A partir del 31 de mayo de 2019, la ordenanza de impuesto N.° 4443-C de la Sumat señala que las actividades económicas relacionadas con el licor, el tabaco y los juegos de azar tienen la obligación de pagar las tasas de impuestos municipales anclados al petro (entre 4 y 10 petros), seguido de restaurantes y/o hoteles (entre 2 y 9 petros), actividades bancarias, telecomunicaciones y la industria de madera.

Caracas. Cada día un gremio empresarial se suma a las advertencias sobre la promulgación y ejecución de un grupo de ordenanzas emanadas de la Superintendencia Municipal de Administración Tributaria (Sumat) que imponen el pago de impuestos anclados al petro a la actividad económica en la jurisdicción del municipio Libertador del Distrito Capital. 

Conindustria, Fedecáramas, la Asociación de Trabajadores Emprendedores y Microempresarios (Atraem), el Frente Nacional de Trabajadores No Dependientes, el Frente en Defensa del Norte de Caracas, la Asamblea de Ciudadanos de Candelaria y Asociación de Expendedores de Licores del Área Metropolitana de Caracas (Calicor Metropolitana) advierten que desde la promulgación de los instrumentos se acumulan deudas de junio y julio que no hacen sino incrementar la desaparición de empresas en el país. 

A partir del 31 de mayo de 2019, la “Ordenanza de impuesto sobre actividades económicas de industria, comercio, servicios o de índole similar” N.° 4443-C de la Sumat señala que las actividades económicas relacionadas con el licor, el tabaco y los juegos de azar son de los sectores con la obligación de pagar las tasas más altas de impuestos anclados al Petro (entre 4 y 10 Petros), seguido de restaurantes y/o hoteles (entre 2 y 9 petros), actividades bancarias, telecomunicaciones y la industria de madera. Las multas también están ancladas al valor del petro, entre 5 y 50 unidades.

De este modo, las reformas parciales de las ordenanzas 4433-A y 4443-B aprobadas en la misma fecha también establecen el pago de los impuestos anclados al petro en materia de juegos, apuestas ilícitas y autorizaciones para el expendio de bebidas alcohólicas. 

Por ejemplo, una panadería se vería obligada a pagar la astronómica suma de 5 millones de bolívares mensuales debido a que los impuestos son acumulativos según los tipos de actividad comercial.

En un comunicado de Conindustria se señala que esta medida no considera la posición de los comerciantes, los cuales enfrentan la crisis económica y “aun cuando las empresas estuviesen operando al 100 % de su capacidad, estos tributos siguen siendo confiscatorios y abusivos, afectando, indefectiblemente, no solo a los empresarios sino a los consumidores”.

El texto sostiene que estas medidas impactan aún más el flujo de caja de las empresas, condenándolas a un cierre técnico en menor tiempo del que reflejan los estudios de la empresa (en una encuesta de Conindustria, 53 % señala que permanecerá entre 6 a 12 meses más en operaciones). «Ello dejaría sin una de las principales fuentes de generación de empleo productivo a cientos de miles de ciudadanos”.

El anclaje del impuesto al valor del petro es una “dolarización disfrazada”

El petro es una unidad de cuenta que entró en circulación en 2018 como el equivalente al precio de un barril de crudo venezolano —calculado en 60 dólares—, sin embargo, el Banco Central de Venezuela lo fijó en 80.000 bolívares. Esta moneda virtual es promovida por el gobierno de Nicolás Maduro y está diseñada como “una herramienta de intercambio financiero a nivel macro, meso y microeconómico que permite la movilidad de recursos en cualquier nivel”. 

Frente a esto, Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas y de la Asamblea de Ciudadanos de Candelaria, señala que el pago en petros es una medida de dolarización disfrazada a la que muchos comerciantes no son capaces de responder. Calculan que el cambio del pago entre la unidad tributaria y el petro impuso un aumento de 16.000 %.

Así, con la participación de más de 100 actores del sector, este lunes se realizó una Asamblea extraordinaria en la Cámara de Comercio de Caracas en donde se firmó un manifiesto con dos premisas fundamentales: se exigirá la nulidad de las ordenanzas antes mencionadas y se realizará una concentración para el próximo 12 de agosto a las puertas del Concejo Municipal Libertador y la propia Alcaldía de Caracas. Allí se entregarán las firmas, alegando que dicho aumento no fue consultado ni considerado con los comerciantes.

Por su parte, Edith Rangel, vocera del Frente de Trabajadores No Dependientes, advierte que el pago de impuestos anclados al petro va en contra de los acuerdos que Venezuela suscribió con la OIT (Organización Internacional del Trabajo) en el año 2015 para la transición de la economía informal a la formal, que establecía, entre otras medidas, «bajar los impuestos para que los trabajadores no dependientes y la economía informal se fueran transformando a la economía formal para desarrollar el país”. 

Y sobre este punto coincide con Conindustria, pues se considera que esta medida “contribuye con la evasión fiscal, y la presencia en el mercado de productos sin los debidos controles sanitarios y de calidad, lo que implica riesgos para el consumidor”.

Lee también
Industriales rechazan “ley antibloqueo” por propiciar operaciones sin transparencia

Participa en la conversación