La poca continuidad en el extranjero es la principal razón para que los jugadores criollos decidan retornar a casa.

Caracas- La exportación de futbolistas venezolanos es cada día más numerosa. La poca competitividad de la LigaFutve —el campeonato número 66 del mundo y último de Suramérica— y los bajos salarios al cambio en divisas debido a la pérdida de valor de la moneda hacen que el contingente de legionarios aumente exponencialmente, incluso a destinos tan exóticos como Eslovaquia o tan poco atractivos en lo deportivo como República Dominicana.

No obstante, los criollos que dan el salto al extranjero deben pasar por un proceso de adaptación a ligas de distintos niveles de exigencia, donde probablemente se encontrarán con un mayor escrutinio en cuanto al rendimiento desde la tribuna y también desde los medios de comunicación. A veces esa adaptación traspasa lo futbolístico y abarca también aspectos de la vida cotidiana como el idioma, la comida o las costumbres de cada país. No es fácil establecerse ni siquiera en el balompié suramericano y en la mayoría de los casos la falta de continuidad marca el retorno a casa.

En la campaña 2018 del torneo nacional, al menos 23 futbolistas venezolanos regresaron para actuar en la LigaFutve después de experiencias con clubes de Conmebol, Europa, Asia y la Concacaf. Las vueltas más llamativas fueron las de Rubert Quijada (Caracas FC), Edder Farías (Atlético Venezuela) y Ronaldo Lucena (Deportivo Táchira), los tres convocados con la Vinotinto en la última eliminatoria mundialista y en el caso del primero y el tercero con minutos en cancha en el camino a Rusia.

Quijada retornó al bando avileño tras un paso breve por el Al Gharafa de Catar, mientras que a Farías lo vendió la oncena caraquista al también capitalino Atlético Venezuela tras anotar ocho dianas con el Once Caldas colombiano, donde estuvo un año y totalizó 12 redes. Lucena apenas jugó cinco encuentros con el Atlético Nacional y regresó para tener protagonismo con la escuadra aurinegra.

En la lista también figura Giancarlo Maldonado —segundo goleador histórico del combinado absoluto con 22 dianas— y que regresa al Táchira luego de una nueva estadía en el ascenso mexicano con el Atlante. Algunos subcampeones mundiales juveniles —incluyendo Lucena— como Heber García (Deportivo La Guaira) y Ronaldo Chacón (Caracas FC) tampoco dudaron en pegar la vuelta al no tener mayor éxito en el Sud América uruguayo y el Senica eslovaco.

Ligas tan “exóticas” como la de Chacón aparecen como el más reciente antecedente del delantero del Zamora Antonio Romero, quien se fue a jugar al Sigma de República Checa. No se quedó atrás el colombo-venezolano Johan Arenas, ahora en Academia Puerto Cabello luego de pactar anteriormente con el Akzhayik de Uzbekistán. El que no debe haber tenido mayores inconvenientes para mostrar su calidad es el merideño Jesús “Chiky” Meza, otra vez con Estudiantes tras actuar en el Cibao de República Dominicana. Y en el Zulia, el vinotinto Frank Feltscher se puso por primera vez la camiseta de un cuadro venezolano al concluir su etapa por la liga suiza y la experiencia con el Debreceni húngaro.

Lo positivo

El retorno a suelo patrio no necesariamente es un retroceso, sobre todo si se encuentra la continuidad indispensable para cualquier jugador. Romero, por ejemplo, retomó la confianza con el Zamora FC, donde salió campeón del Apertura y anotó cinco goles. Ese performance lo puso nuevamente en el radar del seleccionador nacional Rafael Dudamel y le valió la convocatoria al combinado de mayores y a la escuadra Sub 21 que participa en los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Un caso similar tuvo el atacante del Deportivo La Guaira José Balza, exUnión Española de Chile. No vio casi acción en el torneo austral y tras la llegada de Daniel Farías al banquillo naranja decidió volver. ¿El resultado? se ganó un puesto en los varguenses, anotó dos goles y Dudamel lo convocó a los Centroamericanos.

“Me vine porque necesitaba ver minutos. Con la llegada de Daniel Farías quien ya me había visto en la selección pude subir al primer equipo. Quiero sumar minutos, ser titular y jugar afuera como mis compañeros de la Vinotinto Sub 20”, enfatizó Balza.

Otro punto positivo de la repatriación a la LigaFutve es la posibilidad de disputar torneos internacionales como la Copa Libertadores o la Sudamericana, importantes vitrinas para acelerar un eventual regreso al exterior. En esta categoría está Jhonder Cádiz, exMoreirense de Portugal que jugó el Apertura y la Libertadores con Monagas y ya aseguró su retorno a la Primera lusa con el Vitória de Setúbal.

Foto: Cortesía



Participa en la conversación