Venezuela firma acuerdo para vacunar a 10 millones de personas con la Sputnik V

Sputnik V

La vacuna desarrollada por el Instituto Gamaleya consiste en insertar algunos genes del SARS-CoV-2 en un adenovirus, mismo método que utilizan la Universidad de Oxford y AstraZeneca para elaborar la suya. Aún se desconoce cuándo empezará el programa de inmunización.

Caracas. Este martes la vicepresidenta de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, anunció que su gobierno firmó un acuerdo con la Federación Rusa para la adquisición de vacunas Sputnik V contra la COVID-19 y así inmunizar a 10 millones de personas en el país.

En la sede de la Vicepresidencia, donde se firmó el acuerdo, se encontraban también el canciller Jorge Arreaza, el ministro Carlos Alvarado y el embajador de Rusia en Venezuela, Sergey Melik-Bagdasarov.

Este último declaró a Venezolana de Televisión que la firma fue «resultado de un trabajo muy importante realizado por médicos venezolanos en los ensayos clínicos y verificando la documentación».

Ensayos no exentos de polémica

Venezuela fue el primer país latinoamericano que inició los ensayos clínicos de la Sputnik V, en la que se evaluó la eficacia de la vacuna en cientos de miles de humanos en varios países, entre ellos Bielorrusia, India, Emiratos Árabes Unidos y algunos estados de Brasil.

Sin embargo, desde el inesperado anuncio de su registro a mediados de 2020, la Sputnik V ha estado en el ojo del huracán de la comunidad científica internacional por la escasa información que han aportado sus desarrolladores, aunque ya se encuentra en la lista de candidatas de la OMS.

La vacuna desarrollada por el Instituto Gamaleya consiste en insertar algunos genes del SARS-CoV-2 en un adenovirus, un tipo de virus que no daña la salud del ser humano, mismo método que utilizan la Universidad de Oxford y AstraZeneca para elaborar su vacuna.

Aún genera dudas

Según las autoridades rusas, la Sputnik V tiene una efectividad de 92 %, similar a las elaboradas por Pfizer, BioNTech y Moderna que ya están siendo comercializadas, y se deben aplicar dos dosis para lograr la inmunización.

La Sputnik V es una vacuna segura. Hemos visto inconvenientes con otras vacunas, pero sabemos que la rusa es muy segura, es un paso adelante. Estamos preparados para empezar a vacunar a la población lo más pronto posible», dijo Delcy Rodríguez.

El medio argentino La Nación confirmó la veracidad de un documento filtrado por el periodista Ricardo Benedetti en el que se detallaron 12 «efectos adversos serios» tras recibir las dos dosis de la Sputnik V, tres de ellos en personas mayores de 60 años, con complicaciones como cólico renal, trombosis venosa profunda y un absceso en miembro.

El documento iba dirigido al Instituto Nacional de Medicamentos (Iname) y a la Administración Nacional de Medicamentos y Tecnología Médica (Anmat) de ese país. Sin embargo, el análisis se basó en la información enviada desde Rusia sobre 12.296 voluntarios de los 40.000 que participaron en la fase 3.

Sin detalles sobre recursos destinados

La vicepresidenta Rodríguez no detalló la cantidad de dosis que negociaron, pero se infiere que para inmunizar a 10 millones de personas se requieren al menos 20 millones de dosis. Registros de la OMS y Unicef estiman que cada dosis de la Sputnik V tiene un costo de 10 dólares, según BBC Mundo.

Delcy Rodríguez tampoco mencionó cómo se financiará el programa de vacunación contra la COVID-19 con la Sputnik V, pero indicó que el gobierno de Maduro está «haciendo todas las gestiones posibles para que los recursos bloqueados en el exterior sean liberados», y así tener acceso al fondo de vacunación de la ONU.

A finales de noviembre la OPS informó que Venezuela no podría adquirir vacunas ni otros insumos a través del Fondo Rotatorio de ese organismo debido a deudas acumuladas de al menos 11 millones de dólares. Las autoridades gubernamentales aseguran que los impagos a ese fondo y al Covax se deben al «bloqueo económico producto de las sanciones internacionales».


Participa en la conversación