La temporada 76 de la pelota criolla que arranca este 27 de noviembre está marcada por la pandemia del coronavirus y la crisis económica que azota al país.

Caracas. Menos partidos, menos sedes, menos importados y dos equipos sancionados. Ese bien podría ser una manera de describir la temporada 76 de la LVBP que arranca este viernes ya con un partido pospuesto por los problemas para reunirse de una de las ocho novenas participantes de la 2020-2021.

Claro que en este año de pandemia, suspensión y reprogramación de múltiples eventos deportivos en Venezuela y en el mundo, el canto de la voz de Play Ball es el gran triunfo del circuito rentado, que se las ingenió para surfear la crisis económica —agudizada en este 2020— y darle continuidad al llamado pasatiempo nacional con una campaña recortada que intentará ser lo más exitosa posible desde lo deportivo y especialmente desde lo sanitario.

Y es que para que el campeonato pueda cumplir su calendario, el protocolo sanitario debe funcionar, más allá de que es imposible evitar contagios en el seno de los equipos. De hecho, ya Cardenales de Lara, Leones del Caracas y Tiburones de La Guaira registraron sus primeros positivos en la pretemporada.

El buen funcionamiento del esquema preventivo se basa principalmente en la realización del mayor número de pruebas PCR posibles a los atletas y al staff de cada divisa para limitar la posibilidad de que se presenten brotes, que supongan la suspensión de series y encuentros en un calendario ya de por sí muy apretado que comprende la realización de dobles carteleras.

Lee también
Cardenales de Lara, favorito claro para disputar su quinta final en fila

La primera recarga del cronograma de partidos se produjo antes del arranque de la zafra con la suspensión del Bravos-Magallanes «por motivos de fuerza mayor» relacionados con el tardío inicio de las prácticas de los insulares, la última divisa en saltar al campo. Al margen de los últimos contagios de los litoralenses, la jornada inicial a las 6:00 p. m. con los entre Leones y Tiburones en la capital, Águilas-Cardenales en Barquisimeto y Tigres-Caribes en Maracay se mantienen en pie. El duelo entre fúricos y turcos se jugará el miércoles 2 como parte de una doble tanda.

Sin contar con los inconvenientes que puedan presentarse en el camino, la ronda eliminatoria tiene previsto extenderse hasta el 10 de enero de 2021, con 40 compromisos por equipo y una sectorización de la contienda en dos llaves. La División Central con Leones y Tiburones como locales en el Universitario de Caracas y Caribes y Tigres como inquilinos del José Pérez Colmenares de Maracay. En la división Occidental, Águilas y Cardenales compartirán nido en el Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisiemto y Navegantes y Bravos oficiarán de home club en el estadio José Bernardo Pérez de Valencia. El estadio Forum de La Guaira en Vargas será el quinto escenario y recibirá 14 choques de la temporada.

En lo competitivo, el bicampeón Cardenales de Lara luce una vez más como el gran favorito para retener la corona al mantener su núcleo que incluye a piezas como el lanzador Néstor Molina, los bigleaguers Ildemaro Vargas y Juniel Querecuto, el guardabosque cubano Yordanys Linares y sumar los bates de Gorkys Hernández, José Tábata y René Reyes.

Lee también
Castillo: Me ayudó estar pendiente del juego inning por inning

Entre Águilas y los sancionados Navegantes del Magallanes debe estar el segundo clasificado en el Occidente. En el Centro, Caribes y su base criolla parten con ventaja frente a Leones, los también vetados por la OFAC y MLB Tigres de Aragua y unos juveniles Tiburones de La Guaira. Cada divisa tiene un cupo de tres importados, que se duplica en el caso de la nave y los bengalíes, si bien Bravos no ha anunciado la contratación de ningún foráneo.

La 2020-2021 iniciará sin público en las tribunas, pero eso cambiará en diciembre cuando se permitirá acceso limitado a los parques. ¿Boletería? Cardenales ya puso en venta los abonos a precios dolarizados, aunque con varias opciones para los aficionados. La campaña de la pelota criolla se jugará en honor a Remigio Hermoso y las transmisiones televisivas correrán por cuenta de TLT, IVC y DirecTV.

Lea también:

Las sanciones a Tigres y Magallanes: el otro dolor de cabeza de la LVBP


Participa en la conversación