Acción pura. Extraction es una película con la suficiente dosis de tensión para no defraudar, adrenalina en casi dos horas con persecuciones, enfrentamientos, peleas, traiciones y tramas de corrupción.

El filme es protagonizado por Chris Hemsworth, quien interpreta a Tyler Rake, un ex combatiente de guerra que ahora se gana la vida como mercenario. Disfruta de las lejanías de Australia cuando recibe un encargo: rescatar a hijo de un narcotraficante que fue secuestrado por un mafioso rival.

La paga es generosa y, bueno, también hay quienes no quieren rehuir de ese tipo de desafíos. El peligro atrae, porque también es un escape para un pasado que atormenta.

Extraction cumple su función en todo lo que respecta a la acción que promete desde el tráiler. Hemsworth es preciso en su papel de exsoldado atormentado cuyo proceder se cuestiona al trastocarse el plan.

Si bien la misión es peligrosa desde el principio, cuando todo parecía ser exitoso, hay quienes faltan a la palabra y se desmorona la confianza de un equipo que tenía todo calculado.

La trama se vuelve un camino minado para salir de un país en el que las autoridades están vinculadas con la mafia, y un narcotraficante ordena sin problemas cerrar una ciudad y usar las fuerzas del Estado para no perder al muchacho y, por ende, ser humillado.

La relación que logra el mercenario con el rescatado es otro soporte del filme, más allá de cada bien lograda escena de acción, tensión y las secuencias que sumergen al espectador en cada rincón de una ciudad exasperante.

El joven Ovi Mahajan (Rudhraksh Jaiswal) sabe muy bien a qué se dedica su padre, y la extracción es un momento para confesar las aversiones y hastíos en la convivencia familiar con un mafioso con el que cena cada noche, más allá de toda la opulencia en la que vive producto de las fechorías de su progenitor.

Lee también
Wonder, la película sobre el niño que encuentra su planeta

Extraction

Ahora bien, más allá de esos momentos íntimos entre este peculiar héroe del rescate y rescatado, los vínculos sugeridos con otros personajes son solo decorativos en una historia que no necesita afectos que se pueden intuir, pero que resultan inútiles en el metraje, y redundantes además, para giros innecesarios o muy obvios.

Este largometraje, uno de los más vistos en Netflix en estos días, es una buena dosis para aquel que busque la tirantez de estas obras, incluso es probable que supere las expectativas de cualquier escéptico que piense que verá una película de acción más.

Hay que reconocer que su final sugiere una complacencia en ese guiño demagógico de apenas segundos justo antes de los créditos, cuando se subraya ese mensaje que también, más allá de disparos y escapes, quiere llevar Extraction: que lo peor no es caer en el río, sino mantenerse sumergido.

Vale recordar que más allá de la historia en pantalla, hay otra que es digna de mencionar. El director de la película es Sam Hargrave, quien fue el doble de Chris Evans en escenas de acción de filmes de Marvel. En esos días de rodaje conoció a Chris Hemsworth, el famoso Thor, quien además de protagonista es uno de los productores de Extraction, con guion escrito por Joe Russo, basado en la novela gráfica Ciudad.

Esta película de acción, que tiene heridas que no son mortales, resulta una opción para estos días de ansiada dispersión, y de rememorar esos clásicos de este tipo de obras, de las que tanto se ha visto en pantalla.

Lee también
Un documental hace una radiografía del crimen organizado en NY

Extraction

Lea también:

Películas venezolanas para ver en Internet


Participa en la conversación