Tras un mes sin recibir agua por las tuberías, residentes de la urbanización Brisas del Mar levantaron barricadas para exigir a las autoridades que normalicen el servicio en el sector y se acabe con las diversas tomas clandestinas que hay en la tubería matriz.

Puerto La Cruz. Cansados de padecer, habitantes de la urbanización Brisas Del Mar, mejor conocida como Las Casitas, cerraron durante toda la mañana de este miércoles la avenida Cumanagotos de Barcelona, luego de un mes sin recibir agua.

Residentes del populoso sector barcelonés indicaron que, debido a las tomas ilegales, el agua dejó de salir por las tuberías de sus hogares, por lo que instaron a las autoridades a solventar la situación.

Eliú Carvajal, habitante del sector 1 de la comunidad, denunció que, a raíz de las tomas ilegales, han salido ventas clandestinas de agua en las que un tobo cuesta cinco bolívares soberanos o 500.000 bolívares fuertes.

Tenemos un mes sin recibir el agua por las tuberías. Las tomas ilegales se han vuelto un problema porque esos mismos que se pegaron de la tubería matriz ahora nos quieren vender el agua a nosotros. Por una cisterna nos piden 50 millones de bolívares (Bs. S. 500). Hidrocaribe y el Gobierno deben abocarse a esta situación porque necesitamos el agua», sostuvo.

Oscar Penzo, quien habita en la etapa 5 de la urbanización, dijo que se han visto obligados a trasladarse a comunidades vecinas para cargar agua.

«Aquí hay pocas personas que reciben agua por las tuberías y esa agua que reciben llega llena de barro. Los muchachos se han enfermado con diarrea y fiebre. No podemos seguir viviendo así. Exigimos a Hidrocaribe que resuelvan este problema».

Al sitio se presentaron representantes de la compañía hidrológica, quienes prometieron a los vecinos realizar una inspección en la tubería para acabar con las tomas ilegales.

Foto: Samir Aponte


Participa en la conversación