Provea aseguró que el asesinato de las 16 personas durante las manifestaciones de 2019 eleva a 231 el total de fallecidos en acciones de calle durante la «era Maduro».

Caracas. La comunidad de Catia —así como más de 30 sectores populares— se anticipó al llamado opositor del 23 enero de 2019. La respuesta del Estado fue la represión. Alixon Pizani, de 16 años y Stefany Jajoy, de 20, fueron las primeras víctimas la noche del 22 de enero de 2019. Ambos murieron en la avenida Urdaneta, en Catia, a manos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB). El primero trabajaba en una panadería y la segunda era ama de casa. Tenía dos niñas.

Frankie Nova, de 24 años, también se sumó a la manifestación de sus vecinos en el kilómetro 11 de El Junquito. El resultado fue una bala que le disparó un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). El proyectil le perforó el corazón.

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) registró 16 muertes en contexto de protestas en las últimas 72 horas, lo que demuestra un incremento en la represión por parte del Estado, si se compara con otras jornadas como las de 2017, en las que venezolanos se mantuvieron más de cuatro meses en las calles y lo primeros homicidios ocurrieron luego de seis días de manifestaciones.

También se evidencia el incremento de la violencia por parte de las fuerzas públicas, en contraste con las protestas de 2014, igualmente en contra de Nicolas Maduro, donde se originó un movimiento en las calles denominado La Salida, liderado por Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma, y los homicidios se registraron los primeros tres días.

Las únicas muertes que el OVCS establece que no ocurrieron bajo un entorno pacífico fueron las de Ciudad Bolívar, estado Bolívar, donde fallecieron dos personas mientras saqueaban distintos comercios de la ciudad.

Los caídos del 23-E

Dieciséis personas murieron en distintas ciudades del país tras demostrar su respaldo a la Asamblea Nacional (AN) y su desconocimiento a Nicolás Maduro como presidente de la República. En horas del mediodía se presentaron los primeros dos homicidios en Puerto Ayacucho, estado Amazonas. Los venezolanos fueron identificados como Alejandro Hernández, de 27 años y Efren Sandalio Castillo, de 47. Ambos murieron a manos de la PNB durante las protestas. 

Seguidamente, los cuerpos de seguridad accionaron sus armas en San Crisóbal, estado Táchira. Allí murieron Wilmer Antonio Zambrano, de 28 años de edad, quien recibió un impacto de bala a nivel intercostal izquierdo y Edward José Marrero, de 21, que falleció por un disparo de arma de fuego que le atravesó el tórax.

Luego, en Barinas, estado Barinas, perdieron la vida tres personas: Wilmer Mendoza, de 25 años, Iván Hernández, de 21, y Yeimbert José Rangel Lereico, de 24 años. El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Gutiérrez, expresó su rechazo ante las actuaciones de los policías y militares del Estado y solicitó una investigación transparente e independiente sobre estos «incidentes».

Otra víctima fue un estudiante de 19 años de la Universidad de Yacambú. Murió en Acarigua, estado Portuguesa, tras un impacto de bala en la región pectoral.

Aunque muchos regresaron a sus casas al culminar el discurso de proclamación de Juan Guaidó como presidente encargado de la República, más de 70 protestas registró el OVCS, esa misma noche. Entre esas murió Frank Correa, mecánico de 25 años, padre de dos niños y asesinado por efectivos de la PNB y las FAES en Hornos de Cal. También perdió la vida por herida de arma de fuego, Nick Samuel Borges, de 18 años, durante la manifestación en Las Adjuntas, Parroquia Macarao. 

Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, le exigió a Nicolás Maduro que respete al pueblo de Venezuela y evite la violencia. «Le recuerdo que el Parlamento Europeo ya pidió que la Corte Penal Internacional investigue los crímenes perpetrados por el régimen», acotó. 

Provea aseguró que el asesinato de las 16 personas durante las manifestaciones de 2019 eleva a 231 el total de fallecidos en acciones de calle durante la «era Maduro».

Tras las rejas

Las detenciones arbitrarias han sido otro de los métodos por parte de las fuerzas policiales para amedrentar a los manifestantes. El director del Foro Penal, Alfredo Romero, informó que desde el 21 de enero hasta la noche del 23, han contabilizado 175 detenciones por oficiales del Estado. En los estados Zulia y Monagas han ocurrido la mayoría de las aprehensiones. En el primero registraron 46 y en el segundo 38. Por otro, alertaron que Lara es el tercero en la lista con 28 detenciones. Lo sigue Bolívar con 18, Táchira con 14 y Carabobo con 5.

Entre los estados que se han registrado dos detenciones se encuentra: Anzoátegui, Barinas y Guárico. Y en los que solo hay un caso de aprehensión: Miranda, Falcón, Yaracuy y Cojedes.


Participa en la conversación