Representantes del Sindicato Único de Salud del estado Carabobo (Insalud) alertaron de que las bolsas de bioseguridad enviadas por el Ministerio de Salud son vendidas en 50 dólares en la morgue de Valencia. Obreros y camareras se sienten discriminados por no ser incluidos en el plan de vacunación contra la COVID-19.

Valencia. Al menos 50 dólares cobran en la morgue de Valencia para entregar las bolsas de bioseguridad necesarias para trasladar cuerpos de pacientes fallecidos a causa de la COVID-19, así lo denunció el presidente del Sindicato Único de la Salud en el estado Carabobo, Carlos Viloria.

Viloria indicó que otra de las irregularidades que ocurren en la morgue de Valencia es que familiares de personas que fallecen debido a patologías distintas a las asociadas al coronavirus deben igualmente adquirir la bolsa de bioseguridad. 

Cualquier persona que fallezca en el estado por causas distintas a la COVID-19 los familiares tienen que adquirir una bolsa de bioseguridad y esa bolsa tiene un costo de 50 dólares. Bolsas que supuestamente envía el Ministerio de Salud de manera gratuita y las venden en la morgue de Valencia”, subrayó.

Sin dotación de insumos de bioseguridad

Representantes del sector obrero, entre camareras y personal de mantenimiento general, indicaron que no los dotan con los implementos de bioseguridad para cumplir con la faena laboral en los diversos centros de salud de la entidad. 

Los trabajadores temen contagiarse de coronavirus, pues deben cubrir sus caras con tapabocas artesanales. Además, deben costear los insumos de limpieza que utilizan en los centros de salud, como cloro y bolsas.

La preocupación se apodera del personal de limpieza, pues la mayoría de las veces las áreas donde fallecen las personas con sintomatología asociada a la COVID-19 no se desinfectan de forma inmediata.

Obreros y camareras de Insalud aseguraron sentirse discriminados porque no han sido incluidos como personal de primera línea de atención a la COVID-19, y mucho menos en el plan de inmunización contra el coronavirus.

Sostienen que llegan pocas dosis y la mayoría de los trabajadores quedan fuera de la inmunización.

Queremos que la vacunación se haga de forma masiva. Se habla de un personal de primera línea, pero en un centro asistencial todos somos primera línea, porque son áreas cerradas donde llegan pacientes con el virus y todos somos objeto de cualquier contaminación”, sostuvo Viloria.

En Carabobo son más de 10.000 trabajadores del sector salud, de los cuales 6000 son obreros.

Piden aumento salarial

A la par de los reclamos por dotación de equipos de bioseguridad y vacunación contra la COVID-19, los obreros de Insalud piden a la Gobernación de Carabobo que sincere los salarios a la realidad económica del país, anclados a medio petro fluctuante.

También denunciaron que pese a que ya no existe la figura de trabajadores tercerizados, Insalud ha contratado personal para cubrir áreas de mantenimiento y les cancela un salario de 30 dólares, mientras que el personal fijo apenas devenga dos dólares al mes. 

                       

Lee también
Estudiantes de Medicina de la UDO exigen vacunación contra la COVID-19 para reiniciar sistema de rotaciones


Participa en la conversación