10 estaciones del Metro no prestaron servicio este martes y el transporte terrestre sigue limitado

El reporte de trenes disponibles este martes era de 10 de 38 para la Línea 1; seis para Línea 2, que se dividen en tres para el ramal Las Adjuntas y tres para el ramal Zoológico; y cinco de 11 trenes para Línea 3.

Caracas. Sin previo aviso. Usuarios del Metro de Caracas reportaron que estaciones de las principales líneas no abrieron la mañana de este martes 30 de junio. Parecían hechos aislados hasta que, a las 9:10 a. m., eran 10 los puntos que no estaban prestando servicio comercial. No hay información oficial sobre este hecho.

En la Línea 1 no trabajaron las estaciones Pérez Bonalde, Caño Amarillo, Parque Carabobo, Altamira y Los Cortijos. Las restantes fueron Artigas (Línea 2); Los Símbolos y Mercado (Línea 3); Nuevo Circo y Bello Monte (Línea 4 y 5). Para la 1:46 p. m. seguían cerradas.

No es la primera vez que el Metro de Caracas no abre estaciones durante la cuarentena. Mucho antes de establecerse planes de flexibilización y confinamiento radical en la ciudad, estas mismas estaciones permanecieron cerradas entre el 21 y el 31 de mayo. Para ese momento, miembros de Metro Comunidad denunciaron que presuntamente se trataba de una disminución eléctrica por los constantes bajones de luz en Caracas.

En el caso de este martes, Jesús Hérnandez, representante de Metro Comunidad, comentó a Crónica.Uno que se trataría de una solicitud del Ministerio de Transporte para bajar la cantidad de usuarios a fin de evitar aglomeraciones por los pocos trenes disponibles. Hernández calificó esta medida como ilógica porque los usuarios pueden ingresar al sistema por las estaciones adyacentes.

El reporte de trenes disponibles este martes era de 10 de 38 para la Línea 1; seis para Línea 2, que se dividen en tres para el ramal Las Adjuntas y tres para el ramal Zoológico; y cinco de 11 trenes para Línea 3.

El Metro de Caracas ha insistido en otras ocasiones en que el cierre de las estaciones fue por mantenimiento y desinfección en los espacios y trenes. En esta oportunidad no ha dado ningún tipo de información oficial o reporte para que los usuarios sepan más detalles sobre las limitaciones en el servicio. Solo aseguraron que el personal de limpieza estaba desplegado en Línea 2.

Metro de Caracas
Foto: Luis Morillo
Sin camionetas

El transporte terrestre tampoco es una opción para los sectores priorizados que necesitan movilizarse durante la cuarentena radical en Caracas. David Bonalde, miembro de la Unión Conductores de Antímano, aseguró que los transportistas no tienen las condiciones para trabajar y no es rentable para ellos exponer sus unidades durante estos días.

Según Bonalde, las rutas que incluye su línea (San Martín, Nuevo Circo, Antímano y Caricuao) están tomadas por los puntos de control de las fuerzas de seguridad del Estado, quienes han sido más exigentes con el cerco entre las parroquias para evitar traslados. Con esto, los funcionarios han detenido unidades, bajado a los pasajeros o devuelto los carros a los estacionamientos.

Estamos más débiles que nunca. Hay unidades que la policía ha parado y les quitan las placas, sostuvo Bonalde e indicó que este lunes detuvieron seis unidades que tuvieron la suerte de solo recibir una charla para que no volvieran a salir a trabajar.

Cada funcionario interpreta la ley de una manera, dijo.

En la única zona que están trabajando relativamente normal es en San Martín y montan solo la mitad de la capacidad de puestos. Esta línea de transporte integra más de 300 autobuses. Al menos un 25 o 30 % ha migrado a trabajar como piratas, mientras que el resto prefirió guardar sus vehículos. Algunos cobran más caro el pasaje, dependiendo de la oportunidad y el momento.

Foto: Luis Morillo

Los que tienen sus carros estacionados se refugian en la esperanza de que próximamente se flexibilice la cuarentena en Caracas y puedan salir a trabajar. Por el momento, prefieren no sacar sus autobuses porque estarían desgastando la unidad, consiguiendo la mitad de ganancia por el pasaje y arriesgándose a que les detengan el carro o les quiten la placa.

Los transportistas quieren ser escuchados. Bonalde cuestionó por qué no se ha hecho una planificación con los representantes de las diferentes líneas de Caracas para trabajar en conjunto y diseñar un plan que les permita cumplir sus labores de forma escalonada y organizada.

Los que pagan los platos rotos son los usuarios, recordó Bonalde. Muchos trabajadores de sectores priorizados han tenido que caminar y caminar para poder llegar a sus casas.

José Luis Montoya, presidente de la Central Única de Autos Libres y por Puestos, también destacó que esta situación se repite en el resto de líneas de transporte terrestre, en especial en los autobuses que transitan por las avenidas Sucre, Urdaneta y Andrés Bello.

supermercado
Foto: Tairy Gamboa

Participa en la conversación