El profesor y ambientalista Hernán Papaterra dijo que sacaron la basura, pero la mudaron para el ala sur del relleno de la planta de transferencia de Las Mayas, el que se ve subiendo la pendiente de Tazón. Indicó que no se conoce proyecto alguno. Hablan de La Yaguara, donde lo que tienen es un relleno provisional.

Caracas. El anuncio de la clausura de la planta de transferencia de desechos sólidos ubicada en Las Mayas desata de nuevo la polémica. No es la primera vez que se habla de remodelarla, mudarla o cerrarla en estos últimos 18 años.

En la época del exalcalde de Caracas, Freddy Bernal, se hizo una inversión de 12 millardos de bolívares (de la época), un dineral en 2005, para recuperarla. Ese presupuesto incluía nuevos canales para almacenar y nuevas máquinas compactadoras.

Tres años más tarde, con la presencia de Jorge Rodríguez, candidato a burgomaestre, se inauguró la planta con capacidad para depositar 5000 toneladas de basura generadas en Caracas.

No bastó esa inversión. El problema de la basura en Caracas continuó. Es el talón de Aquiles de las autoridades locales y es usado como bastión en cada campaña electoral municipal e incluso presidencial, pues hasta el mismo Hugo Chávez, expresidente fallecido, prometió en 2012 cerrarla y mudarla para La Yaguara.

Y Nicolás Maduro, actual presidente de la República, aprobó, en enero de 2018, 150.000 millones de bolívares (de los de antes de la reconversión) para la eliminación de la planta y finalizar las obras de construcción de instalaciones similares en La Yaguara y Caricuao.

Promesas y planes que no cuajan, mientras la capital se inunda de basura, pues, ahora, la dificultad más apremiante es la falta de camiones compactadores y recolectores. Según el profesor Hernán Papaterra, quien además es ambientalista, hay en la actualidad 30 % menos de unidades, y las que hay hacen viajes redoblados a La Bonanza. Se requieren 90 camiones y hay 30. Por eso se aprecia más desperdicio en las calles.

Lee también
El terminal terrestre de pasajeros de Maracaibo se hunde en la basura
En menos de 15 días sacaron toneladas de desechos.

Así se llega a un nuevo anuncio. En septiembre el Ministerio para el Ecosocialismo, Minec, el Gobierno del Distrito Capital y la Alcaldía del Municipio Libertador dijeron que avanzan en el proyecto de desalojo y clausura de esos espacios.

Heryck Rangel, titular de la cartera ecosocialista, dijo:

La clausura definitiva de ese espacio la prometió el comandante Chávez y la está cumpliendo el presidente Maduro, un compañero que está trabajando permanentemente para garantizar el buen vivir de todos los venezolanos”.

Desde entonces no se sabe nada más. Papaterra averiguó en las filas internas del ministerio y, al parecer, no hay plan ni presupuesto. “Es una propuesta insidiosa, es una mentira disimulada”, dijo.

Hace pocos días, la alcaldesa de Caracas, Érika Farías, estuvo en la planta. “Pasó ahí todo el día, pero no se supo nada. Dicen que la van a mudar”, comentó Jorgina Salas, miliciana y habitante de Las Mayas.

Los residuos fueron mudados para el ala sur.

Del anuncio a la práctica no se esperó mucho. Metieron cuadrillas y maquinara pesada. Los vecinos de las parroquias Coche y El Valle sintieron el movimiento, pues el olor a gases putrefactos no tardó en mezclarse con el viento. El resultado, pasados ochos días, es que el ala norte, donde están las máquinas compactadoras, está limpia. Ahora se le ve el suelo, cosa nunca antes vista por quienes hacen vida en los alrededores.

Queda el hedor por los residuos y porque uno que otro camión descarga.

“Lo que no se sabe es qué va a pasar con esos terrenos. Se dice que es para terminar los edificios de la Misión Vivienda, que están muy cerca del respiradero de la planta”, añadió Papaterra.

Lo más grave es que la basura, que según muchos la estaban llevando a un terreno en la parte alta de Turmerito, fue trasladada al ala sur. Un espacio que, otrora, se usó como estacionamiento y en donde había oficinas administrativas.

Lee también
Más de 10 casos de escabiosis se han registrado en el Urbanismo Morro de Petare

“Ahí están las toneladas de desperdicios. Se puede ver en la subida de Tazón. Desde la baranda”, aseguró el ambientalista.

De hecho, los zamuros revolotean sin cansancio en esa parte de la planta que hace frontera con el río San Pedro, que aún no ha sido embaulado ni dragado.

“Mudar la planta no resuelve el problema. Si recorres la parroquia Coche encuentras basura por doquier. Además, no hay contenedores, están deteriorados y no los reponen. Hay pocos camiones. Eso mismo se repite en otras parroquias. Es un mal generalizado”, expresó Ingrid Rodríguez, líder comunitario.

Muchas zonas de Caracas están llenas de basura.

Por su parte, el profesor Papaterra, haciendo una reflexión, sostuvo que Venezuela se aleja del cumplimiento de uno de los compromisos internacionales suscritos en el marco de las Naciones Unidas como es la Agenda Mundial 2015-2018 y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre cuyas metas clave están erradicar la pobreza y el hambre, reducir la contaminación y degradación ambiental y garantizar el derecho humano a un ambiente sano y saludable, libre de basura y acceso seguro al agua potable.

“Ya de por sí el gobierno venezolano incumplió de manera notoria la Agenda Mundial 2001-2015 y los 8 Objetivos de Desarrollo del Milenio, dado que durante los primeros quince años del corriente siglo resultó negligente para luchar efectivamente contra la pobreza extrema en sus varias dimensiones: hambre, enfermedad, pobreza de ingresos, falta de vivienda adecuada, exclusión social y problemas de educación y de sostenibilidad ambiental, entre otras obligaciones sociales, económicas, ambientales y culturales”.

Sabe que nadie duda de que Las Mayas opera en condiciones inadecuadas, lo que provoca riesgos a la salud y daños al ambiente.

“Esa planta debe ser operada bajo criterio intermunicipal de manejo de residuos y desechos sólidos. La ciudad demanda que se debe contar con la infraestructura y equipamiento operativo necesario para asegurar que los residuos sólidos que se generen se manejen de manera integral, bajo criterios de eficiencia ambiental, tecnológica, económica y social. Se requiere que el manejo de los residuos sólidos se realice con un enfoque multimedios, para evitar la transferencia de contaminantes de un medio a otro, suelo, subsuelo, cuerpos superficiales de agua, mantos freáticos, acuíferos y atmósfera”.

Kadary Rondón, concejal del municipio Libertador, integrante de la comisión de Ambiente, coincidió con Papaterra y señaló que es un desmantelamiento del cual no se conoce proyecto. El ministro Rangel no ha informado. “Lo que vemos es improvisaciones y falta de planificación. Esa situación tiene inundada a Caracas de basura”.

Lee también
Política de precios “acordados” descapitalizó la red de Panaderías CLAP
Al frente el hospital de Coche está este mini relleno.

Julio Campos, vecino, también consideró que es necesario mudar el relleno a un sitio acorde, no generando otro problema.

Y los que vivían sacando desechos de la planta no se quedaron atrás. Jhonny Vitera llevaba ocho meses sacando basura para comer y vender. Era comerciante, quedó sin empleo y encontró en lo que llama el reciclaje un sustento para su familia. “Con esto alimentaba a mis tres hijos. Vivo en los Valles del Tuy. Aquí, haciendo portón, pasaba hasta tres días, no me podía ir vacío y ahora van a cerrar Las Mayas”, indicó alarmado.

Según contó, hay cerca de 150 personas que hacen el mismo trabajo y que están quedando en el aire.

Fotos: Luis Morillo


Participa en la conversación