La madrugada de este jueves una comisión de las Fuerzas de Acciones Especiales tumbaron puertas y agredieron a los habitantes del sector Mata de Coco. Según los habitantes preguntaban por nombres de presuntos delincuentes y mostraban fotos, mientras los amenazaban sino respondían.

Caracas. A las 3:40 a. m. del jueves 12 de julio irrumpió una comisión de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) en los bloques del sector Mata de Coco, en Ocumare del Tuy, estado Miranda.

Los vecinos se despertaron por los golpes en las puertas. Muchas fueron tumbadas o forzadas con una “pata de cabra”. Los funcionarios preguntaban por algunos delincuentes de la zona y quienes no contestaban eran golpeados.

A mi hija de 26 años le dieron con una piqueta en los pies y patadas. Le preguntaban por unos hombres que ella no sabía, todo lo presenciaron sus hijos de 4 y 5 años, contó una vecina, quien por medidas de seguridad pidió no publicar su nombre.

Al esposo de esta joven también lo golpearon y denunció que le metieron un arma en la boca, como medida de presión para que dijera dónde estaban los presuntos delincuentes.

Hasta a los niños les preguntaron por esos supuestos malandros y les enseñaron unas fotos. Eso no debería ser así, estamos desprotegidos, nadie responderá por esto.

Los funcionarios del cuerpo adscrito a la Policía Nacional Bolivariana (PNB) se retiraron de los bloques casi a las 6:00 a. m. Según denuncias de los vecinos, arrojaron dos bombas lacrimógenas cuando algunos habitantes se alborotaron por la situación en la redoma de Mata de Coco.

Jorge Gil, habitante de uno de los 46 bloques de esa urbaización, llegó de su trabajo a las 8:00 a. m. y encontró la puerta de su apartamento violentada. Su profesión de enfermero lo obliga a tener guardias nocturnas y por eso no estaba.

Vi que la puerta la violentaron con una ‘pata de cabra’ y además me robaron varios artículos de uso personal, como crema dental, desodorantes o perfumes. Sé que a otros vecinos les robaron comida y aparatos para el Wifi, contó.

Lee también
Caracas lució como un domingo cualquiera en elección de sus 51 concejales

Señaló que las voceras de los consejos comunales también fueron obligadas a pronunciar nombres de los presuntos delincuentes y a una de ellas, Margarita Urretia, la tuvieron que llevar hasta un centro asistencial por la cantidad de golpes que recibió.

Los habitantes denunciaron que es la segunda vez en la semana que las FAES irrumpen en el sector. El martes 10 de julio llegaron a las 6:00 a. m., pero en esa oportunidad tocaron puerta por puerta y no hubo agresiones físicas.

La comunidad de Mata de Coco exige que estos excesos y usos desproporcionados de la fuerza culminen.

Foto: El Parroquiano


Participa en la conversación