Un reporte del Wall Street Journal reveló que los ocho equipos acordaron buscar total “independencia financiera” para intentar zafarse de las sanciones.

Caracas. Desde hace más de un mes, el banner de Pdvsa que solía abrir el home de la página de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP) desapareció. Nada de marcas estatales en la web del circuito ni en las de sus ocho socios.

La abrupta desaparición de la publicidad de la otrora Liga Pdvsa se produjo después de que la Major League Baseball (MLB) decidiera desafiliar a Venezuela del Acuerdo Invernal que rige las relaciones de los campeonatos caribeños con las Grandes Ligas y su sistema de Ligas Menores. Al quedar fuera del pacto, los peloteros del beisbol organizado no pueden participar en el campeonato venezolano.

La remoción del cintillo se explica por la resolución que tomaron las novenas en una reunión el pasado 17 de septiembre, donde el despacho de El Recreo en Caracas decidió cortar cualquier vínculo financiero y de patrocinio con el Estado venezolano, según un reporte del diario estadounidense Wall Street Journal.

La publicación asegura que el acuerdo de la LVBP busca convencer al Departamento del Tesoro de que el campeonato criollo es absolutamente privado y no debería estar en la lista de empresas y particulares sancionadas para hacer cumplimiento de la orden ejecutiva de la administración Trump sobre Venezuela.

De hecho, el presidente interino del ente liguero Giuseppe Palmisano viajó el mes pasado a Estados Unidos para presentar ante la OFAC (Oficina de Bienes en el Extranjero) una serie de documentos  con los que intentó probar la independencia del torneo criollo. La rama del Departamento del Tesoro todavía no ha dado respuesta ni ha cambiado su valoración sobre la LVBP y, por ahora, la temporada 2019-2020 se jugará con peloteros de ligas independientes.

Lee también
Inicio de la pelota venezolana no atrajo ni a 4000 espectadores al Estadio Universitario

Según el WSJ, el circuito ha reducido su presupuesto en más de 50 % y empresas privadas intentan llenar el hueco financiero que supone desistir del patrocinio estatal. La idea es que ni vallas en los estadios, uniformes o productos vinculados con la pelota tengan ningún sponsor estatal.

La temporada 2019-2020 comienza el 5 de noviembre con un calendario reducido a 43 partidos por equipo. Y, ante la falta de respuestas, la mayoría de los equipos salta el terreno el lunes para iniciar los entrenamientos con los jugadores que sí pueden uniformarse.


Participa en la conversación