Antes de iniciarse el evento ya había un triunfo, porque hubo organización y unión en el pueblo tachirense, dijo el doctor Omar Vergel, cuando anunció que se fabricarán con ese aporte 120 equipos de ventilación asistida.

Caracas. Más de 40 medios de comunicación radial y digital se sumaron al evento por la salud, también los gremios de ingenieros, arquitectos, abogados, los comerciantes, los empresarios, la sociedad tachirense entera se movilizó por la misma causa, para enfrentar a la COVID-19, y el resultado fue que lograron recaudar 10.000 dólares para la elaboración de 120 respiradores artificiales.

El doctor Omar Vergel, directivo de Médicos Unidos de Venezuela, capítulo Táchira, resaltó que el teleradio maratón ya había triunfado, pues se encontró fortaleza en la población, se logró unión y organización y eso ya era ganancia. “Hubo una gran maquinaria comunicacional, se sumaron muchas voluntades y se abrieron muchas puertas, lo que demostró que el Táchira es solidario”.

La iniciativa del teleradio maratón nació de Médicos Unidos de Venezuela y la Intergremial de Salud. Se organizó en 15 días y consiguió un monto de 4450 millones de bolívares.

Y de acuerdo con Vergel, 46 % de los aportes recibidos fue a través de los potazos en la capital del Táchira. También llegaron aportes de otras regiones del país, así como de Colombia, Ecuador, Perú, Chile, México, Argentina, Sudáfrica, Estados Unidos, España y Brasil.

Igualmente, la población donó más de 300 kilos de alimentos no perecederos, insumos de bioseguridad para médicos y enfermeros y productos de limpieza.

“El objetivo planteado se alcanzó”, expresó con agradecimiento Vergel, junto con representantes de organizaciones religiosas, empresariales, gremiales y sociedad civil.

El evento, donde se recolectaron los 10.000 dólares, tuvo lugar el pasado 26 de septiembre. Duró seis horas a partir de las 9:00 a. m. Se desplegaron 17 puntos de recaudación con más de 400 voluntarios.

Vea aquí la demostración de cómo serán los respiradores artificiales:

Lee también
La emoción de usar por primera vez la camisa azul de bachillerato no se vivió en este comienzo de año escolar a distancia


Participa en la conversación