Ante las limitaciones que hay con la cerveza los licoreros dijeron que cada local está tomando sus medidas. Los fabricantes alertan que la producción llegaría hasta agosto

Mayela Armas/@mayearmas
Andreína Malavé/@AndreinaMalave
Alejandra Pineda
/@Alejandra11294

Caracas.  “No tengo cerveza desde hace dos semanas”, señaló Carlos Cro, propietario de una licorería en el centro de Caracas, quien comentó que “cada día se vende menos, porque la inflación nos afecta. Aquí un mes de salario no te alcanza para comprar una botella de licor y antes eso no era así”.

Las licorerías, al igual que los comercios de diversas áreas, padecen las distorsiones de la economía. Estos establecimientos están en jaque por las restricciones en las entregas de dólares a los importadores y fabricantes, que limita el inventario, el aumento de los impuestos y las nuevas regulaciones del Gobierno en materia de facturación.

Uno de los aspectos que actualmente afecta a los licoreros es la menor disponibilidad de cerveza. Carlos Salazar, presidente de la Asociación de Licoreros de Caracas (Asolicorca), explicó que hay preocupación porque “70% de las ventas de las licorerías lo representa el sector cervecero”.

En días pasados la Cámara de Fabricantes de Cervezas alertó que las empresas podrían producir cerveza hasta agosto, debido a que cuentan con insumos hasta esa fecha y de no liquidarse los dólares a tiempo tardaría en reactivarse la producción. Y ya la situación es crítica. Luis Amaro, encargado de una venta de licores del oeste de la ciudad, comentó que “aunque tengo cerveza, en las últimos días no nos han despachado”.

En varias licorerías de la Gran Caracas, por ejemplo, se está regulando la venta o se le pide a las personas que se anoten en una lista para luego informarles cuándo pueden comprar. Salazar apuntó que “cada local está tomando sus medidas”.

Lee también
Distribución y venta de gas doméstico pasa a manos de la Gobernación de Aragua

La demanda de cerveza siempre ha sido alta y mucho más desde que aumentó el impuesto a las bebidas alcohólicas, dado que en el caso de la cerveza no subió. En febrero el impuesto al vino se incrementó de 15% a 35% y el de otras bebidas como el whisky, ron y vodka pasó de 20% a 50%.

Al incrementarse el tributo y que muchas importaciones en esta área se han realizado al dólar paralelo, los precios de los licores se dispararon.

Samantha Glaván, encargada de una licorería en la avenida Fuerzas Armadas, alegó que “todas las semanas llegan licores a precio nuevo. El ron estaba en 700 bolívares hace mes y medio, hoy cuesta 1285 bolívares. El whisky se queda frío y el vodka más barato no baja de 300 bolívares”.

El presidente de Asolicorca señaló que ante los altos precios, las ventas en los establecimientos bajaron entre 35 y 40% en el primer semestre del año. “Antes las personas compraban, ahora no. El poder adquisitivo no les alcanza”. Luis Amaro reiteró que “con los aumentos de precios, no se está vendiendo como antes”.

En un recorrido por licorerías se pudo observar que  el salto en los precios. La botella de cocuy cuesta mínimo 170 bolívares, el vino más económico no baja de los 2000 bolívares, el ron puede oscilar entre 990 bolívares y 7000 bolívares y el whisky puede tener precios de 10 mil a 34 mil bolívares. Mientras el salario mínimo es 7.241,67 bolívares.

Foto: Cristian Hernández


Participa en la conversación