Con la llegada de los niños apureños, Venezuela va por el récord Guinness de «la orquesta más grande del mundo»

Tocar , cantar y luchar no es un lema vacío del Sistema de Orquestas y Coros de Venezuela,  es la lucha de más de un millón de músicos, la mayoría niños de barrios pobres venezolanos, que encarnan la batalla diaria de todo un país que pese a sus graves dificultades enfrenta la vida con alegría en el corazón, música en el alma y verdadera pasión por una Venezuela mejor. En Apure, el SOCV es una esperanza para sus 12.000  músicos en sus siete municipios semirrurales, incluyendo las comunidades indígenas más apartadas del estado llanero. El sueño es alcanzar el récord Guinness de “la orquesta más grande con 12.000 músicos en escena” y para eso llegaron los apureños.

San Fernando. El Sistema de Orquestas y Coros  ya es la orquesta más grande del mundo y no por el más de un millón de músicos que la integran, sino porque ellos, la mayoría niños de barrios y sectores rurales, encarnan la lucha de los 29 millones de venezolanos restantes, dentro y fuera del país.

Nacida en un pequeño garaje de la mano del maestro José Antonio Abreu, llegó al estado Apure de la misma forma humilde, en un patio llanero sanfernandino y bajo la dirección del maestro Carmelo Araca, en 1975.

Transcurridos 46 años, el SOCV del maestro Abreu va por 1 millón 10 mil músicos en toda Venezuela entre niños, jóvenes y adultos, de los cuales 12 mil son apureños. El contrabajista Erick Martínez Olivo, entre muchos otros, es parte de la cosecha de la región llanera.

sistema de orquestas
Los jóvenes músicos apureños salieron el jueves a las 12:00 m y llegaron a Caracas a las 12 de la medianoche. Foto: Cortesía.

Martínez Olivo, hijo de padres trabajadores del sector público y de una familia del barrio El Tamarindo de San Fernando, la capital apureña, ingresó al SOCV Apure a los 10 años de edad, a los 14, a la Orquesta Juvenil Simón Bolívar de Caracas y por su talento, a los 19 años, es becado y posteriormente graduado en la Escuela Superior de Música Reina Sofía de España.

El miembro de la Fila de Contrabajos de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Caracas, con la que ha tocado en Europa y Asia. Ha sido uno de los estudiantes más destacados que ha pasado por esta academia, recibiendo de manos de la propia Reina Sofía, el diploma al alumno más sobresaliente del año 2018-2019.

Ya en 2015, el apureño había recibido la Mención Honorífica en la categoría de 15 a 18 años del concurso de la International Society of Bassists de Colorado, Estados Unidos.

Actualmente, el joven de 24 años de edad, vive en España donde imparte los famosos cursos “Cuerdas Virtuosas” para músicos de todo el mundo, en compañía del conocido violinista ruso y director del Madrid Festival Orchestra, Albert Skuratov y es miembro del Cuarteto de Contrabajos Bottesini de Unidad Editorial y del Grupo Stravinsky.

Apure en el récord Guinness

Los 252 músicos con sus respectivos profesores y directivos del Sistema de Orquestas y Coros del estado Apure, salieron de San Fernando, el jueves 11 de noviembre, a las 12 del medio día y llegaron a Caracas a las 12 de la noche para participar en el concierto en el Patio de Honor de la Academiia Militar en Caracas y batir el récord Guinnes.

Normalmente se gastan 6 horas en ese trayecto no mayor de 400 kilómetros, pero ellos se tardaron 12 horas porque los motores de los autobuses que los trasladaban se trancaron en carretera, al menos 8 veces, debido a la mala calidad del combustible.

Nada más saliendo de San Fernando, 15 kilómetros más adelante, en la población carretera de Guayabal, estado Guárico, se accidentó uno de los 7 autobuses de la gobernación de Apure, que los transportaba.

Cuando llegaron a la parada de Ortiz, todavía en Guárico y estaban estacionados y con niños dentro de la unidad, uno de los autobuses que los llevaba, fue chocado por un camión, afortunadamente, nadie resultó herido.

“El estrés no podía ser mayor en el autobús número 4, que sin llegar a recorrer los primeros 200 kilómetros ya se había accidentado tres veces, bajo el brillante sol llanero y sus característicos 40 grados de temperatura, sin aire acondicionado que los aliviara.

sistema de orquestas
El núcelo de Apure del SOCV solictó ayuda a autoridades y empresas privadas para conseguir combustible y lograr la logísitica de traer a los niños y adolescentes a la capital. Foto: Cortesía.

Antes de caer la tarde, al jeep del comandante de la ZODI Apure, que con otros efectivos militares escoltaban y protegían a los músicos de la conocida inseguridad vial de las carreteras venezolanas, se le levantó el capó y le partió el parabrisas, afortunadamente, este percance tampoco dejó lesionados.

Ya en Villa de Cura, entrada del estado Aragua, otra parada obligada a las 7:00 p.m. de la noche. Más adelante, antes de la bajada de Tazón, otro plantón más, por casi una hora, mientras se esperaban a 3 unidades más que quedaron rezagadas de la caravana, también por la baja calidad del gasoil.

Llegaron a Caracas pasadas las 12 de la noche y entre comer y distribuir a los niños de 40 en 40 por hotel, les amaneció. Este viernes y sábado, apenas si han descansado. La disciplina se impone por los ensayos y no hay problema, esa es la costumbre, un ensayo diario en el SOCV, no dura menos de medio día.

Antes de estas 12 horas, ya tenían 6 horas de viaje los niños de Guasdualito, en la frontera de Apure, 3 horas los de Mantecal y 1 hora los de Achaguas, San Juan de Payara y San Rafael de Atamaica, que viajaron desde sus comunidades hasta San Fernando para reunierse con el resto de sus compañeros y viajar a Caracas.

Previamente, para que los niños pudieran trasladarse del interior del estado hasta la capital apureña, ya las autoridades del sistema de Apure habían librado una batalla, mediante rueda de prensa para pedir ayuda a las autoridades y empresas privadas con el combustible y la logística para su movilización.

Así es el día a día en Venezuela, pero no hay cansancio, ni fatiga por la dificultad, lo que hay es un compromiso, un Record Guines que ganar, el SOCV, como siempre, tiene que tocar, cantar y luchar.

Lea también:


Participa en la conversación