Este miércoles, funcionarios del Sebim y de la Dgcim se presentaron en la sede de la empresa militar y detuvo a por lo menos 6 trabajadores. Mientras que a Franklin Torres, trabajador de la Inspectoría del Trabajo César Pipo Arteaga ubicada en Valencia, se le impidió el ingreso a su puesto de trabajo desde el martes pasado luego de deunciar las malas condiciones del organismo.

Maracay.  Octavio Pereira, Nancy Vaca, Omar Silva, Freddy Navarro, Jackelin Rodríguez y Ortencia López, son los trabajadores de la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares, Cavim, que fueron detenidos por funcionarios de la Dgcim y el Sebin, un día después que denunciaran ante los medios de comunicación, las pésimas condiciones laborales en las que trabajan.

Este martes 3 de septiembre, un nutrido grupo de empleados y obreros de Cavim, denunció los pírricos salarios que perciben, que no les alcanza ni para cubrir los pasajes en una semana, mucho menos para comprar zapatos.

No tenemos botas de seguridad y con Bs 14.000 semanal no puedo comprar zapatos ni la alimentación de la familia. Y si uno va a hacer un reclamo, te quieren amenazar con tirarte a las FAES y meterte preso”, dijo uno de los 160 trabajadores que aún queda en Cavim.

Un día después, su temor se materializó.

También denunciaron no tener ningún tipo de seguridad social y de salud, que contrarreste cualquier accidente laboral en una empresa que fabrica municiones y explosivos, aunque Cavim tienen ya 3 años sin materia prima.

Desde primeras horas, Crónica.Uno recibió alertas de la presencia de funcionarios de inteligencia policial en la oficina de recursos humanos de la empresa, a la que fueron llamados los trabajadores.

Posteriormente, habrían sido trasladados hasta la sede de la Dgcim en Maracay, en donde de manera extraoficial se pudo conocer, que fueron interrogados y les revisaron sus teléfonos.

Hasta la hora de enviar este reporte, los 6 trabajadores permanecían detenidos.

Retaliación en Inspectoría del Trabajo

A Franklin Torres, trabajador de la Inspectoría del Trabajo César Pipo Arteaga ubicada en Valencia, se le impidió el ingreso a su puesto de trabajo, luego de que este denunciara el pasado 3 de septiembre, que esta dependencia no tenía condiciones para atender a los trabajadores con sus denuncias.

Además manifestó que en esa oficina no se contaban con insumos como papelería, bolígrafos, ni tinta en las impresoras.

Las condiciones de trabajo son infrahumanas pues no cuentan con aires acondicionados y el calor agobia a los funcionarios de la Inspectoría César Pipo Arteaga.

inspectoría del trabajo en Valencia
Las condiciones de trabajo en la inspectoría son infrahumanas. Foto: Leomara Cárdenas.

Torres que tenía 14 años laborando para el Ministerio del Trabajo, manifestó que la orden de no permitir su ingreso fue dada por el ministro Eduardo Piñate y la directiva regional en Carababo de esa oficina pública.

Insistió en señalar que teme por su seguridad. En sus declaraciones recalcó que la manera de amedrentar a los trabajadores públicos es amenazando con los cuerpos de seguridad del Estado, como  el Sebin, Cicpc y las Faes.

El Gobierno actúa mandando el Faes, el Sebin, la Guardia y hasta los colectivos. Y no le importa quién este por el medio. Hago un llamado, que por hacer una denuncia sobre esto que estamos viviendo en condiciones en infrahumanas, me vaya a costar mucha más que perder el empleo», sostuvo Franklin Torres.

También recordó que su salario mensual es de 65.000 bolívares. Y solo en transporte para acudir a la jornada laboral invierte 60.000 bolívares. «Yo pago para venir a trabajar», concluyó.


Participa en la conversación