El Sur del Lago del estado Zulia tiene dos meses bajo el agua y está en riesgo de desaparecer

Sur del Lago

Productores agropecuarios de la zona se reunieron con una comisión especial del Gobierno nacional, quienes informaron que no cuentan con los recursos para reparar la ruptura del muro de contención. Las asociaciones de ganaderos alertan que las fallas en la producción de carne, leche y queso comenzarán a sentirse en el territorio nacional.

Maracaibo. Han pasado dos meses desde que la crecida del río Zulia rompió 70 metros del muro de contención, a la altura del kilómetro 43 de la carretera nacional El Guayabo-Encontrados del municipio Catatumbo, al Sur del Lago del estado Zulia. Hoy, el boquete por donde el rio desvió su cauce, es de 100 metros aproximadamente y cada vez que sube la corriente por las lluvias en la cabecera de los ríos de Colombia y Táchira, el agua sigue rompiendo la debilitada estructura por ambas puntas.

La tragedia que se ha prolongado, parece no tener solución a corto plazo, pues el pasado fin de semana, los agricultores y ganaderos afectados tuvieron una reunión con una comisión presidencial, que después de escuchar su solicitud informaron que el gobierno de Nicolás Maduro no tiene recursos para una obra de esta envergadura. El presupuesto para corregir la ruptura ronda los dos millones de dólares.

Justo Carpio, Presidente de la Asociación de Ganaderos y Agricultores del Municipio Catatumbo (Agade) dijo: «Yo estuve en la reunión con la comisión que envió el ministro Ceballos, ellos manifestaron que el gobierno no tiene recursos, pero se comprometieron a enviar una tubería que se necesita para hacer una escollera y desviar el río al nuevo canal, debería ser esta semana, estamos esperando», dijo Carpio.

 70% del Sur del Lago sigue bajo el agua con pérdidas incalculables en ganadería, producción de leche, queso, plátano, palma aceitera y yuca. Las carreteras desaparecieron y la única forma de moverse es en caballo, tractores o una lancha que traslada habitantes a seis poblados diferentes. Además, continúa la alerta ante las condiciones climáticas.

Mayté Cano, productora agropecuaria del municipio Catatumbo dijo a Crónica.Uno que desde el primer momento las asociaciones de ganaderos unieron esfuerzos para movilizar hasta la zona afectada un lote de maquinaria y así iniciar trabajos de reparación, debido al silencio gubernamental.

No hemos tenido una ayuda contundente del gobierno nacional, aquí la emergencia no ha pasado, tenemos dos meses igual o peor que el día de la tragedia», refirió.

Una obra impagable

Rogelio Urdaneta, productor agropecuario, ha seguido muy de cerca los trabajos en el kilómetro 43, dijo que aunque su unidad de producción no resultó afectada esta vez, es consciente de que si no se hacen los trabajos correctivos sus tierras quedarán bajo el agua este año.

La asociación de ganaderos de El Guayabo había comenzado unas reparaciones en esa zona, pero con las lluvias no dio tiempo a culminar y el dique se partió, viendo la situación, unimos fuerza y decidimos terminar el aliviadero del río ampliándolo de ancho, boca y profundidad, ese trabajo lo terminamos este fin de semana», dijo.

El productor agropecuario explicó que debido a que el río cambió su cauce, ahora deben obligarlo tapando el boquete en su curva natural. Para hacer ese trabajo se necesitan 320 láminas de tablestacado, cotizadas en 1.113.600 dólares aproximadamente.

«Estamos hablando de una obra de magnitud gubernamental, por eso le exigimos al gobierno que ponga el material, si lo tenemos, nosotros podemos seguir trabajando. Nos estamos organizando para hacer una subasta ganadera el día 13 de julio para recaudar fondos y seguir con la obra, dando chance a que el gobierno se ponga la mano en el pecho y nos de lo necesario, porque no le quieren dar la concesión a Dragasur», señaló.

Urdaneta enfatizó que además de las láminas necesitan tornillos, tubos de soporte de cada lámina y sacos big bag de una tonelada y media de concreto para sostener la presión del agua interna. «Es una obra impagable para nosotros, necesitamos ayuda».

Sur del Lago
El 70% del Sur del Lago del estado Zulia sigue bajo el agua poniendo en peligro las unidades de producción/Cortesía

Hasta el momento, el gobierno nacional solo ha aportado 14.500 litros de combustible para maquinaria, de los cuales 6.000 ya se usaron y cuatro militares que vigilan la zona afectada, según informó Urdaneta, por eso pretenden usar el dinero que se recoja en la subasta para la manutención de las máquinas que siguen trabajando por su cuenta para aliviar el agua que entra a las comunidades.

Consecuencias devastadoras

El muro de contención de la zona costera del occidente comienza en la población de Orope, del estado Táchira, y termina en el sector Caña Dulce del municipio Catatumbo del estado Zulia, con una extensión de 147 kilómetros originalmente, pero que a través de los años, los productores zulianos han ampliado al menos 20 kilómetros más de su tramo.

Una obra culminada en el año 1975 por el gobierno de Carlos Andrés Pérez y que quedó bajo la vigilancia del antiguo Ministerio de Obras Públicas.

Se estima que desde el año 1985 la obra dejó de recibir mantenimiento y vigilancia. En 1998 varios tramos comenzaron a presentar averías, por lo que los ganaderos de la zona asumieron las reparaciones hasta la actualidad.

Esta falta de mantenimiento, aunado a la crisis venezolana, que ha disminuido los recursos económicos en esta zona del país, ha ocasionado el deterioro de la estructura que hoy presenta 12 fallas, lo que quiere decir que cerrar el boquete en el kilómetro 43 no garantiza una solución, pues la presión del agua puede reventar el muro en otro tramo.

Más adelante, a escasos tres kilómetros, tenemos el caserío el Gallinazo del kilómetro 40, una falla que está latente y que apenas entre la presión del agua va a volver a partir. Esa población puede desaparecer, por eso es vital reparar todas las fallas a lo largo del muro», dijo el productor agropecuario.

No hay avances

El número de hectáreas afectadas ya alcanza las 130 mil, debido a que el río Zulia con un cajón de 300 mil mililitros de agua por segundo, se reencausó hacia el Caño Caimán que apenas tiene capacidad para 100 mil mililitros de agua por segundo. Mayté Cano dijo que esto ocasionó que se triplicara la cantidad de agua que puede soportar el caño.

Esta semana la gobernación del Zulia en conjunto con los productores agropecuarios iniciaron trabajos de destaponamiento de 2.2 kilómetros de Caño Caimán. «Hemos visto que el agua ha bajado un poco, pero seguimos teniendo un metro y medio de agua dentro de nuestras unidades de producción y casas», refirió Cano.

70% de las unidades de producción afectadas son propiedad de mujeres, quienes han conformado un comité de afectadas por la ruptura del muro y en función a eso han venido haciendo actividades de protesta.

Se conoció que el dragado de Caño Caimán, a cargo del Instituto Nacional de Canalizaciones, está paralizado debido a que no se ha podido armar la maquinaria, porque hacen falta 800 tornillos que cuestan 16 mil dólares.

Sur del Lago
Las asociaciones de ganaderos siguen sin cifras exactas de pérdidas de ganado hasta la fecha, aseguran que la emergencia está vigente/ Cortesía

«A penas logramos entrar a la comisión técnica y vamos a poder tener información de primera mano, pero el gobierno admitió que no cuentan con el recurso económico suficiente para abordar esa obra con la contundencia que requiere. Si la obra no se hace, en octubre vamos a tener tres metros de agua porque el suelo está colapsado», dijo.

Crisis del sur del lago la sentirá todo el país

Justo Carpio, presidente de Agade, advirtió: «La afectación que tenemos a nivel de producción es enorme y eso lo van a comenzar a sentir a nivel nacional pronto porque el Sur del Lago garantiza al país el 50% de la seguridad alimentaria, esto va a repercutir mucho en la economía nacional, ahí es donde no comparto las ideas del gobierno, porque si saben lo que viene, tienen que meter la mano para que las cosas no lleguen a mayor».

En cuanto a la carne, Carpio refirió que es prematuro tener cifras de pérdidas porque la emergencia está vigente.

Los animales que han muerto no se han contabilizado, pero los ha habido. Después de esto habrá una peste, porque el pasto está podrido, hay peces muertos en los potreros y eso acarrea enfermedades, infecciones para animales y habitantes», advirtió.

En zonas como Valderrama y Los Gavilanes la fuerza del agua socavó 400 metros de muro, lo que pone en riesgo a las unidades de producción y comunidades de Santa Bárbara del Zulia, Santa Cruz y San Carlos. “Si se desborda el río en esa zona, sería la catástrofe final para el Sur del Lago”, dijo Carpio.

En el caso de la leche, Mayté Cano dijo que la merma es de 45% debido a que la mayoría de los animales tuvieron que ser trasladados a zonas secas o menos inundadas. “Los animales se estresan por el traslado, además, hubo muchas vacas enfermas con viruela e infecciones en las patas. Otros animales se dejaron a la leche, es decir que uno deja de percibir ingresos por la producción a cambio de que las mantengan en zonas seguras, pero hoy esas vacas están flacas”.

Debido a la situación, el precio de la leche bajó. Hace dos meses un litro a puerta de corral se pagaba a 1700 pesos, ahora cuesta 1500 pesos.  En el caso de la leche fría, se cotizaba en 1900 pesos, hoy cuesta 1600. Los pronósticos para los próximos meses no son favorables, apunta Cano, pues el incremento ya se siente en el precio del queso que a puerta de corral puede llegar a costar hasta tres dólares.

El llamado es al Gobierno nacional para que asigne a la velocidad que la emergencia requiere el dinero para cerrar el boquete, si eso no se da, vamos a estar peor porque ni que vendamos todos los animales logramos conseguir el dinero que cuesta la obra, esto es una emergencia nacional causada por la naturaleza que debe ser atendida por el Gobierno nacional», concluyó la productora.

El ingeniero Nelson Urdaneta, Presidente de la Asociación Regional de Ganaderos y Agricultores de El Guayabo (Argag) coincide en que el desabastecimiento de carne se sentirá en los próximos días.

«Los productores tuvieron que sacrificar sus animales antes de tiempo, lo que significa que la producción que estaba prevista estuviera en el mercado en tres o cinco meses, ya no va a estar, Habrá un déficit en la producción de todos nuestros rubros como carne, leche, plátano y queso2, dijo.

Explicó que otra parte del ganado que fue sacrificado estaba destinado a la producción láctea, pero debido a que muchos productores no consiguieron donde llevar sus animales para salvarlos de la inundación, se vieron obligados a enviarlos al matadero. «Tengo información de un solo productor que tuvo que enviar 100 vacas y siete toros a sacrificio, además, se le murieron 100 ovinos. Por eso los productores están desesperados, siguen con el agua en la cintura y nuestra fuente de ingresos está en la tierra, esto nos cambió la vida».


Participa en la conversación