La desnutrición cerca a cada vez más comunidades entre Puerto Ordaz y San Félix, donde los apagones se han convertido en un elemento que empeora la inseguridad alimentaria. En Brisas del Sur reportaron la muerte de cuatro niños por desnutrición en marzo.

Ciudad Guayana. No es casualidad que en Brisas del Sur, San Félix, estado Bolívar, esté instalado el consultorio de atención nutricional que sustenta la organización Meals4Hope. Allí, en 2016, hubo las primeras muertes por desnutrición de las que Ciudad Guayana ha tenido noticia.

Tres años después, a pesar del comedor, las cosas no han cambiado. Para María Nuria de Cesaris, coordinadora del centro de atención nutricional —que funciona, además, con el aval y el apoyo del sacerdote católico Carlos Ruiz, párroco de San Martín de Porres— incluso pueden estar peor: por ejemplo, en marzo, a pesar de los esfuerzos, murieron cuatro niños por desnutrición.

Pero insiste en que no puede haber desánimo. Cada esfuerzo es una vida que se le arrebata al hambre. Una vida que puede salvarse. Al menos allí, en Brisas del Sur.

Seguimos recibiendo niños. Esta semana [la primera de abril] tuvimos 19 niños nuevos. Llega mucha gente preocupada que dice: ‘Vamos a pesar a mi niño, déjame ver cómo está’. Les damos los sobres con alimento hipercalórico. Ahora, en total, tenemos 32 niños menores de 5 años de un universo de unos 60, explica la coordinadora.

Brisas del Sur es una muestra a pequeña escala de un gran problema en toda la ciudad y en todo el estado. La desnutrición cerca a más comunidades y no parece haber una determinación gubernamental para frenarla.

Lee también
Cruz Roja del Zulia atendió 1700 personas en su primera jornada médica con la ayuda humanitaria

Corruptelas que influyen

Una muestra de la falta de decisión estatal para combatir el hambre se vivió en esa primera semana de abril con una protesta de los habitantes del barrio Primero de Mayo, también en San Félix.

El jueves cerraron la calle principal del sector. Entonces, con carteles denunciaron lo que pasaba: desde hace cinco meses no reciben los combos de comida del programa gubernamental Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

En Primero de Mayo protestaron esta semana: tienen cinco meses sin Clap / Foto: Cortesía Saúl Hurtado

“Hay niños, personas, familias que no tienen cómo sustentarse. No hay dinero para pagar un arroz a 4000 o 5000 bolívares”, explicó Fanibel Valderrey, una de las manifestantes, antes de hablar sobre una tesis de los vecinos: que entre revendedores y encargados del Clap hay complicidad.

Las bolsas llegan es a los mercados con los revendedores. A nosotros, por ejemplo, hace años que no nos llega una leche y todo eso lo tienen los bachaqueros, dijo.

Wilmarys Briceño, también habitante de Primero de Mayo, recordó que la ausencia de los combos del Clap es solo uno de los lamentos del barrio. Las fallas del servicio eléctrico también han puesto su parte: Se dañó el poquito de carne que tenía, la pechuga, la sardina… no teníamos cómo comprar hielo. Venezuela está por el piso. Venezuela está pasando una situación crítica, sin importar si eres chavista, madurista o de la oposición: vivimos de la misericordia del Señor.

De todo y para todos

La empobrecida San Félix no es la única zona de Ciudad Guayana flagelada por el hambre. A Puerto Ordaz —en los años de los gobiernos civiles llamada “alternativa no petrolera de Venezuela”— también ha llegado.

Lee también
Hermana de la presidenta de la cámara municipal de Santa Rita presa por corrupción con el Clap

Alfredo Nieto —de 70 y tantos: un habitante de Villa Brasil que pide que se le cambie el nombre— explica lo que tiene que hacer para subsistir: “Y lo que tenemos que hacer es comer menos. Ya casi toda mi familia ha tenido que irse por eso mismo de Venezuela, pero yo quedo aquí, en la ciudad más cara de Venezuela”.

Alfredo Pedríquez, maestro de un taller de pintura y habitante de La Churuata (también en Puerto Ordaz) define la ciudad “como un colectivo de la hambruna. Aquí no llega nada del Clap. Uno tiene que sobrevivir es con los bachaqueros de abajo”.

25 por mes

La tercera arista que demuestra la gravedad de la situación es que Ciudad Guayana no tiene un centro público de atención nutricional. Para niños desnutridos, por ejemplo, no hay alternativa. El hospital pediátrico de San Félix, el Menca de Leoni, cumplirá la próxima semana un año cerrado.

“La situación en el hospital es terrible. Si antes hospitalizábamos a 30 pacientes, ahora tenemos cupo de hospitalización para 18 o 20. No llegamos a 30 hospitalizados. Eso muy poco para la demanda que hay”, explica una médico que pide mantener su nombre en anonimato.

¿El hambre ha dejado sus números? Sí. La médico los ventila: La mayoría de los pacientes que manejamos están desnutridos. En promedio, 25 niños mueren al mes por hambre.

Solo quedan los esfuerzos de organizaciones como las que coordina María Nuria de Cesaris, quien advierte: Es increíble la cantidad de niños que nacen con un kilo y medio o un kilo 200, cuando lo normal sería que pesaran tres kilos o más”.

Lee también
Hermana de la presidenta de la cámara municipal de Santa Rita presa por corrupción con el Clap

La emergencia alimentaria, que desde 2016 se hizo evidente, no ha cesado y por el camino que lleva continuará empeorando.

Foto: Cortesía Correo del Caroní

Participa en la conversación