Para tomar la autopista Francisco Fajardo era necesario pasar por alguna alcabala, pues la mayoría de los accesos estaban restringidos. Las preguntas de los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) eran: ¿A qué se dedica y para dónde se dirige?

Caracas. La afluencia de personas que salieron de sus casas durante el tercer día de cuarentena en Caracas disminuyó en varios sectores tras la nueva medida que involucró el uso restringido del Metro de Caracas y el Ferrocarril a individuos autorizados. Las colas de vehículos que se vieron en la capital eran por puntos de control de los cuerpos de seguridad del Estado que impedían, en algunos casos, el acceso a ciertos municipios y autopistas. 

Para tomar la autopista Francisco Fajardo era necesario pasar por alguna alcabala, pues la mayoría de los accesos estaban restringidos. Las preguntas de los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) eran: ¿A qué se dedica y para dónde se dirige? La única manera de pasar era mostrando el carnet o acreditación que demostrara que la persona trabaja en alguno de los sectores exceptuados. 

El pasado lunes 16 de marzo, el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, explicó que los cuerpos de seguridad del Estado deben permitir el libre tránsito de los trabajadores de las áreas agroalimentaria, salud, farmacia, telecomunicaciones, servicios básicos y medios de comunicación. Sin embargo, un PNB no le permitió el acceso al equipo de Crónica.Uno a la autopista Francisco Fajardo por la entrada de Santa Mónica. 

Algunas personas mostraban constancias médicas o comentaban que necesitaban comprar comida, y quedaba a juicio del funcionario si los dejaba pasar o no. Igualmente, las conexiones entre los municipios Baruta, Chacao y El Hatillo estaban restringidas y con tráfico en las zonas cercanas a las alcabalas. 

Foto: Luis Morillo

El alcalde del municipio Baruta, Darwin González, informó a través de su cuenta de Twitter que decidió extremar las medidas de cuarentena en la parroquia El Cafetal con el cierre parcial desde la entrada de El Hatillo, por la bajada de Los Naranjos. 

Elías Sayegh, alcalde del municipio El Hatillo, precisó que se le permitirá el paso a las personas que necesiten ingresar a El Cafetal para atender a sus familiares o comprar comida debido a que los supermercados y farmacias permanecerán abiertas. 

Las entradas hacia la Cota Mil también estuvieron restringidas. Además, en horas de la tarde, PoliSucre cerró el acceso hacia la redoma de Petare y funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) volvieron a llamar a los comerciantes a cerrar sus negocios para que las personas se fueran a sus casas y evitaran la propagación del COVID-19.

Algunas cadenas de supermercados y farmacias comenzaron a hacer la cola de clientes fuera del establecimiento, por lo general, con la separación de un metro entre las personas, tal como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evitar el contagio de COVID-19. En los mercados de hortalizas no era indispensable la distancia en la fila, pero sí exigían el uso de la mascarilla para comprar. 

cuarentena
Foto: Luis Morillo
Metro en cuarentena 

A las 10:48 a. m. el Metro de Caracas informó el cierre de 12 estaciones: Caño Amarillo, Parque Carabobo, Colegio de Ingenieros, Sabana Grande, Miranda, Los Dos Caminos, Caricuao, Artigas, Nuevo Circo, Bello Monte, Mercado y Los Símbolos. 

En el resto de las estaciones, funcionarios de la PNB y trabajadores del Metro de Caracas exigían la mascarilla, la acreditación o carnet para dejarlos pasar y revisaban los bolsos de los usuarios. Un señor que intentó ingresar a la estación Chacaito le comentó al funcionario que trabajaba de manera particular como plomero, y aunque mostró una tarjeta de presentación, no lo dejaron entrar.

Los vagones estaban con muy pocas personas y la mayoría limpios. Algunos individuos decidían quitarse el tapaboca al momento de abordar el vagón, y otros como medida de prevención preferían sentarse manteniendo una distancia de uno o dos puestos con la otra persona. En las bocinas se escuchaba al operador dar información relacionada al COVID-19 y llamaba a los usuarios a mantener una correcta higiene en las manos.

cuarentena
Foto: Luis Morillo

En la estación Chacao, Francisco Graterol, de 55 años, decidió ponerse a barrer los vagones, pese a que estaban limpios, con la intención de recibir apoyo económico por parte de los usuarios. «El pañuelo que uso lo lavo y lo pongo a secar al sol. No tengo miedo de contagiarme«, aseguró.

La vicepresidenta Delcy Rodríguez confirmó el martes 18 de marzo en la noche que, como contención de los contagios en la capital, el sistema Metro y Ferrocarril funcionará exclusivamente para los trabajadores de los sectores exceptuados de la cuarentena. El último conteo presentado por Rodríguez confirmó 36 casos positivos para COVID-19 en Venezuela.

Foto: Luis Morillo

Participa en la conversación