Más largometrajes nacionales están disponibles en la web para ver durante la cuarentena. Béisbol, magia, fabricación de barcos y los Andes son algunos de los temas de estas obras.

Caracas. Una mirada a zonas recónditas de los Andes, una indagación a los orígenes del béisbol en el país, un homenaje a la carpintería de ribera en las costas orientales, una lección sobre la vida y una introspección de la soledad y el amor son los temas de las películas venezolanas disponibles en Internet.

Desde que comenzó la cuarentena, cineastas venezolanos han puesto a disposición del público varios de sus filmes para ver en casa durante estos días de distanciamiento social. En esta última entrega de esta serie, recomendamos obras que sirven de opción para conocer más de la cinematografía nacional.

Películas venezolanas
Una película sobre costumbres de una zona que parece mágica y misteriosa

El misterio de las lagunas, fragmentos andinos (2011), de Atahualpa Lichy. Andes adentro, el cineasta muestra cómo es la vida en pueblos remotos de una región de Venezuela de la que apenas se conoce lo que el turismo ofrece. Pero más allá de los parajes frecuentados, hay rutinas y costumbres que resultan muy distantes a lo que el ciudadano común tiene por habitual. El misticismo alrededor de las lagunas, deidades inadvertidas, la muerte, leyendas, religión y la rutina de la faena son algunos de los temas desarrollados en esta película venezolana de no ficción. Un registro respetuoso, ameno y profundo de la intimidad de un grupo de habitantes y su cultura. Un lugar que por momentos parece irreal, en medio de la belleza.

Atahualpa Lichy: “Estos pueblos perdidos entre montañas se han mantenido aislados hasta hace pocos años, lo que les ha permitido mantener intactas sus tradiciones y un modo de vivir que hemos olvidado. Sus pobladores, algunos de ellos centenarios, tanto mujeres como hombres se mantienen activos y hacen gala de un fino sentido del humor y de poesía. Tienen una relación extraña y cotidiana con la muerte. A través de ellos, tendremos una lección de vida. Ellos nos contarán y cantarán sus historias. La música y las canciones serán el hilo narrativo de la película que nos revelarán una conciencia colectiva y las características de su cultura”.

La película se puede ver en este link (Hasta mediados de mayo)

Lee también
La cultura venezolana, entre abusos, investigaciones y manejo de crisis
Películas venezolanas
Emilio Lovera es la voz conductora de un documental sobre la carpintería de ribera

Érase una vez un barco (2011), de Alfredo Anzola. Con Emilio Lovera como voz conductora, este documental venezolano se adentra en la labor de la construcción de barcos en las costas orientales del país. Sí, embarcaciones hechas de forma tradicional, cuyas técnicas son traspasadas de generación en generación. Un filme que muestra el respeto y la admiración por un oficio artesanal. Muestra todo un proceso detallado y meticuloso para llevar a cabo una empresa laboriosa, pero importante para surcar el mar con distintos objetivos. Los carpinteros de la costa, los hacedores para el mar. Ameno testimonio de personajes anónimos, pero imprescindibles para un sector fundamental muchas veces inadvertido. Barcos de diversos tamaños y usos, hechos a mano, sin planos, sin cálculos.

Alfredo Anzola: “Responde a muchos caminos distintos en mi cabeza. Uno es que mi queridísimo amigo Alberto Vera, que murió hace mucho tiempo, me dijo una vez que yo tenía que hacer una película sobre los carpinteros de ribera. Consideraba que era un arte que iba a desaparecer. Por otro lado, a mi papá siempre le gustó la carpintería, un oficio que siempre estuvo a mi alrededor. Y también me encanta la navegación. Entonces decidí hacer esta película, sobre barcos hechos a pepa de ojo, maravillosos”.

La película se puede ver en este link

Películas venezolanas
Un documental con datos y anécdotas de uno de los deportes más populares del país

Venezuela al bate. Orígenes de nuestro béisbol 1895 – 1945 (2002), de Carlos Oteyza. Documental venezolano que indaga en los comienzos del juego de pelota en el país. El espectador quizá vea cuestionado su conocimiento sobre cómo inició esta disciplina en nuestras tierras. Además, verá cómo se formaron los primeros equipos, el contexto en el que se desarrollaron, las rivalidades entre conjuntos ahora extintos, e incluso las relaciones entre el poder de entonces y el deporte.

Carlos Oteyza: “Disfruté mucho haciendo este documental. No tenía claro cuándo se había iniciado el juego de pelota aquí. Decían que era por el petróleo. Así que adentrarme en esa confusa historia y conocer a los héroes del año 1941, aún vivos en aquel momento, fue in inmenso goce. Una película llena de datos y afectos”.

La película se puede ver en este link

Lee también
La cultura venezolana, entre abusos, investigaciones y manejo de crisis
Películas venezolanas
La magia como medio para el reencuentro y la unión

Dos de trébol (2015), de Orlando Rosales y Jessica Wenzelmann. Una película venezolana contada en buena parte desde la perspectiva de un niño. Juan (Rosmel Bustamante) es un estudiante de secundaria que conoce a Horacio (Gavo Figueira), un mago, que pasa por un momento difícil de su vida cuando le dicen que puede perder la vista. Una trama familiar, en la que madre e hijo buscan reencontrarse, mientras una abuela configura un plan determinante en la historia. Elba Escobar y Daniela Bascopé son piezas clave en el elenco de un filme que busca mezclar lo mágico en la resolución de problemas que puede resultar cotidianos.

Orlando Rosales: «La magia está en todas partes, en cada uno de nosotros, lo que pasa es que hemos perdido la conexión con la magia y entonces pasan cosas terribles. Hay que recuperar la conexión con la magia. Lo extraordinario puede estar en la cotidianidad y tocar a cualquier persona… La magia de Dos de trébol”.

La película se puede ver en este link

Películas venezolanas
La fotografía es uno de los atractivos del cortometraje de Adrián Geyer

Tisure (2015), de Adrián Geyer. Cortometraje venezolano ambientado en esos lugares en los que transcurrió la vida de Juan Félix Sánchez. Una pareja vive en unos parajes lejanos de toda modernidad. En medio de la soledad, la tragedia va cobrando forma y trastoca la armonía que en principio se ve en esta trama. Un amor que ve afectada su dinámica. Este filme forma parte de Proyecto JFS, que busca rescatar la memoria del artista merideño. A finales de 2019, Adrián Geyer estrenó el documental Juan, un registro de la vida y legado de este creador.

Lee también
La cultura venezolana, entre abusos, investigaciones y manejo de crisis

La película se puede ver en este link

Lea también
  • Películas venezolanas para ver en Internet. Parte I
  • Películas venezolanas para ver en Internet. Parte II
  • Películas venezolanas para ver en Internet. Parte III
  • Películas venezolanas para ver en Internet. Parte IV
  • Películas venezolanas para ver en Internet. Parte V

Participa en la conversación