La red de cloacas de esta zona del oeste capitalino colapsó hace un mes. Hidrocapital, que está a pocas cuadras, ya fue notificada. Aún así no da respuesta a la comunidad.

Caracas. El sonido del agua chocando contra en asfalto es similar al que hace un río empedrado. Pero en vez de ser de agua dulce, lo que cae es una cloaca por demás putrefacta. Desde hace un mes que los vecinos de Carapita, parte alta, sufren por los olores nauseabundos y porque al transitar por la calle, la única que da acceso al barrio El Mamón, la caída libre de aguas servidas salpica sin ningún tipo de respeto.

La red de las cloacas de la comunidad La Gruta está colapsada. No ha recibido mantenimiento, según denunció Omar Cuevas, vecino del sector, ubicado en el municipio Libertador.

La situación empeoró con la llegada de las lluvias. Toda la torrentera que arrastró basura terminó en las alcantarillas, que además reciben las descargas de las redes domésticas.

El desagüe que encontró el drenaje obstruido fue un hueco en una pared perimetral de casi tres metros de alto. Por ahí un chorro grueso y potente cae sobre la vía y recorre calle abajo hasta encontrar otra alcantarilla por donde colarse.

Afortunadamente no se empoza en la vía. «Pero hay un riesgo sanitario en la zona. La gente tiene que tener las ventanas y puertas cerradas para que el rocío de la cloaca no penetre las casas.

Los motorizados y demás conductores pasan esquivando la cascada, y quienes tienen dificultades son los transeúntes.

Caminar cerca del desagüe es un verdadero sacrificio. La contaminación es alta. Además, esa situación hace que los roedores proliferen y cuando llueve es más crítico aún, señaló Josmery Alcántara.

Cuevas destacó que esa situación ya fue denunciada. Los organismos competentes, en este caso Hidrocapital que tiene una sede a pocas cuadras, está notificada.

Lee también
En el sector Las Flores de Puente Hierro hay un ramillete de calamidades 

«No han hecho nada. Esto va para un mes y en la zonas hay colegios y ambulatorios. Hay una iglesia a la que también se le meten los malos olores. Por eso exigimos pronta respuesta», sentenció Cuevas.

Piden con urgencias una cuadrilla con un camión Vactor para destapar las alcantarillas. La comunidad no tiene herramientas ni equipos para asumir esa limpieza. La zona ahora es foco de infecciones y está a merced de tener un brote epidémico, alertaron los residentes.


Participa en la conversación