Las personas que viven con VIH-Sida son castigadas por el desabastecimiento de antirretrovirales y de reactivos

personas con VIH | personas que viven con VIH

En San Félix estado Bolívar, por ejemplo, durante tres meses de la pandemia no hubo distribución de tratamientos. 1500 personas no se tomaron los antirretrovirales. Hoy en día no hay tubos morados ni rojos para procesar las cargas virales, cuyos reactivos se van a vencer en abril de 2020.

Caracas. De las 110.000 personas que viven con VIH, según la cifra que levantó Onusida, datos recopilados de la estadística oficial de 2019, 65.000 no recibieron antirretroviral.

Este año la situación no varió: se registró 63,54 % de desabastecimiento de la gama de cerca de 30 tratamientos diferentes al TLD, que desde hace un año se distribuye a través de OPS y Onusida.

Pero hay más. El monitoreo social de la gestión pública de los servicios de atención y tratamientos en VIH, hecho por miembros de la sociedad civil, en farmacias dispensadoras de medicamentos antirretrovirales; consultas y otros servicios de salud de Anzoátegui, Apure, Aragua, Barinas, Bolívar, Carabobo, Cojedes, Distrito Capital, Falcón, Guárico, Lara, Mérida, Miranda, Nueva Esparta, Portuguesa, Táchira, Trujillo, Vargas y Zulia; concluyó que Venezuela es el país del 100 % de: escasez de reactivos para pruebas diagnósticos, control y seguimiento al VIH; desabastecimiento de medicamentos para el tratamiento de infecciones oportunistas, de escasez de fórmulas lácteas para niños y niñas con la infección; con consultas de VIH e ITS con equipos obsoletos y sin insumos clínicos, y con poco personal de salud con experiencia en la patología, sin incentivos y abandonados por el sistema público de salud.

Alberto Nieves, director ejecutivo de la Asociación Ciudadana contra el Sida (Accsi), dijo que esto ocurre porque el Programa Nacional de Sida es sumamente deficiente y no por la pandemia, pues ya venía arrastrando una crítica vulnerabilidad en su estructura desde hace algunos años.

“Llegó la COVID-19 y terminó de desnudar la situación de las personas que viven con VIH, el país recibe el virus ya colapsado, con un sistema sanitario inoperativo, regido por autoridades sanitarias deficientes, incapaces, sin experiencia; y eso marcó al Programa Nacional, donde hay un personal sin preparación, no tiene médicos graduados con especialidad en VIH. En paralelo, hay otras unidades administrativas como la Dirección Nacional de Antirretrovirales que también tienen esas debilidades y ponen en riesgo el plan de abastecimiento”.

Citó que en San Félix, estado Bolívar, por ejemplo, durante tres meses de la pandemia no hubo distribución de tratamientos. 1500 personas no se tomaron los antirretrovirales que les mandaron, con el agravante de que ya venían de sufrir episodios fuertes porque entre 2016 y 2018 estuvieron sin tratamiento. “Y eso causa daños físicos y psicológicos irreversibles. Esto es un sufrimiento humano espantoso, como nunca había ocurrido en el país dese que está la epidemia del VIH”.

Lee también
A casi un año de la pandemia en el país, la capacidad diagnóstica se mantiene “centralizada y limitada”

Lara fue otro de los estados con afectación, al igual que Zulia. Nueva Esparta se quedó sin el suministro en varias oportunidades, por las mismas deficiencias en la distribución.

“Enviaban los camiones y no hacían seguimiento, no les daban salvoconducto a los choferes, no facilitaban su salida desde el almacén Jipana en Valles del Tuy. Luego se quedaban varados en Anzoátegui esperando autorización para poder subir al único ferry. Luego está la falta de gasolina y el cierre de vías; y aunque Onusida y Unicef asumieron el transporte, todo se vio empañado por la deficiencia de la gestión pública. Hubo muchos problemas de comunicación con el resto de las direcciones regionales, muchas no tuvieron luz, agua, teléfonos, computadoras, personal. Nunca cerraron, pero trabajaron en condiciones deplorables”.

Ahora bien, con la primera subvención de medicamento donado por el Fondo Global, los tratamientos llegaron a mediados de año y se entregaron de forma escalonada. Finalmente, en septiembre pasado se hizo entrega del TLD con recursos de la segunda subvención.

“Eso hizo que el desabastecimiento no fuera tan fuerte. Sin embargo, entre enero y octubre 2020, la sociedad civil y todas las organizaciones no gubernamentales de VIH, calculan que 70.000 personas lograron salvar sus vidas por la distribución del TLD, pues el Gobierno no ha comprado medicina desde 2016. Hay una lista de tratamientos combinados, son cerca de 30 cuyo desabastecimiento es de 63,54 %. Solamente el TLD es donado por el Fondo Global y hay cerca de 10.000 personas que no pueden tomarlo porque pueden sufrir problemas renales y óseos.

¿Cuál es el panorama actual?
  • Según el monitoreo social, este año pudieron haber fallecido cerca de 400 personas con VIH. Una cifra no acorde con la realidad. Nieves calculó que hay un subregistro, que no hay un protocolo para registrar las muertes, además existe un sesgo informativo. “El Ministerio de Salud dejó de reportar esa data, pero la última de hace una década, daba cuenta de 1500 muertes, y en el registro que recopila la Onusida, cuya fuente es el Gobierno, no muestra esos números”.

Dijo además que las actas de defunciones no indican el fallecimiento por Sida, ponen las comorbilidades asociadas como tuberculosis o sarcoma de Kaposi, pero no la razón; también los familiares solicitan que no se indique que murió por Sida, temen ser discriminados y estigmatizados y, por otro lado, los centros de salud niegan la información.

  • Discriminación en puertas. En enero 9 personas fueron discriminadas en centros públicos de 19 estados; la cifra subió a 82 en febrero; 48 en abril; 425 en mayo y llegó a estar en el tope en septiembre con 1419 casos de discriminación.

“El porcentaje de discriminación fue muy alto y eso contrasta con el hecho de que 554 ciudadanos con VIH fueron hospitalizados y nos conseguimos entonces contaminación en esos centros, falta de insumos, de alimentos, de medicinas, escaso personal. Medio los atendían y los mandaban a sus casas, tal vez fallecían y no se tiene ese registro».

  • Entre enero y octubre a 100 mujeres embarazadas les aplicaron cesárea y a 34 las obligaron a parir.

“Exigían el kit de bioseguridad, además no les podían entregar el medicamento antirretroviral pediátrico”.

  • Entre agosto y octubre de 2020, 1061 niños con VIH recibieron terapia. “Sin embargo, 43 niños de 0 a 11 no recibieron la terapia antirretroviral. El Gobierno jamás los compró y gracias a Unicef, luego de que lo presionamos muy fuerte, compraran unos tratamientos que llegaron en plena pandemia”.
  • El mismo tema con los adolescentes. Entre agosto y octubre de 2020, 579 jóvenes de 12, 17 años, recibieron terapia, pero 69 quedaron por fuera del beneficio del sistema público.
  • Entre enero y octubre, casi 13.000 personas con VIH manifestaron tener hambre en los 19 estados del país. Septiembre y octubre fueron los meses con mayor denuncia: 3513 personas.

“Hay muchas personas que viven con VIH que comen un día sí y otro no, que hacen una sola comida, no tienen ingesta de proteínas, vegetales o frutas”.

  • 13 personas con VIH fallecidas por la COVID-19 entre agosto (4), septiembre (2) y octubre (7) de 2020. Se contabilizaron 236 consideradas como casos sospechosos, 99 con resultados positivos y 296 con algunas comorbilidades asociadas al coronavirus.
Lee también
Detectan casos de variante brasileña del COVID-19 en Venezuela

  • En cuanto a la población warao con VIH, este año no se tuvo acceso a información. El último dato fue cuando Onusida consiguió un caserío desaparecido por el VIH en la zona del Delta. Tampoco hay datos de los presos con tuberculosis o VIH. “Nos han dicho que han asesinado a algunos con la condición, pero no hay registro, lo mismo sucede con los pescadores artesanales.
  • Según el Informe VIH y Tuberculosis en las cárceles venezolanas, publicado por el Observatorio Venezolano de Prisiones, entre octubre 2019 – abril 2020, de 116 reclusos enfermos en los estados Guárico, Lara, Mérida, Miranda, Nueva Esparta y Táchira, 74 están enfermos de tuberculosis, y 25 de ellos (34 %) presentan además VIH.
  • Nieves alertó que no solo hay escasez de antirretrovirales, sino que también fallan los reactivos y dijo que la OPS compró 33.000 reactivos para pruebas de carga viral. “Fueron adquiridos a la Roche y llegaron entre febrero y marzo, pero estaban mal embalados y se perdieron. La OPS solicitó la reposición, llegaron a mediados de septiembre y fueron entregados al Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel. Estos insumos son insuficientes y se acordó priorizar a niños, adolescentes, embarazadas y a personas multitratamientos que no tienen medicinas y no pueden tomar el TLD.

Existen seis laboratorios de carga viral (Maracaibo, Valencia, Aragua, Mérida, Barcelona y Caracas) y por eso se están centralizando en el INH. “Hace una semana comenzaron a realizar los exámenes y dieron cupos mensuales, por ejemplo, 44 al Zulia, 200 a Carabobo, 80 a Barinas. Pero sucede que hay muchos problemas para la toma de las muestras porque no hay tubos de tapas moradas y rojas”.

Lee también
Mayoría de ayudas por la pandemia de China a América Latina fueron destinadas a Venezuela
Pobación Joven | personas que viven con VIH
Foto: OMS / Cortesía

En los de tapas moradas se mete la sangre, se centrifuga y luego se traspasa al de tapa roja para su transporte en sistema de congelación, cosa que no está ocurriendo. «Nos han dicho que se están reciclando los recipientes y que cuestan entre 500.000 y 600.000 bolívares uno solo. Además, no hay cadena de frío y no se consigue ni hielo seco para proteger las muestras”.

Ahora el Ministerio de Salud solicitó a la OPS que comprara los equipos. Eso puede tardar cuatro meses más y los reactivos se vencerán en abril de 2021.

“Venezuela está creando un nuevo concepto de crisis humanitaria compleja. Esto es exponencial y ahora se criminaliza la solidaridad y el trabajo de la sociedad civil. Están pasando cosas muy crueles. En Margarita estuvo a punto de paralizarse la toma de muestras porque el laboratorio no tenía tinta para imprimir, una ONG se la facilitó, pero también está sucediendo que es la misma sociedad civil la que traslada con sus carros a los trabajadores de la salud y a los pacientes hasta los laboratorios. Hacemos un llamado al Presidente Maduro y al ministro de Salud, Carlos Alvarado, para que responda. Ya basta de abandono a las personas que viven con VIH, estamos organizados y dispuestos a trabajar de forma conjunta, queremos salvar vidas”.

Este 1° de diciembre se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Sida. Fecha cuando debería hablarse de los avances para contrarrestar el virus y mejorar la calidad de vida de las personas que viven con VIH. En Venezuela, sigue avanzando una pandemia.


Participa en la conversación