 reconoce que no han podido imponerse como la oposición”, indicó.

Caracas. Este martes en la noche 10 partidos de la oposición dieron a conocer un comunicado en el que anuncian una “reconfiguración de la alianza unitaria” que tiene como objetivos lograr medidas para la atención de la emergencia humanitaria y la realización de elecciones “libres, justas y verificables” que cuenten con observación internacional. “Unidad que sólo es posible, porque a pesar de existir diversos criterios, visiones, aspiraciones e ideologías, asumimos que el país requiere y necesita una mayor y mejor unidad”, se lee el texto.

Para el politólogo Ricardo Sucre, la declaración es un “buen paso”, sin embargo, acota que hay que ver cómo se desarrolla en los hechos. El experto indicó a Crónica.Uno que el mensaje tiene aspectos “cualitativos y cuantitativos” que consideró pertinente destacar. “En los cualitativos, la oposición G-4 (AD, Primero Justicia, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo) reconoce en su texto que ya no es la única oposición. Es un cambio importante, reconocen que no han podido imponerse como la oposición”, señala.

En cuanto a lo cuantitativo destaca el anuncio de un “reglamento interno para la toma de decisiones”. Acota, no obstante, que falta conocer esas normas y si, efectivamente, apuntan a una mayor amplitud en la coalición. “Tengo la impresión de que van a utilizar una lógica parecida a los criterios que usó la MUD, tomando el peso de los partidos que conforman la alianza”.

Lee también
“Reconfiguración” opositora agarró por sorpresa a algunos en el G-4

Señala que falta conocer los detalles de los nuevos criterios. “¿Van a invitar a los demás grupos a formar parte de esa alianza? ¿Le van a decir a (Henrique) Capriles? ¿A los cuestionados por el G-4 de la mesita, a los ‘colaboracionista’? ¿Van a dar ellos el primer paso o se van quedar esperando que los demás se acerquen? Esa es una pregunta importante”.

El problema de la representatividad

A pesar de que Sucre reconoce que hay “cierta humildad” en admitir que existen “otros criterios” respecto a textos anteriores, acota que en el mismo comunicado hay un párrafo que hace ruido con ese mensaje. Específicamente, señala el punto 3 en el que los 10 partidos firmantes indican que representan “a la mayoría de los liderazgos, estructura organizacional, presencia territorial, votación histórica, respaldo popular, escaños parlamentarios e interlocución internacional”.

El académico argumenta que, a excepción de la representación internacional, esa afirmación “se puede disputar” con cifras de los sondeos de opinión más recientes. “Muchos partidos pueden decir que la última medición fue en 2015 pero que eso ya pasó y la última vez que fueron los del G-4 fue en el 2017 en las regionales, pero eso ya pasó. Si nos atenemos a las encuestas, la última que vi de Datanálisis, en febrero, señala que apenas 4,5 % se identifica con la oposición y creo que habría que ver la distribución de ese 4,5 % en los partidos”.

Para Sucre, este punto contrasta con el encabezado del comunicado. “A los partidos que no firmaron ese documento les va a caer mal porque lo que yo entendí es: ´Abrimos la puerta a todos, pero nosotros somos los primeros entre iguales, nuestro liderazgo no se discute. Somos los dueños de la fiesta’”.

Lee también
Jesús Armas: La oferta que hoy estamos haciendo desde la oposición es inexistente  

Reitera, sin embargo, que es un “paso importante” pero que el gran problema para el G-4 es como hace política sin cambiar lo que denomina la “estrategia de la presión y los incentivos” que, a su juicio, le impide desarrollar “tracción política” en el “terreno hostil” venezolano. “El gran problema de esa estrategia y del G-4 es cómo haces política, cómo fabricas política, cómo manufacturas política, cómo siembras política. Ahora lo que ves es un gran silencio, un gran vacío, es una postración”.

Problema de credibilidad

Otra de las preguntas es quién o quiénes serán los encargados de hacer la “manufactura” de un eventual acuerdo con los otros sectores. “¿Quién va a mover eso? ¿Dónde están los líderes políticos que van a mover eso? ¿Leopoldo López? ¿(Juan) Guaidó? ¿Henry Ramos? ¿(Julio) Borges? ¿Quiénes son los operadores? Porque ahí hay un problema de credibilidad”.

También señala que todavía el anuncio es muy genérico sin especificar los mecanismos para lograr esa coalición. Recuerda que la propia oposición había establecido un “consejo político”, en su propio “Estatuto que Rige la Transición”, pero este no se ha creado. Además, menciona otras instancias como la “plataforma” señalada por Leopoldo López o la llamada Nueva Alianza para Elecciones Libres (NELA), anunciada por el embajador de Estados Unidos James Story.

“La gente ve planes y planes y el reclamo es que a lo mejor se esperaba algo más concreto: ‘Aquí está el reglamento. Los mecanismos, nuestro plan’. Están muy pegados en su estrategia del quiebre, la oposición que hace más ruido en las redes sociales está pegada a eso. Es difícil que salgan de esa creencia y creo que es una estrategia errada”.

Lee también
 José “Chegoyo” Ochoa: La oposición no piensa en la organización de base en las comunidades

Sobre punto 5 en el que dicen que acordaron ir “al encuentro de los sectores democráticos de la sociedad civil”, Sucre lo califica como “más de lo mismo”.  Recuerda que en 2018 se creó el “Frente Amplio” cuyo propósito era precisamente ese. “Debiste haber dejado que esa instancia germinara, agarrara su propia fuerza. Vas a tener un acercamiento ahora que la sociedad civil se siente más autónoma. El caso del Frente Amplio fue como un autogol. Lo dejaron morir y el tejido social no se improvisa”, expresó.

Foto: Miguel González/Archivo


Participa en la conversación