Zulianos esperan que la gestión de Rosales mejore los servicios de agua, electricidad y educación

zulianos

Los zulianos aspiran con la llegada de Manuel Rosales al poder, regresen los tiempos en los que la entidad exhibía muestras de progreso. El primer pedimento de quienes habitan en la llamada «Tierra del Sol Amada», es que el nuevo gobernador, resuelva la crisis de servicios públicos. Rosales aseguró que Nicolás Maduro fue receptivo en su primer encuentro. Sin embargo, ya tiene un plan de gobierno de emergencia para los primeros 90 días de gestión.

Maracaibo. «Manuel nunca nos ha quedado mal. Por eso, la mayoría de los zulianos le dimos el voto, porque estamos seguros que, aunque le quiten todo el dinero de Caracas, él nos va a resolver», alegó Ana Clara Núñez, habitante del oeste de Maracaibo.

La lista de problemas que enfrentan los zulianos es casi interminable desde hace más de 20 años. Racionamientos y fluctuaciones eléctricas sin aviso, acumulación de basura, colas para surtir gasolina. A esto se suman, la inflación, inseguridad, vialidad en mal estado, escuelas y hospitales en situaciones deplorables, desempleo y pobreza extrema.

Históricamente, la zona oeste de la ciudad ha sido la más empobrecida. En un centenar de barrios sus habitantes mantienen frescos los recuerdos de la última gestión de Manuel Rosales como gobernador del Zulia en 2004.

Yo recuerdo cómo estaba el Zulia cuando Manuel (Rosales) era gobernador, y lloro de impotencia porque Omar Prieto destruyó todo. Nosotros terminamos pagando sus problemas con el PSUV», lamentó Anthony Añez, mientras cargaba agua desde una plaza hasta su casa en el barrio La Lechuga en la capital zuliana.

Margen de maniobra

Aunque los zulianos están esperanzados y saben que deben tener paciencia, como el mismo Rosales se los pidió en el lanzamiento de su plan de emergencia, en las comunidades insisten en que debe dársele prioridad a los problemas del agua, electricidad y educación.

Manuel Rosales se convirtió en gobernador del Zulia el pasado domingo 21 de noviembre con 593.493 votos, por encima del candidato del PSUV, Omar Prieto, que obtuvo 409.264 sufragios. Mientras que en el caso de las alcaldías, la oposición ganó 15 de los 21 municipios. La victoria incluyó a Maracaibo y San Francisco que desde 2017 estaban a cargo del PSUV.

El primer llamado que hizo Rosales fue a los organismos dependientes del Gobierno nacional como Corpozulia, Corpoelec, Pdvsa, Hidrolago y la Zona Educativa, siendo la educación su fuerte en las gestiones anteriores, a unir esfuerzos para trabajar por el estado.

Estamos esperando la juramentación para poner en marcha el plan de emergencia», adelantó Rosales en el acto de su proclamación como ganador de las elecciones del 21-N.

Jóvenes anhelan mejorar su preparación

Los marabinos añoran ver a Maracaibo como antes. Pero la realidad los golpea con el deterioro y desaparición de obras que dejó Rosales en su anterior gestión: la biblioteca pública del estado, el programa de alimentación escolar, becas estudiantiles, Metro de Maracaibo, los principales corredores viales de la ciudad, la red maestra de transporte público, programas sociales de atención médica y mercados populares, construcción y adecuación de escuelas.

Él sabe que los estudiantes tenemos la fe puesta en él, porque no tenemos una biblioteca en buen estado. No es ni la sombra de lo que dejó. Tampoco tenemos universidades porque LUZ (La Universidad del Zulia) se está cayendo, ni como ir porque no hay transporte público. Nuestros hermanitos ya no comen en la escuela y mucho menos tienen en qué sentarse”, contó Alfredo Gutiérrez un estudiante de Biología de La Universidad del Zulia.

Los docentes, tanto activos como jubilados, también tienen puestas sus esperanzas en la nueva gestión. Aseguran que, bajo la administración de Omar Prieto, muchos de los beneficios con los que contaban desaparecieron y los condenaron a la miseria.

Para nadie es un secreto como estamos los maestros y profesores del Zulia, muchos han muerto de hambre porque el sueldo que tenemos es miserable. Le dimos el voto a Manuel (Rosales) y esperamos que nos responda. Porque la educación está igual que las escuelas y universidades, por el piso», expresó María Rodríguez, profesora de la Universidad del Zulia.

Castigo electoral

Para la mayoría de los ciudadanos,  Zulia marcó la diferencia en las pasadas elecciones. Coinciden en que la región se convirtió en el bastión de la oposición en el país, debido a que los electores aplicaron el llamado “voto castigo” a la gestión del partido de gobierno.

Nos convirtieron en lambiscones, en pedigüeños. Nunca resolvieron nada mientras el pueblo se muere de hambre, de sed y calor, por eso los castigamos», manifestó Rosa Álvarez del sector Doble Vía.

El pasado 30 de noviembre, Manuel Rosales se reunió con Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores. Al salir de la reunión, Rosales dijo en su cuenta de Twitter que abordó los problemas que afectan a los 21 municipios del estado y calificó la reunión como fructífera.

«Se concretaron acuerdos de funcionamiento entre distintos niveles de la administración pública», escribió el gobernador.

También señaló que Maduro se mostró receptivo debido a que busca unir voluntades de cara al relanzamiento de las estructuras sociales, económicas, educativas y culturales de la región.

Menos recursos

El pasado jueves 2 de diciembre se publicó en Gaceta Oficial que el Gobierno nacional asumió la administración de aeropuertos, peajes y el puente sobre el lago de Maracaibo. La gaceta, fechada el martes, 23 de noviembre, ordena la transferencia inmediata de la administración de los aeropuertos La Chinita en Maracaibo, Miguel Ángel Urdaneta en Santa Bárbara y Oro Negro en Cabimas a la empresa estatal Bolivariana de Puertos.

De igual manera, la Fundación Fondo Nacional de Transporte Urbano (Fontur) asumió la administración de los peajes y sus instalaciones en el puente sobre el lago. Estas competencias estaban a cargo de la gobernación del Zulia desde 2012 cuando la tolda roja tomó el poder en la región.

Aunque Rosales no se ha pronunciado al respecto, Nora Bracho, diputada a la Asamblea Nacional de 2015 por el partido Un Nuevo Tiempo, calificó la medida como «un zarpazo en contra de la descentralización».

A pesar de todo este panorama, los zulianos confían en su elección y en la pronta recuperación del estado.

«Tendremos paciencia porque estos bandidos del gobierno acabaron con todo. Pero aprendimos a exigir y es lo que haremos con Manuel (Rosales). Ya basta de tanto sufrimiento para el Zulia», señaló Albertina Gonzales, habitante del sector Los Bucares.


Participa en la conversación