En lo que va de año, representantes sindicales de Corpoelec Lara han solicitado ante la Inspectoría del Trabajo, sin tener respuesta alguna una reunión con Alfredo Durán, gerente de Talento Humano de la empresa eléctrica estatal con el fin de solventar la situación de un sinnúmero de empleados activos y jubilados a quienes se les han violado sus derechos y beneficios colectivos. Llaman a los jubilados y pensionados a las protestas el Día Nacional del Adulto Mayor.

Barquisimeto. «Hay jubilados que se encuentran con patologías graves y operaciones que deben hacerse de inmediato y no tienen respuestas. Además las bolsas de alimentos protéicos no se les da a los jubilados sino a un porcentaje de  entre 40 o 50 trabajadores activos, cuando la nómina de la empresa es de aproximadamente 700 empleados en el estado Lara» señaló Oswaldo Méndez, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria Eléctrica del estado Lara, a Crónica Uno en medio de un acto de entrega de un documento petitorio para una mesa de trabajo en la sede de la Inspectoría Pío Tamayo, ubicada en Barquisimeto.

Jubilados
Representantes introdujeron un petitorio con las firmas de todos los jubilados de Corpoelec Lara en la Inspectoría del Trabajo para que se conformen una mesa de trabajo. Foto Yelitza Figueroa

Recordó que hace poco menos de dos meses, los trabajadores jubilados realizaron una protesta por la entrega de alimentos contaminados, frente a la sede principal de la empresa, lo que obligó a las autoridades locales a reunirse con los afectados pero hasta la fecha, todo lo acordado allí se quedó en el papel, y denunció que la pensión no se la pagan el día asignado  de acuerdo con el contrato colectivo actual.

Es por esto que tanto los empleados como los sindicalistas solicitan nuevamente una mesa de trabajo para que se pongan los puntos claros y se comprometan a cumplir con la convención colectiva, como la atención ambulatoria gratuitas.

«Si no tenemos respuestas para una mesa de trabajo para el viernes 3 de junio, en 15 días vamos a hacer una movilización. Las movilizaciones que tengamos que hacer, las vamos a hacer. Nosotros no somos pura amenaza. Si ellos quieren ver los enfermos patológicos de nuestros jubilados que vienen cada viernes o cada lunes, los van a tener.  Lo que le pase en salud a los compañeros activos de Corpoelec y a los jubilados, hacemos responsable a Alfredo Durán» señaló Méndez.

Afirmó además que los jubilados se están muriendo de hambre y por enfermedades que no han podido atender por falta de recursos económicos.  Situación que calificó como aberrante e irresponsable por parte de la gerencia de Talento Humano a quienes han dado 35 años de su vida a la empresa eléctrica estatal.

«Ya nosotros no tenemos nada que perder» afirmó Noel Galicia, trabajador que comenzó sus labores en la antigua Cadafe y que está convencido que aún tienen mucho que ganar por cuanto les corresponden todos los derechos adquiridos tras muchos años de servicio y además, son beneficios que están dentro de la convención colectiva.

Destacó que no están pidiendo nada nuevo sino que se cumplan con las cláusulas aprobadas, como por ejemplo las de medicinas, salud y alimentación, ya que la mayoría de los jubilados se debaten entre comer e ir al médico o comprar sus medicinas ya que no tienen como cubrir todas sus necesidades al mismo tiempo.

Euclides Castro, también jubilado de la empresa eléctrica estatal, expresó que es doloroso y vergonzoso que a pesar de haber dado tantos años de vida a la compañía, están siendo «tratados peor que una tusa por este gobierno».

Jubilados
Afirman los jubilados de Corpoelec Lara que la gerencia de Talento Humano se ha burlado de sus necesidades. Foto Yelitza Figueroa

Castro invitó a los jubilados y pensionados del país para que se unan a las concentraciones que se realizarán en las plazas Bolívar de cada región del país, este domingo 29 de mayo, Día Nacional del Adulto Mayor, con el fin de hacer entender al gobierno nacional que los venezolanos están reclamando justicia ya que todos sus derechos han sido vulnerados y se sienten burlados tanto por el patrono como por quienes deberían abogar por los derechos de los trabajadores.


Participa en la conversación