En las industrias de Guayana, aunque se les dota de tapabocas, jabón o antibacterial, la dotación al personal de contingencia es incompleta. Al menos dos trabajadores de Venalum murieron recientemente por afecciones respiratorias que, presumen, fueron por COVID-19.

Puerto Ordaz. Las industrias de Guayana se mantienen activas con un plan de contingencia, en vista de la pandemia de COVID-19. Las medidas preventivas no se cumplen en 100 %. Si bien se hacen jornadas de desinfección en las diferentes áreas, y entregan mascarillas y guantes, lo cierto es que todos los insumos no son los recomendados ni se sigue el protocolo.

Hay trabajadores que reciben una mascarilla y tienen que usarla hasta dos y tres días», denuncia Reinaldo Calvo, coordinador del consejo de delegados de Sidor.

Recientemente, hubo dos muertes en Venalum. Ninguna la incluyeron en los reportes oficiales de COVID-19, y se manejaron como decesos por afecciones respiratorias. Los trabajadores sostienen que fue por el coronavirus. La empresa solo publicó una nota de duelo por uno de ellos, quien era jefe de seguridad.

Ningún trabajador del plan de contingencia de las industrias de Guayana se atreve a declarar. La sanción inmediata es la desactivación de su ficha, y con ella más pérdida de beneficios. 

Fernando Serrano, secretario de trabajo y reclamo del sindicato de Venalum, instó a los trabajadores que están en el plan de contingencia a exigir la mascarilla KN95.

«Es la que garantiza a 100 % la prevención de partículas de bacterias que puedan infectarlo con el COVID-19. No estén utilizando en el área de trabajo durante ocho horas la misma mascarilla, porque corre el riesgo de infectarse e infectar a su familia», advirtió Serrano, quien también denunció la falta de dotación de protectores oculares y bragas de bioseguridad.

Industrias de Guayana no cumplen correctamente protocolo anti COVID-19
ITG insta a trabajadores a exigir las mascarillas KN95, recomendadas para la protección de COVID-19. Foto CVG Venalum
Alarma en CVG

La incertidumbre crece en medio del oscurantismo de la pandemia en Venezuela. En los últimos días se han realizado trabajos de remodelación a la unidad de Servicios Médicos de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), la cual tenía más de 10 años inactiva entre 80 % y 90 %. Trabajadores manifestaron su preocupación por informaciones de que allí llevarían presuntamente a pacientes con COVID-19.

Las alarmas también se encendieron entre los habitantes de edificios aledaños. El Sindicato Único Nacional de Empleados Públicos de la CVG exhortó a las autoridades de la compañía a informar sobre este particular.

De ser cierta la información, exigen conocer el protocolo para el ingreso al edificio del Centro Empresarial Alta Vista, antiguo Maxys. El Sindicato de Trabajadores de la CVG (Sutra-CVG), por su parte, alego que las remodelaciones son para la atención inmediata de los trabajadores.

Sunep-CVG exige un plan de asistencia para trabajadores o familiares que presenten síntomas del virus, en vista del colapso de los hospitales y CDI. Y en los casos de fallecimiento; trabajadores y jubilados tampoco cuentan con el beneficio de servicios funerarios.

El exsecretario general del sindicato de Alcasa, Henry Arias, denunció de manera reciente las prácticas propagandistas de los movimientos sindicales, presuntamente para las parlamentarias del 6 de diciembre. Informó que trabajadores han muerto por falta de seguro HCM, y la empresa tiene acumulada facturas sin pagar por conceptos de gastos médicos.

«Lo último es que hoy, cuando los trabajadores tienen miedo de ser contagiados por el COVID-19, ustedes pretenden obligarlos a ir a CVG Alcasa a reportar una falla del sistema de transporte que ustedes destruyeron. ¿Qué pasó con nuestro tremendo departamento de Servicios Sociales que tenía nuestra CVG Alcasa? Acabaron con eso también», denunció Arias.

Trabajadores sin garantías

Recientemente, la Intersectorial de Trabajadores de Guayana emitió un comunicado en el que exige indemnización para los dolientes de trabajadores fallecidos.

Sostienen, además, que a propósito de las últimas muertes en Venalum, ni en esta, ni en las demás industrias de Guayana se respetan las condiciones mínimas de seguridad.

Lee también
Lo más reciente del 6 de agosto de 2020

Participa en la conversación