Cinex no es la única compañía que desarrolla un proyecto para que el público vea películas desde el carro. Autocine Caracas es otra iniciativa que competirá. En el interior del país hay algunas propuestas, incluso de alcaldías.

Caracas. La noticia alegró a muchos. Cuando Cinex anunció a través de sus redes sociales que traería de nuevo los autocines, el público celebró la iniciativa, más aún cuando van más de tres meses de confinamiento debido a la pandemia por COVID-19.

Los lugares acordados para vivir la experiencia fueron el hotel Tamanaco y la Universidad Metropolitana, ambos en Caracas. Representó una opción para salir de casa a entretenerse y reencontrarse con la gran pantalla, pues las salas de cine están cerradas desde que comenzó la cuarentena en marzo, semanas en la que el público se ha refugiado en la estética comprimida de las plataformas de streaming.

Pero para algunos, la alegría se esfumó cuando el lunes 29 de junio Cinex publicó en su página web los precios, un vendaval que nadie esperaba. En la Universidad Metropolitana, un total de 35 dólares por vehículo, y en el Hotel Tamanaco, 45 dólares, o el equivalente en bolívares en ambos casos. En la mañana, la nota de prensa indicaba que, hasta cuatro personas por carro, pero más tarde, en redes, se dijo que podían ser máximo cinco. Además, el precio incluye un combo dúo de cotufas más chucherías sorpresas de las caramelerías. También invitaron a los usuarios en redes a participar en sorteos por boletos.

Hubo reacciones entre quienes consideraron excesivos los costos, que mejor era invertir en comida o en la suscripción de varios servicios de streaming. También citaron proyectos similares en ciudades como Bogotá, donde, según publica el diario El Tiempo, en julio abrirá uno que cobrará el equivalente a 11 dólares por vehículo.

Pero también otros pidieron mesura, a la vez que recordaron que Cinex ofrece un servicio que no es de primera necesidad. El economista Asdrúbal Oliveros escribió el siguiente tuit: “A muchos les cuesta entender que operar en un entorno económico como el venezolano, hostil y con alta incertidumbre, termina trasladando una prima a los precios, haciendo que sean más altos que en condiciones normales. Piense esto antes de ponerse a comparar con precios de afuera”.

autocines
La película animada Unidos es una de las opciones de Cinex. Se estrenó una semana antes de la cuarentena.

El martes en la tarde, el fiscal designado por la ANC, Tarek William Saab, anunció: “Ministerio Público abre expediente en atención a las presuntas irregularidades en cobros excesivos de Cinex para la prestación de servicios de autocine. ¡Comisionados Fiscal 55NN y Fiscal de Delitos Económicos para investigar los hechos!”.

Lee también
En pausa la película de los autocines en Venezuela

El plan de Cinex es realizar dos funciones diarias a partir del viernes 3 de julio, a las 7.00 p. m. y a las 9:00 p. m. En nota de prensa indicó que cumplirán todas las medidas de seguridad e higiene, como el uso de mascarillas. El aforo en el hotel Tamanaco será de 44 puestos, mientras que en la Zona Rental de la Universidad Metropolitana, de 120. Prevé expandir el proyecto a otros puntos de Caracas y del país. Las películas en cartelera son Unidos, El hombre invisible, El llamado salvaje, Sonic y Bad Boys For Life, estrenadas antes de la cuarentena.

Ya desde el gobierno habían dado el visto bueno a los autocines. El 13 de junio, cuando se anunció una etapa de la flexibilización de la cuarentena, Nicolás Maduro los había incluido entre los sectores beneficiados. Pero luego se volvió a radicalizar el confinamiento en regiones como el municipio Libertador y Miranda, en este último estado se encuentran las locaciones previstas por Cinex. Por eso, apenas la compañía anunció la fecha, en Twitter usuarios preguntaron cómo se llevarían a cabo las proyecciones.

Otros proyectos

El plan de Cinex no es el único. “El romance vuelve”, fue el mensaje que acompañó una imagen en Instagram que desde el 1º de junio promete películas bajo las estrellas. Así inició la campaña de Autocines Caracas, que no ha dado mayores detalles públicamente.

Pero Crónica.Uno tuvo acceso a la presentación del proyecto que ha circulado entre el gremio cinematográfico. El plan es abrir cinco autocines en la llamada Gran Caracas, en los que esperan recibir a 270.000 espectadores en seis meses. Y no solo películas, los organizadores darán cabida a propuestas de teatro, danza, música, stand up comedy y conferencias.

Cada locación tendrá una capacidad de entre 50 y 70 vehículos, y ofrecerán además cabinas privadas, como llaman a los contenedores de transporte marítimo que serán acondicionados y desplegados de forma vertical para tener una visión más panorámica. El documento señala que serán tres o cuatro funciones diarias, y que trabajan en acuerdos con “distribuidoras de cine independiente con buen perfil taquillero”. Sobre el público objetivo, precisa: “Está orientado a captar público de poder adquisitivo alto, compradores y consumidores frecuentes, con inclinación o interés en experiencias en compañía de su círculo inmediato”.

Lee también
En pausa la película de los autocines en Venezuela

Elibeth Rodríguez, fundadora de Nanaka Producciones, confirmó que tanto su compañía como OZ Producciones están entre los responsables de la iniciativa, que piensan expandir a otras regiones del país. Ambas productoras fueron responsables, por ejemplo, de Metallica Sinfónico, el tributo a la banda estadounidense que se realizó el año pasado en la sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño. Las dos aparecen registradas en el Registro Nacional de Contratistas. La productora no quiso dar más detalles, y pidió esperar al envío del material que preparan para la prensa.

En las regiones

En Lechería, estado Anzoátegui, la Alcaldía del Municipio Diego Bautista Urbaneja organizó el viernes 19 de junio y el sábado 20 de junio la proyección de películas en un autocine que instaló temporalmente en el estacionamiento de la Marina Imbuca.

“Reactivamos a un par de emprendedores de la zona para engranar este proyecto sin costo alguno para los vecinos y para la alcaldía. El sonido y las pantallas fueron una donación de la empresa que le hace presentaciones a la alcaldía. El espacio físico fue a cambio de que la marina pudiera proveer el servicio de comidas y bebidas. El único gasto fue el tema de la logística para los equipos, el personal de Protección Civil y la clínica municipal para la desinfección de los vehículos y de personas, así como los baños que tuvieran lavamanos”, contó el alcalde Manuel Ferreira.

autocines
En Lechería la alcaldía estableció varios puntos de control para el acceso.

Como fue un aporte de la empresa privada, evalúan si repetir la experiencia. De concretarse, sería dos veces al mes con dos jornadas. “Como no estamos cobrando, proyectamos películas que se consiguen en Internet. Porque es un servicio público. Hay solicitudes en la alcaldía para hacer de esto un negocio. Aquellas personas que quieran desarrollar una industria, deben tener las licencias. Recordemos además a quienes piensan en estas ideas que hay que tener mucha responsabilidad. Tener 100 vehículos en un área supone al menos 400 personas en un lugar. La clave es que no se bajen del carro, al menos que sea para ir al baño, siempre y cuando no haya aglomeraciones”, agregó.

En el municipio Santiago Mariño, estado Aragua, funcionó entre 2018 y octubre de 2019 Autocinema Planeta. “Creamos un público cautivo en la zona. Pasábamos películas clásicas y algunos estrenos. Teníamos también otras actividades, como llevar personajes de películas. Por ejemplo, en las de terror, asustábamos con el villano de la historia que salía de pantalla y corría entre los carros”, rememoró Mauricio Morín, quien dirigió esta iniciativa.

Lee también
En pausa la película de los autocines en Venezuela

Tuvo que cerrar el autocine debido a los constantes problemas que empezó a presentar la pantalla: “No quiero especular, pero se dañaba con mucha frecuencia. Llegó un momento en el que no pudimos repararla”.

En la zona no hay salas de cine, así que se convirtió en una opción para los habitantes. El máximo de aforo era de 60 carros y la entrada por vehículo era de un dólar o su equivalente en bolívares. Ofrecían cotufas y demás chucherías.

“Para pasar películas venezolanas, acudíamos directamente a los cineastas. Nuestro registro mercantil nos permitía importar películas. Cuando les pedías un estreno a las compañías que manejan los derechos, primero enviaban a los cines principales y luego a nosotros”, detalló Morín, quien además advirtió que hay planes de reactivar.

Autocines en Venezuela
Locademia de policía es una de las películas que proyectaba Autocinema Planeta

El 18 de junio publicó su primer post en Instagram Autocine Maracay, que se instalará en el Parque de Ferias San Jacinto. Pero hasta ahora no han divulgado mayores detalles sobre el inicio de actividades.

En los Valles del Tuy también hay un proyecto para autocines en Charallave, Ocumare del Tuy, Santa Teresa y Cúa. Carlos de Castro, uno de los responsables de Cine en Ruedas, contó que las primeras funciones iban a ser el 19 y el 20 de junio, en el estacionamiento del restaurante Grande del Tuy de Charallave, pero tuvieron que posponer por la radicalización de la cuarentena.

“Íbamos a comenzar con una licencia provisional, porque todavía tramitamos ante Conatel y el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía”, dijo el director de De Castro Producciones, que, de acuerdo con lo que se ve en su perfil de Instagram, desde 2016 organiza actividades musicales y teatrales en la zona. Es una de las seis productoras que impulsa el proyecto. Las otras son Actitud27, Even Plus, Pixel Estudio Venezuela, El Laboratorio Estudio Creativo y OM Audio Services.

“Somos panas todos. Trabajamos en Caracas, pero vivimos en los Valles del Tuy. Tenemos nuestros equipos y un día se nos ocurrió esto. Acá no hay salas de cine. Son ciudades dormitorios. Para Charallave tenemos previsto tener hasta 30 carros. En las demás zonas serán 50. De acuerdo con los estudios que hemos hecho, el precio sería de 10 a 15 dólares por vehículo, con un máximo de cuatro personas”, precisó.

Lea también

Centros culturales buscan formas de afrontar la cuarentena


Participa en la conversación