Aunque tienen cerca el embalse La Pereza en Filas de Mariche llevan meses sin agua 

Filas de Mariche

Vecinos de la parroquia Filas de Mariche, en el municipio Sucre, están preocupados porque hay zonas que tienen seis meses y otras hasta un año sin recibir agua por tuberías. Cuando preguntan la causa de la escasez, los organismos responsables del suministro, Instituto Municipal de Aguas de Sucre (IMAS) e Hidrocapital, se pelotean el problema. 

Caracas. Vecinos de la parroquia Filas de Mariche en el municipio Sucre están preocupados porque llevan meses sin recibir agua potable, situación que les impide cumplir cabalmente las recomendaciones para prevenir el contagio de la COVID-19.  

Los vecinos de distintas zonas de Filas de Mariche se reunieron para hacer un diagnóstico del problema de escasez que enfrentan desde hace mucho tiempo y proponer soluciones. 

Filas de Mariche

En Filas de Mariche cuentan con el embalse La Pereza, dos bombas del tamaño de un edificio de cuatro pisos y un supertanque. Sin embargo, en zonas como Caucagüita, La Dolorita y gran parte del municipio Sucre son largos los ciclos del agua, y los vecinos no reciben respuestas.     

En las comunidades de Filas de Mariche coinciden en el rechazo al peloteo de responsabilidades entre los directivos del Instituto Municipal de Aguas de Sucre (IMAS) e Hidrocapital.   

Filas de Mariche

Hay sectores que tienen seis meses y otros ya tienen un año sin suministro. Sus habitantes no comprenden cómo están secos si en la zona está ubicado el embalse La Pereza, que ha recibido inversiones multimillonarias para su rehabilitación, no obstante, se observa lodo y plantas que nacen en la superficie.

Dixon Rodríguez, residente del sector Zumba, dijo que en la zona escasea el agua constantemente. Antes la recibían cada 15 días, ahora llega cada mes y medio. La gente debe pagar tres salarios mínimos por una cisterna. 

Lee también
Supra Caracas creó una mini Bonanza en el estacionamiento de Residencias Venezuela

Los vecinos afirman que los camiones cisternas distribuyen agua no apta para el consumo. Pagan un dineral y en dólares para surtir agua sucia, deben hervirla, pues viene contaminada. Dijeron que con las lluvias de hace dos semanas se ayudaron, no tuvieron que cargar agua de otras zonas. 

Rosario de problemas
Pascual Aldana, habitante del sector Valle Fresco, dijo que además de la falta de agua sufren más calamidades.

Aproximadamente desde hace seis meses estamos sin agua, tenemos dos tubos de agua de dos pulgadas que colapsaron y no ha sido posible el arreglo. El problema de la luz es grave, los artefactos se nos dañan, nadie nos oye. Tenemos tubería de aguas negras entre Caballo Mocho y Valle Fresco colapsada y es una obra de envergadura. Necesitamos al gobierno municipal, regional, que nos oigan y nos den las soluciones, esas aguas corren libremente por las calles”, señaló.

Luis Gallardo, vecino del kilómetro 20 en el sector La Lagunita,  carretera Petare-Santa Lucía, asegura que la escasez de agua es un problema de vieja data. 

La madre naturaleza nos está protegiendo los últimos tiempos, estamos preocupados porque tenemos tres meses sin recibir agua por tuberías. Hacemos un llamado al encargado del IMAS para resolver esta problemática  antes de que llegue la temporada seca. Aquí hay mucha gente que no tiene para almacenar agua”, indicó.   

Filas de Mariche
Francisco Montilla, dirigente de la parroquia Mariche, afirma que el problema es estructural y se deteriora con el paso del tiempo. Vecinos de todas las edades deben cargar agua para poder cocinar, limpiar la casa y realizarse el aseo personal. 

En el marco de esta pandemia se requiere mucha higiene. Hacemos el llamado para que las autoridades de la Alcaldía de Sucre resuelvan el problema. Los ciclos hay que acortarlos, no se aguanta un ciclo prolongado. Ha habido proyecto de perforación de pozos, pero no ha evolucionado. Las víctimas somos todos, especialmente la tercera edad y los niños. En Caballo Mocho tarda hasta dos meses en llegar por las fugas de agua”, explicó.  

Los reclamos vecinales tuvieron efectos positivos. Los líderes comunitarios de Filas de Mariche reportaron que llegó el agua a los sectores bajos, como Las Flores, Vuelta La Estrella, La Oscurana, Vuelta del Águila, pero sigue la sequía en los más lejanos, como Winche, Zumba, La Lagunita, El Roble y Alto de Tomás. Sus residentes aspiran a recibir el servicio en forma continua  y que se reparen las fugas en la red de tuberías.  

Lee también
Supra Caracas creó una mini Bonanza en el estacionamiento de Residencias Venezuela

Con información de Ramón Ojeda


Participa en la conversación