Desde 2015, el mandatario ha ordenado ejercicios militares principalmente como una forma de responder a la presión diplomática que se ha puesto sobre su gobierno.

Caracas. El 3 de septiembre Nicolás Maduro activó una «alerta naranja» y ordenó la realización de ejercicios militares en la frontera con Colombia. Se trata de los cuartos ensayos en lo que va de 2019 y se mantienen como la respuesta predilecta del mandatario a la presión internacional.

Maduro usa la estrategia de los ejercicios militares para responder al accionar diplomático en su contra y mostrar «la unión cívico-militar» que se ha vuelto central en los discursos del chavismo a partir de 2015.

Ese año, desde el 14 hasta el 28 de marzo en Venezuela se realizaron los Ejercicios Militares Escudo Bolivariano, ensayos y prácticas que se justificaron por parte del chavismo como una respuesta ante lo que podía ser un «ataque por parte del imperio (Estados Unidos)».

Los ejercicios se hicieron ante la firma, el 9 de marzo de ese mismo año, de un decreto presidencial de Barack Obama, el cual calificaba la situación de crisis en Venezuela como una «amenaza extraordinaria» contra la seguridad de los EE. UU.

En 2016, Maduro repitió la fórmula ante las declaraciones que surgieron en su contra desde Colombia, Estados Unidos y Europa, por presuntamente entorpecer el proceso de referendo revocatorio que se estaba adelantando en su contra.

Los Ejercicios Independencia 2016, que además fueron precedidos por el decreto de Estado de Excepción y Emergencia económica del 13 de mayo de 2016, iniciaron oficialmente el sábado 21 de mayo, pero contrario a lo que habían sido los Ejercicios Escudo Bolivariano, no se extendieron más allá de aquel fin de semana.

Lee también
Países del TIAR crean lista de personas vinculadas a Maduro para impedir entrada y tránsito en sus territorios
Ante Donald Trump

Aunque los enfrentamientos verbales entre los dos mandatarios comenzaron oficialmente en 2016, fue el año 2017 en el que Maduro acusó al presidente de EE. UU de estar detrás de un intento para invadir Venezuela. Ese año también se realizaron ejercicios militares.

En enero los Ejercicios Zamora 200 se llevaron a cabo el 14 de enero y fueron, en palabras de Maduro, una forma de poner a prueba el despliegue cívico-militar en el país, aquellos fueron los únicos ejercicios de los últimos cuatro años que no fueron precedidos por denuncias de supuestos intentos de agresión desde el extranjero.

Luego de los cuatro meses de protesta que iniciaron el 31 de marzo de 2017, la presión diplomática contra Nicolás Maduro y su gobierno llegó a tope en agosto, cuando durante sus vacaciones, el presidente Donald Trump –que se había limitado a lanzar fuertes críticas y sanciones contra Maduro– aseguró que estaba considerando la posibilidad de una intervención militar en Venezuela.

Esa declaración de Trump se hizo el 11 de agosto y, la semana siguiente Maduro respondió en la misma forma en la que había venido haciéndolo: con ejercicios militares.

Se llamaron los Ejercicios Soberanía Bolivariana y se desarrollaron los días 26 y 27 de agosto, aquellos ejercicios, realizados a solo meses de lo que fueron las protestas de la oposición, incluían escenarios en los que efectivos militares actuaban contra «guarimberos».

Colombia en el discurso militar de Maduro

Los ejercicios militares que siguieron a los de agosto de 2017 fueron los Ejercicios Independencia 2018, realizados desde el 24 y el 25 de febrero de ese año, los cuales tuvieron una nueva “causa” que se repetiría en 2019: una presunta agresión de Colombia a Venezuela.

Lee también
Guaidó: En la bancada del PSUV parece que hay algunos moderados

Maduro aseguró que desde el vecino país se preparaba un “falso positivo” que iba a servir como una excusa para que una coalición internacional atacara a Venezuela militarmente.

Aquel justificativo fue el mismo que empleó para los Ejercicios Bicentenario de Angostura realizados entre el 10 y el 15 de febrero, asegurando en aquel momento que el ingreso de ayuda humanitaria desde Colombia, pautada para el 23 de febrero, sería un “falso positivo” para agredir a Venezuela desde la frontera.

En marzo de 2019 llegó el colapso del sistema eléctrico y se registraron los primeros grandes apagones en todo el territorio nacional, algo que Maduro aseguró fue originado por una “guerra electromagnética” de EE. UU. contra Venezuela. A esto respondió con los Ejercicios Militares Ana Karina Rote que tuvieron lugar el 16 y 17 de marzo.

Los últimos ejercicios militares realizados antes de los actuales Soberanía y Paz fueron los Ejercicios Campaña Libertador Simón Bolívar, los cuales duraron más de un mes (24 de julio hasta el 30 de agosto). El motivo de nuevo era proteger al país de una presunta agresión de Estados Unidos.

Actualmente en Venezuela se desarrollan los Ejercicios Fronterizos Soberanía y Paz, que empezaron el 10 de septiembre y culminarán el 28 de este mes. Al igual que ejercicios anteriores, se deben a una denuncia que Maduro realizó de un “falso positivo” desde Colombia, país en el que disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) habían anunciado cuatro días antes que retomaban la lucha armada.

El Gobierno de Colombia denunció en ese momento que tanto las FARC, como el Ejército de Liberación Nacional (ELN), estaban actuando desde territorio venezolano con plena autorización del gobierno de Maduro.

Lee también
La Vinotinto debuta ante la campeona Brasil en la Copa América 2020

Los ejercicios militares que se desarrollan en el país coinciden con el momento en que la OEA se aprobó la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca como mecanismo para resolver la crisis venezolana.


Participa en la conversación