Hoteles de Anzoátegui recurren a los descuentos para paliar la baja de estadías en Carnaval

Anzoátegui

La situación económica, aunada a las fallas en el suministro de combustible, ha incidido en que desde hace dos años se registre una baja sostenida en el número de visitantes que escogen Anzoátegui como destino para vacacionar. El sector hotelero ha sufrido las consecuencias y ha tenido que ingeniárselas para mantener sus puertas abiertas.

Barcelona. Sobreviviendo. Con esa palabra resumen los representantes del gremio turístico la situación que atraviesa el sector en el estado Anzoátegui.

No basta con que la entidad tenga excelentes atractivos naturales de playa y llano. En los últimos dos años, según los estudios realizados por la Corporación de Turismo de Anzoátegui (Coranztur), se ha reducido considerablemente el número de visitantes al estado. Falta de combustible, deficiencia en los servicios de transporte y la situación económica, afirman desde el ente rector del turismo regional, son las principales causas para el descenso del turismo en la entidad.

Gilberto Román es el presidente de Coranztur y sostuvo que durante diciembre pasado el número de visitantes decayó 64,81 %, al pasar de 238.562 turistas en 2018 a 152.249 para finales de 2019, proyecciones que, indicó Román, se mantienen para el asueto de Carnaval.

La situación hotelera sigue siendo un ejemplo palpable de la ralentización de la economía venezolana, el escaso poder adquisitivo de la población y el problema con el abastecimiento de combustible siguen generando problemas para la movilidad de turistas nacionales. En enero la ocupación hotelera a nivel nacional rondó alrededor de 18 % manteniendo el promedio de todo 2019. El sector hotelero sufre un colapso porque sus costos operativos deben ser asumidos así no haya ocupación, subrayó.

El directivo refirió que una leve recuperación en cuanto a la ocupación de las 20.450 plazas cama disponibles en los hospedajes de Anzoátegui se podría evidenciar en Semana Santa, cuando los pocos viajantes “recuperen el poder adquisitivo” tras el desembolso realizado en las festividades de Navidad.

“El problema de conectividad que presenta Nueva Esparta favorece que gran parte de los turistas que vienen y que antes seguían hacia la isla de Margarita se queden en Anzoátegui, pero la suerte de Anzoátegui es la desgracia del vecino, y no podemos alegrarnos por ello. Sin embargo, el sector hotelero muy poco se beneficia de esto porque 84 % de los 152.000 visitantes que recibimos en diciembre pasado optó por quedarse en casa de amigos o familiares con la intención de ahorrar recursos”, explicó.

Creatividad ha sido la clave

Román indicó que para sortear la situación los dueños de hoteles y posadas han recurrido a la creatividad para obtener ingresos y cubrir los costos operativos. Así los confirmó Dannys Guevara, gerente de comercialización del hotel Paradise de Puerto La Cruz (antiguo Melía), quien aseguró que para la fecha tienen una gran cantidad de reservas, pero pocas confirmaciones.

Guevara sostuvo que el panorama es igual en el resto de los hospedajes de la zona, pues ante la crisis mantienen comunicación, y por ello han recurrido incluso a algo que jamás pensaron que iba a suceder: promociones de descuentos en la estadía.

“Hay que ingeniárselas, tenemos muchas solicitudes de reserva, pero sin garantías de confirmación. Por primera vez en la vida damos descuentos en el hospedaje, como un niño gratis hasta los ocho años, desayuno incluido, etc. Además, tenemos programación en el área de la piscina desde el jueves hasta el martes, con la finalidad de que no solo los huéspedes disfruten, sino también el público en general. También ofrecemos paseos a las islas del Parque Nacional Mochima y buceo, todo esto con la finalidad de obtener ingresos adicionales”, detalló.

Guevara refirió que a los huéspedes, además de la atención, se les garantiza el cumplimiento de todos los servicios, requerimientos que solicitan cuando hacen una reserva.

Incentivos nulos 

Aunque el hostal de Carmen Henríquez es más pequeño en tamaño que del que forma parte Guevara, la dueña de una pequeña posada en el centro de Barcelona sostiene que para ella las expectativas de recuperación durante Carnaval son nulas, pues “las autoridades poco hacen para promocionar e incentivar las visitas a la ciudad”.

Nuestros negocios están condenados. Yo prácticamente estoy que cierro porque casi nadie solicita quedarse en posadas. Las autoridades hablan de una Barcelona colonial y rica en historia, pero no hacen nada por potenciar esas características y que se conviertan en beneficios. La capital del estado es prácticamente una ciudad sin hoteles, donde su ajetreo culmina a las 5:00 de la tarde, dijo.

Aunque no se ha revelado la lista de las playas aptas y no aptas en la entidad para los carnavales, los diversos ayuntamientos de la zona norte de Anzoátegui han dado a conocer las programaciones de entretenimiento que tienen previstas para los diversos balnearios.

En 2019 una de las playas que no pasó la revisión del Ministerio de Ecosocialismo fue Playa Pepe, ubicada en la capital anzoatiguense; sin embargo, la Alcaldía de Barcelona ha organizado varios actos en el lugar. Playa Lido, Los Canales y Guanta también albergarán eventos para la distracción de propios y visitantes.


Participa en la conversación