Un criollo en la lomita y menos venezolanos en apertura de las Grandes Ligas

Grandes ligas

Germán Márquez mantendrá la tradición de abridores criollos en el Opening Day al repetir como el lanzador designado por los Rockies de Colorado. El grupo de nativos en el roster inaugural tendrá una disminución con respecto a 2020.

Caracas. La legión de peloteros venezolanos en las Grandes Ligas será menor que en 2020, pero la ya habitual designación de un criollo como abridor del juego inaugural se mantendrá cuando el mejor beisbol del mundo cante este 1° de abril la voz de play ball para una nueva temporada, esta vez, como es costumbre, con un calendario de 162 choques por divisa.

El Opening Day de la gran carpa tendrá al derecho de los Rockies de Colorado Germán Márquez entre sus iniciadores, lo que supone la vigésima primera campaña seguida en la que al menos un lanzador venezolano obtiene la distinción de subir a la lomita en la jornada de apertura.

El pionero en choques inaugurales es Felipe Lira en 1996 y la lista también incluye a Félix Hernández, Carlos Zambrano, Johan Santana, Freddy García, Jhoulys Chacín, Wilson Álvarez, Víctor Zambrano, Junior Guerra, Omar Daal, Tony Armas y Henderson Álvarez.

Márquez, de 26 años de edad, ya tuvo el honor de encabezar la rotación de los Rockies en la abreviada campaña de 2020 y, con su inicio de este año, se convertirá en el sexto venezolano que abre dos o más juegos inaugurales con la misma camiseta. ¿Los otros cinco? Álvarez (Tampa Bay), García (Seattle), Zambrano (Cubs), Santana (Minnesota y Mets) y Hernández (Seattle).

Al serpentinero guayanés se iba a unir el zurdo Eduardo Rodríguez, anunciado como el as de los Medias Rojas, pero fue borrado del Opening Day por un adormecimiento en su brazo de lanzar, también conocido como “síndrome del brazo muerto”, una dolencia que suele aquejar a los pitchers en la pretemporada.

Lee también
Alguacil apostará por la "pelota pequeña" para obtener el boleto a Tokio

Tanto Márquez como Rodríguez cuentan entre los vinotintos confirmados en las rotaciones de las escuadras ligamayoristas. Antonio Senzatela (Colorado), Jesús Luzardo (Oakland), Martín Pérez (Boston), Adbert Alzolay (Cubs), Pablo López y casi con seguridad Eliéser Hernández (Miami) son de momento los otros escopeteros del patio que se ganaron un turno en los staffs de abridores. La cifra debe aumentar cuando Carlos Carrasco (Mets) se recupere de su lesión en una pierna.

Menos presencia en rosters inaugurales

La presencia venezolana en el roster inaugural de las Grandes Ligas disminuyó un poco con respecto a 2020. El año pasado 76 nativos estuvieron en las listas de apertura y este año la cifra iba, hasta el martes, por 70, dos más que los 68 que abrieron en 2019.

La mayor cantidad de criollos en un inicio de temporada de Grandes Ligas es de 77 en 2017.

Pese a la disminución, el Spring Training dejó sorpresas gratas como el puesto que se ganó el antesalista Pablo Sandoval con los Bravos de Atlanta, el cupo entre los abridores de Adbert Alzolay con los Cachorros de Chicago o el lugar que a fuerza de batazos se ganó el joven infielder de 21 años José “Tucupita” Marcano con los Padres de San Diego.

No tan gratas noticias fueron los despidos de Félix Hernández en los Orioles, del receptor Robinson Chirinos y del lanzador Jhoulys Chacín en los Yanquis de Nueva York y del relevista Héctor Rondón en los Filis de Filadelfia.

La avanzada vinotinto la encabeza el jardinero de los Bravos Ronald Acuña, quien tendrá una nueva oportunidad para convertirse en apenas el quinto pelotero con 40 jonrones y 40 bases robadas en una temporada. El nativo de La Sabana estuvo cerca de lograrlo en 2019 al totalizar 41 cuadrangulares y 37 estafas.

Lee también
Alguacil apostará por la "pelota pequeña" para obtener el boleto a Tokio

Con 81 bambinazos en tres campañas, Acuña debe convertirse en este 2021 en el segundo venezolano menor de 24 años con 100 vuelacercas en las Grandes Ligas tras Miguel Cabrera, quien logró la centena a los 23 en 2006.

Precisamente, Cabrera buscará llegar o al menos acercarse a ser el séptimo bateador en la historia de la MLB con 500 jonrones y 3000 inatrapables. El maracayero de los Tigres de Detroit acumula 487 cuadrangulares y 2866 incogibles en sus 18 años de servicio en el Big Show.

Lea también:

Miguel Cabrera le apunta al club de los 500 jonrones y 3000 imparables


Participa en la conversación