Delincuentes y extorsionadores “tomaron” puente Internacional Simón Bolívar ante indiferencia de las autoridades 

frontera

Viajeros que buscan cruzar la frontera colombo-venezolana por el Táchira, además de las vicisitudes que deben enfrentar por el camino, al llegar al Puente Internacional Simón Bolívar son presas de integrantes de grupos hamponiles que ya no limitan su accionar sólo a las trochas. Transportistas aseguran haber denunciado la situación, pero las autoridades no han procedido a desmantelar las bandas que operan en la zona.

San Cristóbal. Ir o venir desde la frontera con el vecino país de Colombia, se ha convertido para muchos en un peligro, grupos hamponiles se han apoderado de algunas partes de la vía que comunica con la nación neogranadina, por lo que quienes deben viajar deben ir preparados. 

Para nadie es un secreto que bandas al margen de la ley, ejercen la violencia en la frontera colombo-venezolana con tal de robarle algo de dinero (si no es todo) a quienes vienen de viaje del exterior y desean ingresar a territorio venezolano. 

Lo primero con lo que se consiguen los viajeros es con los famosos «trocheros», quienes desde poco más de un kilómetro antes de llegar a la entrada al puente persiguen, literalmente, busetas, carros particulares y taxis con tal de agarrar a alguien que necesite de sus servicios, bien sea a llevar maletas o a cargar mercancía. 

Oriundos del centro del país (por el acento y dialecto se conocen), los «trocheros» corren desaforadamente, incluso poniendo en riesgo sus vidas ya que no temen atravesársele a los carros. En algunos casos se caen a golpes por un cliente. 

Incautos viajeros, muchos temerosos, caen en sus garras. En la frontera la ley del oeste es la que funciona. Si huelen debilidad o miedo, hay una víctima cerca. Hay diferentes tarifas para cruzar desde Colombia hasta Venezuela por la frontera tachirense. Unos cobran 5 mil pesos si son pocas bolsas, otros diez, pero a viajeros con maletas les quitan hasta 20 mil pesos o más (más de 5 dólares) por cruzar las maletas por el Puente Internacional Simón Bolívar. 

El problema radica cuando los que van a cruzar son una familia numerosa y hay bastantes maletas. Personas que se identifican como integrantes del grupo delictivo «Tren de Aragua» les exigen pagos por persona, con tal de dejarlos pasar por el referido paso binacional y garantizarles así «su seguridad». 

frontera
Los «trocheros» «cazan» sus víctimas antes de cruzar el puente / Foto: AB

Esta denuncia sobre los grupos hamponiles ha sido reiterada por ciudadanos casi a diario, a los cuerpos de seguridad colombianos. Sin embargo, los denunciantes señalan que pese a su insistencia, no han recibido respuesta. Agregaron que estos sujetos buscan en en los rostros de los caminantes rasgos que indiquen temor o en su defecto, que vengan del exterior para amenazarlos. 

La pesadilla no termina

Tras llegar a territorio venezolano, la pesadilla está lejos de terminar, pues hay diversas zonas de la vía en las que bandas delictivas de zonas vecinas a la población tachirense de Capacho, «hacen su agosto» cuando el sol comienza a caer. 

Si bien la zona es transitada, pasadas las cuatro de la tarde, la soledad comienza a apoderarse de la carretera lo que es el escenario ideal para la emboscada de los delincuentes. El modus operandi es el siguiente: en sectores como el Paso Andino o en Belandria, sujetos con pistola en mano obligan al conductor del vehículo a apagar el motor de éste. 

Justo allí les quitan las llaves y proceden a despojar de carteras, teléfonos y demás elementos a los pasajeros que van en el carro y luego huyen. De esta situación tienen conocimiento las autoridades, pues son infinidades las víctimas de estos hampones. 

A mediados de diciembre de 2021, un sujeto abordó una unidad pirata y cuando iban a la altura de Belandria (zona favorita para atracar) sacó una pistola y obligó al chofer a desviarse de la ruta. 

El sujeto propinó par de disparos a una pasajera y luego huyó con el botín. Trabajadores del volante formalmente establecidos aseguran que han denunciado la situación en todos los cuerpos de seguridad, pero lamentablemente nadie hace algo para evitar que roben a quienes viajan. 

Destacan que es imperativo que se le prohíba el trabajo a carros piratas, pues muchos de ellos forman parte de estas bandas y «pichan» a sus víctimas, sobre todo si es en horas de la noche. 

A comienzos de este mes, un grupo de muchachos provenientes del estado Lara que iban hacia Chile fue emboscado en esta misma zona. Una de las víctimas aseguró que les quitaron hasta la ropa que llevaban puesta. 

«Nos pudimos comunicar con la familia porque uno de los muchachos encaletó (escondió) el teléfono», dijo. 

Al consultarle a los cuerpos de seguridad sobre el tema en la frontera, alegan que están realizando trabajos de patrullaje y de inteligencia a fin de dar con la guarida de estos hampones. Sin embargo, a la fecha no hay ni un detenido por los hechos.


Participa en la conversación