Venezuela “sale” de la hiperinflación en 2019 pero aún no canta victoria

La firma Síntesis Financiera prevé que este año cierre con una inflación de 9050 %. En los primeros 11 meses la acumulada se ubicaba en 6632 %. Proyecta que la inflación en diciembre se sitúe en 36 % con riesgo a una aceleración, por el alza en el precio del dólar paralelo. En enero y febrero de 2020 la firma calcula una inflación cercana a 30 %.

Caracas. En noviembre de 2017 Venezuela entró en hiperinflación, ciclo en el que se mantuvo hasta 2018 con tasas por encima de 100 %. En enero de este año la nación parecía continuar con el legado. Sin embargo, en 2019 pasó de más de 196,6 % en enero a 35 % en marzo, de acuerdo con cifras del Banco Central de Venezuela (BCV). En los meses posteriores el país no experimentó una inflación por encima, ni cerca de 100 %; no obstante, todavía no se puede vitorear que salió de la hiperinflación.

Se necesitan 12 meses con una inflación por debajo de 50 % para afirmar que un país salió del ciclo. No es el caso de Venezuela que en septiembre registró una inflación de 52,2 %, según el BCV. Además, si se consideran las cifras de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN) en agosto la nación tuvo 65,2 %. 

Pese a estos indicadores Venezuela en 2019 abandonó la senda hiperinflacionaria, pero será en 2020 cuando los economistas darán “un diagnóstico”. Un año con elecciones legislativas, en el que los expertos evaluarán si el gobierno de Nicolás Maduro mantendrá la disciplina fiscal que aplicó en 2019. Además, la variación del tipo de cambio será otro factor clave en la economía.

En 2019 Venezuela se puso en el camino de salida de la hiperinflación. Sin embargo, se debe pasar un año continuo por debajo de 50 % para consolidarlo. Desde hace cinco meses eso ha pasado, pero para afirmar que saliste de allí y no solo que te quedaste en alta inflación, se necesitan de políticas públicas con las que se vuelva a moderar la expansión monetaria y acompañar con una recuperación económica, sobre todo, reactivar el consumo”, explica la economista Tamara Herrera en entrevista a Crónica.Uno.

En marzo de este año comercios, industrias y vendedores ambulantes fueron víctimas del blackout energético que dejó sin electricidad al país por más de cinco días. Los puntos de venta salieron de servicio, el bolívar en efectivo era inaccesible y quienes tenían algunos dólares empezaron a pagar con ellos, una situación que estimuló el uso de monedas extranjeras para realizar operaciones. El primer trimestre se convirtió en un pésimo año para el sector comercial e industrial. Ganaderos perdieron mercancía, mientras que industriales debían parar la producción en un sector que trabaja a 19 % de su capacidad instalada, según Conindustria.

Herrera indica que la debilidad de las ventas llevó al sector privado a bajar los precios, incluso cuando era a pérdida, especialmente en el primer trimestre de 2019, algo que también le atribuye a la desaceleración de la inflación. La especialista explica que si en 2020 el sector industrial tuviera confianza en las políticas macroeconómicas, este podría generar empleo y empezar a motorizar una economía deprimida que alcanzó un nuevo récord en 2019 como sexto año en recesión.

Síntesis Financiera prevé que este año cierre con una inflación de 9050 %. En los primeros 11 meses la acumulada se ubicaba en 6632 %. En diciembre la firma proyecta que la inflación se sitúe en 36 % con riesgo a una aceleración, por el alza en el precio del dólar paralelo.

“La proyección de inflación está basada en un cierre del dólar en Bs. 46.000, asumiendo que se mantiene vigente la restricción a los pagos en bolívares a los proveedores de Pdvsa. De no cumplirse ese supuesto, el cierre del dólar podría llegar hasta Bs. 65.000, dependiendo de la intensidad de los pagos de Pdvsa y el momento en que se realicen”, explica Síntesis Financiera en su más reciente informe del 11 de diciembre.

En 2020 la firma prevé tasas de inflación mensuales de 35 % para enero y 26 % para febrero. Un año marcado por elecciones. A juicio de la economista será un reto frenar la inflación si se desborda el gasto público y si las autoridades continúan monetizando el déficit fiscal.

Prevemos que el año termine con inflación de 9000 %, eso es inferior a la hiperinflación. Para asegurar que estás fuera, debes mantenerte un año continuo por debajo de 50 % y no reavivar los factores que la ocasionaron en su momento, indica la economista Tamara Herrera.

El peso de la restricción del crédito bancario

Para contener la expansión monetaria se destruyó el crédito. Eso ha sumado varios puntos de recesión a la economía en 2019 y será un nuevo récord de contracción económica. “Invertimos en mayor recesión para lograr esa mejora en la inflación, afirmó Herrera.

Además el bolívar se depreció menos que el año pasado. El aumento del precio del dólar en 2018 fue de 74.700 % y este año de 6000 %. Eso tiene mucho que ver con la desaceleración de la inflación y tiene que ver con respecto de haber estrangulado el crédito bancario”, agrega.

La firma Síntesis Financiera evalúa una inflación de 9000 % para 2020 que podría igualar a la de 2019. Otra firma como Ecoanalítica la sitúa en 15.000 % para este año y en 3857 % para 2020.

Cifras de la Asamblea Nacional arrojan que la inflación de Venezuela en 2018 fue de 1.698.488,2 %, mientras que de acuerdo con la data del BCV el indicador se ubicó en 130.060 %. Las proyecciones al cierre de este año se mantienen muy moderadas en comparación con las que se proyectaban a principios de 2019.

Lea también:

Uso masificado del dólar será el protagonista de la economía en 2020


Participa en la conversación