Condiciones sanitarias inadecuadas y mala prestación de los servicios públicos, según el director de Salud del estado Omar Aray, ayudaron a incrementar la cifra de pacientes con hepatitis A en el último año.

Barcelona. Las precariedades tanto en el servicio de agua potable como en el de aguas servidas, junto con el colapso en la recolección del aseo urbano, han generado un nuevo problema de salud pública en el estado Anzoátegui: repunte en los casos de hepatitis A.

Omar Aray, presidente del Instituto Anzoatiguense de la Salud (Saludanz) sostuvo que en lo que va de 2019 el incremento en los casos positivos del virus ha sido de más 100 % (163 %) en comparación con el mismo periodo de 2018 (semana 38), al pasar el número de contagios de 95 a 250.

De esos casos, casi 50 % (113) se detectaron en tres de los cuatro municipios que conforman la zona norte de Anzoátegui (Barcelona 51, Sotillo 36 y Urbaneja 26). Fuera del área urbana, Aragua de Barcelona es la localidad con más infecciones (67), seguida de Anaco con 28, El Tigre 27 y Freites con 15.

“En la zona norte están dadas las condiciones para que este virus se propague, vemos como hay fallas en los servicios de aguas residuales, sobre todo en la ciudad de Barcelona donde el problema es sumamente serio como el caso de Los Tronconales, Nueva Barcelona y la avenida Intercomunal, la gente que camina o transita por esas avenidas y pisa esas aguas sin saber se lleva las bacterias a su casa, además de ello la basura que hay amontonada en las calles y la gente rompiendo las bolsas son factores de riesgo”.

La hepatitis A como variante de la E, indica Aray, son enfermedades que pese a que no se convierten en crónicas representan un problema de salud pública, debido a que se generan en zonas con condiciones insalubres y la única forma de prevenirlas es tomando medidas básicas de higiene como lavado de manos y mantener una limpieza constante del hogar.

“Fiebre, malestar general, debilidad, falta de apetito y luego se torna el color amarillo en el paciente. Hace una semana sostuvimos una reunión con el ministerio y representantes de la OPS y allí se dijo que en el país actualmente hay más de 16.000 casos sospechosos de la enfermedad, por lo que se sugirió hacer el estudio para corroborar estas cifras. En los análisis se descartó que los pacientes tuvieran problemas hepáticos, lo que nos llevó a determinar que la causa principal es la precariedad en los servicios públicos del estado”.

Lee también
Aumentan casos de niños, niñas y adolescentes infectados por VIH, gonorrea y sífilis (y II)
Resultados próximos

En países como Chile, Colombia y Argentina, determinaron que la hepatitis A es un problema de salud pública y por lo que esta variante fue incluida en el programa nacional de vacunación de esos países.

En Venezuela, indicó el también director de salud de Anzoátegui, el estudio que se adelanta junto con el Ministerio de Sanidad y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y en el cual se recogieron muestras de todo el país, busca corroborar que se trata de un problema de este tipo para lograr que la vacuna auspiciada por la OPS se incluya en el esquema nacional de inmunización.

“Aunque parece lejos, pero no es así, en 2010 la Organización Mundial de la Salud reportó 31 millones de casos con 27.000 muertes, lo que indica que hay un problema de salud pública que hay que atender. En Venezuela, el estudio comenzó en septiembre y se calcula termine en noviembre próximo, la idea es ver cómo está el virus por municipios y parroquias y compararlos con el estado de los servicio básicos, agua, cloacas, recolección de desechos, etc”.

Para el médico, las cifras y condiciones de los contagios en Anzoátegui sugieren que hay un elemento común de contaminación que es el agua, por lo que también hizo un llamado a las autoridades para que hagan vigilancia en las escuelas, sobre todo las ubicadas en el área urbana del estado.

“Una vez que se tengan los resultados del estudio y se diga cómo es el comportamiento del virus en la entidad, esperamos que las autoridades tomen las medidas pertinentes en cuanto a las campañas de higiene y adecuación de servicios. A la par de ello debe hacerse una inspección rigurosa de las ventas ambulantes de alimentos que también representan un foco importante para contraer la enfermedad”.

Lee también
OMS: Las Américas registró aumento de malaria debido al repunte en la trasmisión en Venezuela 

Lea también

Comunidad de Puerto España en Cumaná está sumergida en aguas negras


Participa en la conversación