UC niega espacios para debatir sobre la nueva Ley de Universidades

Ley de Universidades

La negativa del alma mater carabobeña a prestar sus espacios para discutir sobre la Ley de Universidades activa las alarmas y trae a la palestra el convenio entre la rectora Jessy Divo y Rafael Lacava firmado en febrero.

Valencia – Un grupo de jóvenes del movimiento “Todos por la Educación”, encabezados por el secretario de Asuntos Nacionales FCU-UCV, Miguel Barone, visitó Carabobo con la intención de abrir debate sobre la que será la nueva Ley de Universidades, un instrumento jurídico que para el conglomerado de líderes estudiantiles y autoridades universitarias genera gran preocupación.

Entre los asistentes estuvieron presentes miembros de la sociedad civil, profesores de la Universidad de Carabobo, así como presidentes de diversos gremios. 

No obstante, la pretensión del gobierno de tomar control de las universidades ha hecho que estos jóvenes viajen por todo el país. La razón, es dar a conocer los riesgos que tendría una nueva ley, tomando como contexto las pretensiones del oficialismo previamente mencionadas. 

Durante la charla, celebrada en el Centro Venezolano Americano de Carabobo, el 8 de abril, Gabriele Colasante, miembro de Todos por la Educación, informó que a diferencia de otras casas de estudio, la Universidad de Carabobo no se mostró presta a brindar sus espacios para la realización del evento.

Nosotros nos intentamos comunicar con las personas pertinentes en la UC para que nos abrieran sus espacios y abrir el debate. Sin embargo, no tuvimos ningún tipo de respuesta, fue un silencio absoluto, eso fue lo que recibimos”, expresó Moisés Cordero, estudiante de Derecho y miembro de Todos Por La Educación, capítulo Carabobo.

La negativa del alma mater carabobeña a prestar sus espacios para un tema tan medular en referencia a la educación universitaria activa las alarmas.

Nuevamente el convenio entre la rectora Jessy Divo y Rafael Lacava firmado en febrero se muestra como responsable.

El acuerdo en cuestión, busca la recuperación de la Universidad de Carabobo. Para este 2022 la UC solo recibió  2% del presupuesto correspondiente, así lo informó José Angel Ferreira, vicerrector administrativo.

El referido convenio, no guarda relación con la comisión de rescate de la UCV, sino que es el mismo estado carabobeño el que inyectará recursos para la recuperación del campus universitario. 

En esos acuerdos se nos prohibió tener espacios. Esos cierres son un deseo de que nuestras intervenciones sean censuradas por miedo a que esos acuerdos se caigan. Quieren crear una falsa normalidad”,  sentencia Cordero.

 

Una ley con ideología política

Cabe destacar, que Jessy Divo fue perseguida de Rafael Lacava. La firma del convenio, si bien abarca una ayuda económica para sacar adelante a la universidad, también deja la puerta abierta ante un posible alineamiento, para evitar represalias futuras.

De acuerdo con Colasante, en la actualidad el Consejo de Universidades se ha vuelto un modelo asambleario. Por su parte, el nuevo modelo que se pretende emplear parece estar vinculado al modelo socialista.

“Las universidades no deben estar sometidas al proyecto de desarrollo de la nación sino que deben ser coautores. Aquí esto no pasa porque el sistema universitario se ha confeccionado a partir del Plan de la Patria. Ningún sector de la sociedad civil no afecto al gobierno participó en este plan de desarrollo”, opinó.

Aunado a esto, comentó que en el CNU todas las universidades, sin importar su autoridad tienen el mismo derecho al voto. “La Asociación de Rectores Bolivarianos tiene mayoría absoluta en contra de la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios. Ahí lo que importa es el lineamiento del proceso bolivariano”.

Para Colasante es vital destacar que en diciembre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos aprobó los Principios Interamericanos de Libertad Académica y Autonomía Universitaria. En este sentido, los seis puntos expuestos sirven como una guía para el sistema universitario venezolano.

Sabemos que Venezuela al no formar parte de la comisión no se suscribirá, pero para los creyentes de la democracia esto es una guía”, comentó Colasante.

Los seis pasos esenciales son: libertad académica, no discriminación, blindar la autonomía de instituciones académicas,  garantizar la protección y prevención frente acciones y omisiones de particulares que pretendan vulnerar la libertad académica, protección contra todo tipo de violencia y educar en derechos humanos.

De acuerdo con la información manejada por el vocero, la Asamblea Nacional estaría redactando el anteproyecto de ley tras una serie de consultas al Ministerio de Educación Superior, presidido por Tibisay Lucena. “Ella tiene un comportamiento bastante antidemocrático, por lo que eso aumenta las preocupaciones”.

Sin unidad universitaria

Otro aspecto clave para Colasante es la falta de preparación de los rectores de las universidades autónomas. “No están en capacidad, ya sea por falta de voluntad, recurso o el momento político, de construir un nuevo proyecto”.

Aunado esto, le parece preocupante que las autoridades de universidades como la UC no se haya  fijado posición en absoluto sobre el tema. “No lo han hecho ya sea para oponerse o así sea para decir que guardarán silencio”.

La preocupación de Todos Por La Educación es que ante la falta de espacios para la discusión, la poca preparación de los rectores se le anexen los intereses individualistas.

Cada universidad quiere plantear un proyecto de ley sin unidad de proyectos. No se está viendo el peligro que representa no pensar en colectivo y más aún si se pretende presentar un proyecto del 2010”.

Para este colectivo es vital entender que lo que afecta la educación, afecta a todos en la sociedad. Por ende opina que si las universidades caen en un sistema antidemocrático el futuro del país estará completamente comprometido.

“Se ha avanzado en un proyecto poco democrático y esta ley sería la estocada final que haría inviable el sistema educativo venezolano”.

Además, considera inviable una ley de esta índole pues un solo marco normativo no puede regir la autoridad, los presupuestos y el pensum de todas las universidades.

Finalmente, el dirigente lamenta que los rectores de la Universidad de Carabobo, no se hayan abierto a un debate más informal, como lo hicieron otras casas de estudios.

Es muy triste que parezca tan difícil, permitirnos un espacio así, con las 20 personas que estamos aquí, pero en la Universidad de Carabobo. Pero, para mí, mucho peor es que en las 9 prioridades del gobierno en el tema de las universidades, la última sea la calidad educativa. No hay debate, no hay interés”.

Sobre el proyecto, a pesar de los comentarios de pasillo en la Asamblea Nacional y en el Ministerio de Educación Superior, la verdad es que nadie sabe el estatus del anteproyecto. “Nadie hasta ahora lo ha visto. Ninguno de nosotros sabe si existe o no, pero hay que estar preparados para ello, porque lo único que te dicen es que han estado escuchando a los sectores, para la elaboración de la ley».


Participa en la conversación