10.000 familias en la parroquia Candelaria de Valencia pasan hasta dos meses sin recibir agua

10.000 familias

Las bombas se dañaron por falta de mantenimiento oportuno. Los afectados deben caminar hasta 5 kilómetros para poder llenar bidones. Ante la crisis surgió un emprendimiento: cargadores de agua que intercambian su trabajo por alimentos.

Valencia. 10.000 familias que residen en los barrios Atlas, Eustimio Rivas, La Guacamaya y El Candelero de la parroquia Candelaria al sur de Valencia, pasan hasta dos meses sin agua. Y cuando reciben el servicio llega con suciedad, por lo que es imposible usarla para cocinar y el aseo personal.

Neli de López es una adulta mayor que diariamente debe buscar su abastecimiento de agua desde el barrio Atlas hasta la comunidad Santa Teresa, el recorrido suma unas 50 cuadras. La mujer relató a Cronica.Uno que su calidad de vida ha desmejorado por la falta de agua, y debe pedir ayuda a sus vecinas para cargar sus envases. Vive solo con su esposo que no puede realizar esfuerzos por la vejez.

Yo busco la ayuda de mis vecinos que tienen carruchas, porque no puedo comprar todos los días 15 litros de agua. Nos la venden a 5.000 bolívares el botellón. Todo lo tengo que hacer a cuentagotas, cocinar, bañarnos y limpiar la casa. Cuando llega el agua, llega sucia con mal olor y negra. Eso no se puede usar ni para bañarnos, dijo la mujer.

Se quejó también de que la pensión de vejez no le alcanza para alimentarse y comprar medicinas. López indicó que estas comunidades, que albergan las 10.000 familias, fundadas en 1958 después del derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez, nunca habían tenido problemas con el abastecimiento de agua.

Lee también
Cuatro meses sin agua colmaron la paciencia de residentes del sector Rincón del Neverí en Barcelona

Recordó que durante la primera gestión del exgobernador  Henrique Salas Römer se les dotó con bombas de agua para que pudiera llegar y abastecer a los vecinos de las zonas altas. Estas tuvieron mantenimiento hasta el último periodo de  Henrique Fernando Salas Feo, «el Pollo», entre 2008-2012.

«Ellos mantuvieron todo en orden, pero después que caímos en los gobiernos socialistas, todo se empezó a dañar y no reparaban nada, y si lo hacían, como pasó una vez al poco tiempo se perdieron los repuestos de las bombas», aseguró.

También manifestó que los entes gubernamentales de Carabobo afirman que la falla por la que las 10.000 familias no reciben el servicio de agua potable reside en la estación de bombeo San Luis. «Dicen que están haciendo mantenimiento. Luego dicen que se va la luz y por eso no pueden mandar el agua».

Ante la constante falta de agua, surgió un nuevo emprendimiento entre los vecinos: «cargar agua». Quienes realizan esta tarea aseguran que les resulta más beneficioso hacer esta labor que es pagada con alimentos, que tener un empleo formal.

Gustavo Herrera, quien tiene dos años desempleado, comentó que al ver que su salario no le alcanzaba para comer, decidió armarse con su carrucha y llenar bidones de agua a los vecinos que le pagan con alimentos.

Con 40.000 bolívares, ¿quién puede comer? Yo prefiero hacer estos viajes que ponerme a trabajar. En el día me dan cinco artículos diarios, que son como 70.000 bolívares, si no me dan el almuerzo, dijo el hombre de 32 años de edad, que llevaba ropa desgastada y zapatos rotos.

Los habitantes de las partes bajas que reciben agua ayudan a los que no les llega: colocan mangueras fuera de sus viviendas, algunos piden una colaboración de entre 200 y 500 bolívares.

Lee también
Complejo educativo Las Carolinas de Maturín padece severa crisis de agua desde hace ocho años

Participa en la conversación