Emprendedores instalados en espacios públicos de La Guaira rechazan aumento costo de sus alquileres

cinta costera

Los emprendedores, asentados en espacios públicos del Litoral Central, no fueron consultados en torno a las recientes alzas de los alquileres de uso comercial. Los afectados buscan un encuentro institucional con el presidente de Inesguaira, Saúd González, para lograr una rebaja en las tarifas de arrendamiento.

La Guaira. Pequeños comerciantes y emprendedores del Litoral Central, en especial de la cinta costera de La Guaira, denunciaron lo que calificaron como aumentos «desconsiderados y abusivos» en los alquileres mensuales de sus espacios, administrados por la gobernación.

Los reclamos de los afectados no solo se circunscriben a los mercados comunitarios de Naiguatá y Cacique Maiquetía, sino que se extienden hasta el boulevard de la cinta costera de La Guaira, cuya caminería de 3,8 kilómetros, atrae a cientos de lugareños y turistas de Caracas por sus ofertas gastronómicas y espectáculos musicales.

Esta situación será expuesta en los próximos días ante el Consejo Legislativo por el diputado Roger Cedeño (MAS). En esa instancia parlamentaria, se prevé que la mayoría chavista (5 de los 7 diputados) niegue la evaluación del tema.

No importa que ellos (los legisladores del PSUV) tengan mayoría; hay que dar el debate y llamarles a la conciencia, porque es una barbaridad que en la cinta costera, que venden como el mejor espacio turístico de Vargas, hayan subido 385% el canon de arrendamiento», explicó Cedeño.

En un recorrido por los locales comerciales de la cinta costera de La Guaira, se constató que el incremento realizado por el Instituto de Empresas Socialistas de La Guaira (Inesguaira) se elevó de 70 dólares americanos (Bs 392) a 270 (Bs 1.512).

El malestar entre los concesionarios creció aún más, cuando se exigió la nueva cuota a partir del mes de julio, so pena de adicionar 10% por concepto de intereses de mora.

Dicho tarifario se asume como una contradicción de la propaganda oficial que promueve al turismo, como actividad fundamental del desarrollo de esta región, donde hay 170 kilómetros de costa marina, 23 ríos principales y 60 quebradas o cascadas de agua, en medio de una cadena montañosa devenida del Parque Nacional El Ávila.

Aquí parece que los únicos negocios que van a prosperar son los de ellos, los de Terán (José Alejandro, el gobernador) y Suárez (José Manuel, el alcalde del municipio Vargas)”, dijo uno de los emprendedores que conversó con Crónica.Uno bajo la condición de reservar su identidad.

«Esos pequeños comerciantes de la cinta costera no producen lo suficiente para pagar ese exabrupto. No olvidemos que deben cancelar también otros impuestos a la municipalidad, luz, agua y aseo», sostuvo Cedeño, quien es secretario general del partido naranja en la entidad federal.

Para no pocos de estos emprendedores, la renta propuesta es superior a la de un establecimiento de un centro recreativo en Maiquetía, la zona comercial de mayor importancia en la región.

Es una locura lo que pretenden cobrar, sobre todo porque son espacios públicos. Nos están ahorcando”, afirmó María del Mar Romero, que vende golosinas y helados en el referido boulevard, ubicado entre los sectores de Punta de Mulatos (La Guaira) y Álamo (Macuto).

Otros temen que cuando en el mes de agosto quede instalada la rueda de la fortuna (la noria próxima al estadio de béisbol Forum La Guaira), vuelvan a incrementar los alquileres.

«Eso puede pasar, aquí vamos un paso adelante y al mismo tiempo, retrocedemos dos«, comentó Juan Ramón Ramírez, quien tiene dudas de que su «carrito de perros» (food truck) pueda sobrevivir a las sucesivas alzas impositivas y de arrendamientos.

 «Se volvieron locos»

El aumento de alquileres también ha perjudicado en los mercados comunitarios de Naiguatá y Cacique Maiquetía, en los que encargados de los locales procuran fórmulas de entendimiento con las autoridades de la gobernación.

En ambos lugares, cada concesionario pagaba $30 (Bs 138) de arrendamiento y $20 (Bs 92) de condominio, pero ya fueron notificados que en el venidero mes de julio esas cantidades alcanzarán $60 (Bs 276) y $40 (Bs 184), respectivamente.

«Es imposible pagar el doble de un solo golpe, se volvieron locos», señaló Wilder Moreno desde el mercado de Naiguatá, poblado que por estos días se prepara para las fiestas en honor a San Juan Bautista.

En medio de la problemática, un grupo de emprendedores litoralenses gestiona una reunión institucional con el presidente de Inesguaira, Saúd González, a objeto de reducir los costos de los alquileres de uso comercial.


Participa en la conversación