Más de 700 personas no han podido retornar a país. Hay enfermos, personas de avanzada edad, niños. Algunos duermen debajo de los puentes, en refugios y 15 están a la intemperie en los pasillos del aeropuerto de Barajas.

Caracas. Más de 60 personas lograron subirse a un vuelo de la línea Plus Ultra este viernes 3 de julio en la mañana, pero ninguno de ellos estaba en la lista de más de 700 venezolanos varados en España por la pandemia de la COVID-19, y que desde el 14 de marzo se organizaron para gestionar su retorno al país. Se presume que los que lograron salir en su mayoría son allegados al gobierno de Nicolás Maduro.

Con sorpresa e indignación quedaron los varados en el aeropuerto de Barajas Adolfo Suárez, de Madrid, cuando no pudieron subirse al primer vuelo que se gestionó entre esa ciudad española y Caracas, luego del cierre del tránsito aéreo por la pandemia y por el decreto de estado de alerta

En el grupo de más de 700 personas registradas en una lista que conserva Luciano Del Gaudio, uno de los afectados y que desde el 14 de marzo trabaja en la logística de apoyo al grupo, hay adultos mayores, personas con problemas de salud y niños. 

En los pasillos del terminal aéreo viven 15 venezolanos. El resto está en refugios, duermen debajo de los puentes y el que puede paga alquiler.

En el caso de De Gaudio, cuando cerraron las fronteras tenía tres semana en Madrid, ciudad a la que llegó como turista con boleto de retorno. 

“Vine con mi madre de 74 años, desde marzo he tenido que hacer de todo para sobrevivir con ella. Con donantes y ONG gestionamos comida, medicinas para el grupo. Pero no me puedo quedar con ella en la intemperie. Pagamos alquiler, nos hemos mudado tres veces y ya no hay suficiente dinero, por eso creo que vamos a ir a un refugio”.

Él tenía esperanzas, al igual que el resto de los varados, de retornar este viernes. “Me colé y pude pasar hasta el perímetro de seguridad y sí vi que estaban subiendo personas que no estaban en la lista. Averigüé y me dijeron que eran 65 o 68. No estaban aquí en el aeropuerto. Nosotros tenemos todo documentado, hay unos 500 turistas con boletos de retorno, por ejemplo. Un alto porcentaje no llegó aquí para pedir asilo y esa es una de las condiciones que más defendemos, somos turistas varados”.

Foto: Cortesía

Hasta el momento no se había efectuado un despegue humanitario de repatriación. “Estamos aquí desde el 14 de marzo, cuando se inhabilitó el primer vuelo Madrid-Caracas, y en mi caso particular vine con lo que pedía el Gobierno español: 90 euros diarios por persona, un poco menos, y he tenido que buscar ayuda con familiares y hasta vender propiedades en Venezuela y así ayudar a mi esposa que está allá con mis tres hijos menores. Ya tenemos cuatro meses aquí y como liberaron la movilidad queríamos salir, pues la situación es muy precaria”.

Hay una señora, de los varados en España, a la que le dio un ACV, a una muchacha se le murió la mamá y quería viajar con urgencia a Caracas. Hay padres alejados de sus hijos, personas con hipertensión. Y aunque no les ha faltado comida, pagar un techo es sumamente costoso. Incluso este grupo de venezolanos envió una lista de vulnerabilidad a los dos consulados, al de Maduro y al de Guaidó. 

El de Maduro les dio una vaga respuesta que terminó con el despegue de más de 60 personas que no estaban en la lista. La otra dependencia diplomática no ha atendido con urgencia los casos, según dicen los varados en España, que están dependiendo de personas o organizaciones civiles altruistas.

Lea también:

Alrededor de 1000 venezolanos están varados en EE. UU. por cierre del espacio aéreo nacional

Lee también
Médicos de Sucre instan a autoridades tomar previsiones para evitar aumento de la malaria con las lluvias

Participa en la conversación