La secretaria de organización del Sindicato de Trabajadores de la Educación de Vargas, Ana Mercedes Aponte, afirmó que el plan de vacunación contra la COVID-19 no ha incluido a cientos de docentes jubilados y tampoco a miles que laboran en los colegios privados de la entidad federal.

La Guaira. Frente al anuncio de las autoridades regionales en cuanto a la vacunación contra la COVID-19, representantes gremiales de la educación aseguraron que se ha inmunizado solo a 10 % de los docentes de la entidad federal.

Ana Mercedes Aponte, secretaria de organización del Sindicato de Trabajadores de la Educación de Vargas (Sitravargas), afirmó que la cifra de más de 2200 inmunizados, adelantada por voceros del Instituto de Prevención y Asistencia Social para el Personal del Ministerio de Educación (Ipasme), constituye, aproximadamente, 10 % del total de docentes en todas las instituciones públicas y privadas de la región.

El Litoral Central cuenta con más de 22.000 docentes, que laboran entre 95 planteles dependientes de la Gobernación de La Guaira y 105 adscritos al referido ministerio. Otros trabajan, además, en las 55 unidades educativas de gerencia privada, entre ellas las de la Asociación Venezolana de Educación Católica (AVEC).

Si bien Aponte admitió que se han realizado jornadas para inocular la vacuna en decenas de escuelas y liceos públicos, cree que la gran mayoría de sus colegas están desprotegidos contra el virus.

Falta mucho todavía y las autoridades lo saben”, acotó.

En esas jornadas, con el apoyo de la Dirección de Salud y el Ipasme, no se ha abarcado a los docentes de las instituciones oficiales ubicadas en las parroquias distantes y despobladas, como Carayaca y El Junko en el oeste, así como Naiguatá y Caruao en el este.

A los maestros y profesores activos, mayores de 59 años de edad y con ciertas patologías, tampoco los tomaron en cuenta, cuando esto es un asunto prioritario”, denunció Aponte, también abogada de profesión.

Paralelamente, trascendió a Crónica.Uno que en algunas escuelas oficiales ha habido resistencia entre grupos de maestros, dada la desconfianza que sienten hacia la vacuna china Sinopharm.

Lee también
Desaparecida funcionaria policial de Aragua tras ser diagnosticada con COVID-19

“Yo me la puse, porque no es la cubana y realmente, esto está muy difícil con los contagios; aunque no estamos en las aulas, había que aprovechar esa oportunidad, pero hubo otras maestras que no quisieron”, informó Omaira Jiménez, docente de preescolar de la Escuela Nacional Bolivariana Catia La Mar, situada en el sector Zamora de la mencionada localidad del oeste del Litoral Central.

A mediados de la semana pasada de confinamiento, hubo una jornada especial de inmunización, organizada en la Escuela República de Panamá, en La Guaira, por la Dirección regional de Salud. Un total de 200 docentes fueron beneficiados con la vacuna asiática.

Ni jubilados ni privados

“El lote de vacunas asignado al sector educativo ha sido insuficiente. Han logrado vacunar a 10 % del personal activo y, lamentablemente, no se ha tomado en cuenta a los jubilados, a los pensionados de la educación en nuestro estado”, precisó Aponte.

Destacó que tiene conocimiento de no pocos jubilados que han sufrido ataques de pánico “por el solo hecho de imaginarse con esta enfermedad y no puedan costear el tratamiento médico”.

Igualmente, criticó que esta primera avanzada del plan de vacunación no incluyera a los docentes de los colegios privados en la entidad federal.

Junto con otras organizaciones gremiales, Sitravargas ha hecho llegar solicitudes formales a la Zona Educativa y el Estado Mayor de Salud de La Guaira, a fin de que consideren la aplicación de las dosis para sus agremiados activos y jubilados, quienes, entre otras calamidades, perciben en bolívares el equivalente a tres dólares americanos como salario mensual.

“Basta de ese trato discriminatorio a los docentes jubilados y para los que trabajan en los colegios privados. Todos deben ser prioridad, porque se trata de preservar la vida”, expresó Aponte.

Lee también
#EnClaves Los aerosoles de la COVID-19 pueden permanecer suspendidos en el aire, actualizó la OMS


Participa en la conversación