Con todo y pandemia el chavismo avanza en su proyecto comunal en Caracas

Las organizaciones de base del PSUV se siguen reuniendo en las comunidades de Caracas para avanzar en la aplicación de los proyectos de leyes comunales que todavía no han sido aprobados por la AN.

Caracas. Ni el avance de la pandemia, ni la cuarentena radical detienen los esfuerzos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) por poner en práctica el “estado comunal” en Caracas. A pesar de que la Ley de Ciudades Comunales solo ha sido aprobada en primera discusión en la Asamblea Nacional (AN) –cuestionada por parte de la oposición y decenas de países democráticos– las organizaciones de base del partido ya empiezan a moverse para tener todo listo para cuando la norma sea firmada por Nicolás Maduro.

Saúl Morales, líder vecinal de la parroquia 23 de Enero, aseguró que en esa zona ya todo está “cuadrado” para cuando se sancionen las leyes relacionadas con las comunas. “Ya ellos designaron a los parlamentarios de los consejos comunales para el parlamento comunal. Son tres por cada consejo comunal, tres del PSUV. Hay trabajadores de la alcaldía, hay trabajadores de los ministerios, que forman parte del parlamento comunal”, señala.

Morales considera que esto es parte de un plan “montado” por el Gobierno para sustituir a las gobernaciones y las alcaldías. “Ya tienen todos los consejos comunales, el parlamento comunal, la comuna, la ciudad comunal, todo eso está estructurado. Nada más falta que la AN firme eso y listo. Las alcaldías, las gobernaciones y todo eso va a volar. Yo no sé qué es lo que vamos a elegir en octubre”.

Lee también
38 aspirantes superaron segunda fase de entrevistas del Comité de Postulaciones

El dirigente también señala que a quienes no apoyan al Gobierno se les ponen trabas para conformar los consejos comunales en las parroquias. Asegura que algunas de estas estructuras son controladas “directamente” por los llamados “colectivos” del 23 de Enero.

“Los tienen como grupos de represión y control a la comunidad, con el carnet de la Patria, las bolsas de comida que se las dan a los que ellos consideran y ellos seleccionan. No hay un paso de los vecinos que los consejos comunales no sepan”.

Complicaciones por la COVID-19

Francisco Moya, quien forma parte de un consejo comunal en Santa Rosalía, señaló que en esa parroquia también se empezaron a hacer reuniones con miras a la aprobación de la Ley de las Ciudades Comunales. “Nosotros no estamos de acuerdo con ese sistema de gobierno, que no está establecido en la Constitución y no hemos firmado en esas reuniones  en las que se dan ese tipo de planteamientos”.

Señaló que hubo una reunión en la que ya se está planificando la creación de una comuna en la zona y se debate el nombre que tendría. Las ciudades comunales estarán integradas  por agrupaciones de comunas.

Somos 32 voceros y solo fueron 12 y dos eran suplentes. No tienen mayoría para aprobar eso. Están haciendo eso de manera ilegal. Están convocando reuniones, pero no tiene aceptación”.

Indicó que el aumento de los casos de la COVID-19 también ha mermado las convocatorias en los últimos días. “Se planteó convocar a esas reuniones luego y las personas de los consejos comunales no asistieron. En otro caso fue peor, tuvieron que suspenderla porque mucha gente estaba reacia, hay algunos dentro del mismo Polo Patriótico que no están de acuerdo con eso. Si no han cumplido con los consejos comunales, menos van a cumplir con las comunas”.

Lee también
 José “Chegoyo” Ochoa: La oposición no piensa en la organización de base en las comunidades
En Catia el avance es menor

El dirigente comunitario de Catia, Ángel Cacique, indicó que en el caso de esa zona el avance del proyecto comunal ha sido menor debido a la pandemia y la crisis económica del país.

Empezaron a meter muchos recursos en Catia, en la zona de la carretera vieja Caracas-La Guaira, también por San Isidro, con el argumento del parlamento comunal, de las ciudades comunales, etc. En Ciudad Caribia hicieron un esfuerzo importante para intentar eso y todo lo frustró la pandemia”, señaló.

Señaló, sin embargo, que las organizaciones de base del chavismo se han seguido reuniendo, pese a la “cuarentena radical” decretada por el Gobierno. “En el caso de Altavista, los más contaminados con la COVID-19 son los chavistas porque viven haciendo reuniones permanentes, lo mismo que los evangélicos”.

Confirmó lo dicho por Morales sobre la parroquia 23 de Enero. “Ahí sí vi funcionando eso de las ciudades comunales. Tienen más control operativo de las cosas. Como controlan la alimentación. Todos los productos de los mercados que existen en estas zonas los controlan desde ahí, tiene recursos y eso les permite hacer esas cosas”.

Foto: Ivanna Laura Ordóñez


Participa en la conversación