Chavistas e izquierdistas se deslindan de Maduro y crean «Plataforma del Pueblo en Lucha»

nicmer evans

Ocho organizaciones de base están molestas con el Gobierno debido a las medidas económicas que adoptaron, y proponen un giro total en todos los ámbitos para no perder la revolución.

Caracas. Desde hoy, de manera oficial y formal, ocho grupos sociales y políticos se desmarcan de Miraflores y proponen un plan con nueve acciones para salir de la crisis. La dirigencia identificada con Hugo Chávez y la izquierda venezolana constituyeron la “Plataforma del Pueblo en Lucha y del Chavismo Crítico”, bajo la siguiente premisa: “Es urgente construir una alternativa política a la polarización burguesa y burocrática encarnada por el PSUV y la Mesa de la Unidad Democrática”.

Entre sus miembros está Sinatra-UCV, Sirtrasalud-Distrito Capital, Marea Socialista, Partido Socialismo y Libertad (PSL), Batallón 17, Colectivo Cultural Toromayma, Frente Nacional Comunal Simón Bolívar (Fncsb) y el programa «Tripalium, Memorias de la Clase», de radio Al Son del 23, 94.7 FM.

En un manifiesto, que expondrán en la UCV plantean 9 ideas anti-crisis: 1) Plan de emergencia alimentaria y de salud; 2) aumento general de salarios; 3) cese de despidos en empresas públicas y privadas; 4) derogación de leyes y reglas que restringen el derecho a huelga y manifestar (rechazo a la actuación de colectivos armados contra las manifestaciones); 5) auditoría pública a empresas importadoras; 6) reforma agraria democrática; 7) anulación del Decreto del Arco Minero; 8) rescisión de los contratos en el sector petrolero; y 9) moratoria al pago de la deuda externa.

Movilización popular 

“¡Nuestro país está a punto de entrar en terapia intensiva! Hambre, protestas, saqueos e intentos de saqueo son el pan nuestro de cada día. Ya van 641 protestas hasta mayo, 21 diarias, de las cuales 254 son saqueos e intentos de saqueo. La gente está llegando al borde de la desesperación”, señalan en un comunicado

Aseguran que la inflación es generada por el propio Gobierno que acuerda aumentar los precios con empresarios e imprime millones de billetes sin respaldo, disminuye la producción de las empresas estatales y mantiene un “grotesco diferencial cambiario para subsidiar a la burguesía, mientras devalúa la moneda”.

Las medidas recientes del Ejecutivo, se quejaron, específicamente la creación de los llamados Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), son consideradas insuficientes y discriminatorias: “Están carcomidas desde su inicio por la gangrena de la ineficiencia, la corrupción y la arbitrariedad más absoluta. Se agrega, además, la carencia de medicinas y la grave crisis de salud que nos coloca en un estado de total indefensión”.

Destacaron que la crisis lleva al pueblo a “en alguna medida, a oír los cantos de sirena de la MUD, que, aprovechando el desastre creado por el Gobierno y el capital, intenta pescar en río revuelto, y busca capitalizar el descontento popular que crece aceleradamente”

Aseguraron que confían en los poderes creadores del pueblo y la comunidades para la transformación revolucionaria y hacen un llamado “a todos los activistas populares de nuestras comunidades urbanas, a campesinos, a los activistas y luchadores obreros, a los indígenas, a los estudiantes y jóvenes luchadores comprometidos con el pueblo a reagruparnos en un gran frente de lucha, plenamente autónomo de las cúpulas del PSUV y de la MUD, que se movilice contra el paquetazo de ajuste que viene aplicando el sector privado y Gobierno, cocinado en el Consejo Nacional de Economía Productiva junto con Cisneros, Van Dan, Vollmer, la Asociación Bancaria, y otros connotados explotadores”.

Proponen nueve medidas urgentes que debería tomar el Ejecutivo:

  1. Plan de emergencia alimentaria y de salud que le garantice al pueblo los alimentos y las medicinas y que incluya la contraloría social mediante consejos populares elegidos democráticamente en comunidades y centros de trabajo, encargados de distribuir la comida y las medicinas sin la participación de militares corruptos ni de burócratas. Persecución sistemática al contrabando y a la especulación. Puesta en funcionamiento inmediata de corredores humanitarios entre Venezuela y los países que conforman los nuevos bloques de países de la región (Celac, Unasur, Alba, Petrocaribe).
  1. Recuperación del salario y del poder adquisitivo del pueblo trabajador. Proponemos un aumento general de salarios. Salario mínimo igual a la canasta básica, que se iguale cada 3 meses a la inflación;
  1. Defensa del empleo y el derecho al trabajo. ¡Que cesen los despidos en empresas públicas y privadas! ¡Reenganche inmediato de todos los despedidos injustificadamente!
  1. Contra la criminalización de la protesta y en defensa de las libertades democráticas. Derogación de leyes y reglamentos que restringen el derecho a huelga y a manifestar. Rechazo a la actuación de colectivos armados contra las manifestaciones populares. Condena a la detención arbitraria y a medidas judiciales en contra de camaradas obreros, campesinos y de nuestras comunidades populares, perseguidos por luchar por sus derechos, lo que constituye una práctica abusiva del poder;
  1. Contra la fuga de capitales y el desfalco a la Nación; proponemos una auditoría pública y ciudadana de todos los recursos entregados a empresas importadoras de maletín, así como su inmediata repatriación, con las consiguientes sanciones a las que haya lugar, contra los responsables de estos delitos contra el pueblo;
  1. Reforma agraria democrática. ¡Entrega de tierras a los campesinos pobres y apoyo técnico del Estado! Impulso a la agroindustria, así como a la mediana y pequeña agricultura, tanto urbana como rural;
  1. Contra la entrega de nuestros recursos naturales mediante el decreto sobre el Arco Minero del Orinoco y apoyo a la Plataforma por la Anulación del Decreto del Arco Minero, así como al recurso de anulación introducido ante el Tribunal Supremo de Justicia;
  1. Rescisión de los contratos de empresas mixtas en el sector petrolero. Petróleo 100% estatal sin empresas mixtas ni trasnacionales, gestionado directamente por los trabajadores, profesionales y técnicos de la industria petrolera;
  1. Moratoria al pago de la deuda externa. Proponemos que el dinero que se destina al pago de la deuda se invierta en la compra directa, por parte del Estado, de la comida, medicinas y demás insumos, y que se invierta en la industrialización y la agricultura a gran escala bajo control de los trabajadores.

Foto: Cristian Hernández


Participa en la conversación