El año pasado el Gobierno nacional entregó Bs. 3.6 millones para comprar piezas a un laboratorio en Brasil. Ese dinero, según denunciaron, no se cambió a dólares y por tanto no se le pagó al fabricante

Mabel Sarmiento Garmendia/@mabelsarmiento 

Caracas. En el país existe una demanda de 20 mil a 22 mil pacientes esperando por algún  tipo de prótesis. Solo en el centro Dr. J.J. Arvelo Instituto Nacional de Rehabilitación, ubicado en la parroquia San José, la lista este año llega a 350 personas.

Según información suministrada por uno de los trabajadores del instituto, justamente hace un año el Gobierno nacional, a través de una donación que hizo Corpoelec, realizó un pedido masivo en nombre del Programa Nacional para Personas con Discapacidad.

«Pero a la fecha aún no ha llegado ese lote de piezas de prótesis. Lo que sabemos es que el cheque no se hizo efectivo y no se cambió a dólares para pagarle al fabricante. Eran 3.6 millones de bolívares. Ese material aún está en un almacén ubicado dentro de un aeropuerto de Brasil. Ese contrato ya se va a vencer y se corre el riesgo de perder la mercancía. Por orden fiscal habrá que entregarlo», dijo la fuente que pidió mantener su identidad en reserva.

Realidad en crisis

En el laboratorio del instituto trabajan 17 personas en turnos de 7:00 am a 1:00 pm  y de 1:00 pm a 7:00 pm. Y aunque tienen todos los equipos para ensamblar prótesis, hay materiales que faltan, pues son importados.

Por ejemplo en estos momentos no cuentan con la lámina de cuatro milímetros de grosor para hacer las férulas infantiles y los pies los están haciendo con lámina de goma nacional.

Recientemente, acotó el declarante, se hizo un pedido para la Misión José Gregorio Hernández. «Se traerán 3.600 kit de prótesis para los 14 centros que hay en todo el país. Obviamente la oferta no cumple con la demanda».

Explicó que anteriormente el Instituto Nacional de Rehabilitación hacía hasta 80 prótesis mensuales y en la actualidad está entre 10 y 14. «Nos planificamos con los pocos materiales que hay en el laboratorio y atendemos las verdaderas prioridades. Sucede que ahora hay una gran demanda de personas que pierden sus miembros inferiores por accidentes en moto y ataques armados durante los robos. Antes eran las personas diabéticas las que encabezaban la lista. Pero la realidad cambió. Nos están llegando pacientes entre los 17 y 35 años con pérdida de miembros y son gente que está en edad productiva».

20151103_IMG_9559
En el laboratorio del Instituto Nacional de Rehabilitación no hay láminas para hacer férulas infantiles

En el mercado negro

Israel Flores es uno de l20 pacientes que al mes pasan por los consultorios del Instituto Nacional de Rehabilitación. Él carga dos prótesis inferiores que cuestan un poco más un millón de bolívares.

En el Instituto estas piezas son gratis, así como el mantenimiento y las revisiones. «Yo conseguí que me las donara Pdvsa hace cuatro años. Pero aquí me hacen los cambios, me la gradúan si siento algún desperfecto y me hago las rehabilitaciones. Una de las prótesis es adaptada para pierna sin fémur (se llama transfemoral y cuesta 750 mil bolívares) y la otra la tengo por  pérdida de la tibia (la transtibial que vale 300 mil bolívares). No sabía que andaba con las piernas más caras. Pero cómo hubiese hecho si no me las donan, es imposible para una persona de bajos recursos económicos comprarlas», dijo Flores.

En algunas clínicas privadas también hay laboratorios de órtesis y prótesis, pero los precios son elevados. Si Flores necesitara hacerse un mantenimiento en un centro particular quizás la factura le sale por Bs. 40 mil.

Y si requiere de un prototipo similar, entonces se sube la gata a la batea. Uno de los empleados del Instituto contó que hay productos chinos en el mercado nacional que se venden en dólares, por ejemplo citó que una rodilla puede costar 800 dólares y un pie 39 dólares.

«Aquí salen gratis, pero dependemos de las importaciones», sentenció.

Fotos: Cristian Hernández

Leer también: Israel Flores se quedó sin piernas y ahora le pone un mundo para ayudar a otros


Participa en la conversación