Pobladores de la península de Araya en el municipio Cruz Salmerón Acosta del estado Sucre, ya no saben a dónde dirigirse para reclamar la desidia y el estado de abandono en el que se encuentra la obra del proyecto de la Concha Acústica para la comunidad.

Cumaná. En el terreno en el que ahora solo hay una obra abandonada y escombros, se solían celebrar las festividades de la comunidad de Araya. Era solo una placa de cemento que servía de pista para realizar las actividades comunitarias de entretenimiento, relató Jesús Marcano, dirigente social de la península. Hoy, a cuatro meses de iniciada la obra que prevé la construcción de una Concha Acústica por parte de la alcaldía del municipio Cruz Salmerón Acosta, solo se han ejecutado los trabajos de remoción de la placa de cemento a punta de pico y pala.

Los habitantes de Araya se sienten engañados. Se había prometido que la Concha Acústica sería inaugurada en diciembre, pero solo presenta una cara de desolación y abandono. 

Fue presentada como una opción al aire libre, tipo anfiteatro, para realizar múltiples eventos de interés social y comunitario.

Marcano advirtió que han reclamado en todas las instancias y nadie dice nada. “Nadie da respuesta sobre el estatus de la obra”.

concha acústica
Se desconoce el monto de la obra y la empresa encargada de ejecutar el proyecto. Foto: Mónica Salazar.

Además insiste en señalar que la alcaldía violó la Ley de Contrataciones, en vista de que la obra no exhibe la valla obligatoria en la que deben exponerse los datos e identificación de los proyectos financiados con recursos del estado.

“Por esa razón desconocemos el monto de la obra y cuál es la empresa responsable de su ejecución”, agregó Marcano.

Para el dirigente social, esta es una obra aprobada con recursos del Consejo Federal de Gobierno por tanto debe tener la valla de identificación en un lugar visible que permita la contraloría social y la supervisión por parte del Fondo de Compensación  Interterritorial. “Solo se conoce que el contratista de la obra es el ingeniero Johan Córdova”.

Marcano destacó que esta sería una obra de vital importancia para la comunidad de Araya, pues contarían con un espacio que ayudaría a la promoción y fortalecimiento de la agenda cultural de los pueblos de la península.

Ante la sordera de las autoridades municipales un grupo de habitantes de la península de Araya solicitarán un derecho de palabra ante la cámara municipal de Cruz Salmerón Acosta a fin de solicitar explicación sobre esta obra tan necesaria para la comunidad.

Además que se dirigirá un oficio al gobernador del estado Sucre, Erwin Rojas, para “que meta la lupa en el desarrollo de esta obra que fue prometida para diciembre y ni siquiera han empezado”.

Para quienes viven en la península de Araya, cerca de 32.000 personas, es un espacio necesario para el sano esparcimiento y la recreación.  

Tradicionalmente en la antigua pista de cemento se celebraban las fiestas patronales de Nuestra Señora de las Aguas Santas que se realizan cada 18 de diciembre. Este año se mudarán al bulevar La Marina, aunque muchos pensaban que tendrían a disposición el nuevo escenario al aire libre.


Participa en la conversación