El Jefe de Estado dijo que este lunes, que es feriado bancario, las instituciones financieras tienen que coordinar con el BCV. Cambió al titular de Sudeban y apuntó que este organismo debe ser como la Sundde.

Caracas. El presidente Nicolás Maduro, bajo el amparo del decreto de emergencia económica, ordenó sacar de circulación el billete de 100 bolívares en 72 horas, aunque este lunes es feriado bancario.

En su programa, señaló que “he decidido sacar de circulación el billete de 100 bolívares en las próximas 72 horas y dar un plazo prudente para que los declaren ante la banca pública y el Banco Central de Venezuela” y le indicó al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López y al ministro del Interior, Néstor Reverol, vigilar las vías aéreas, terrestres y marítimas para que “los billetes que se llevaron, no regresen”.

Esta medida, dijo el Jefe de Estado, es para controlar el contrabando de billetes. “Almacenes enteros de billetes de 100 bolívares en Cúcuta, Cartagena, Maicao, Bucaramanga. Se calculan más de 300.000 millones de bolívares que están en poder de las mafias internacionales dirigidas desde Colombia”.

Según Maduro, en 72 horas los ciudadanos podrán canjear los billetes o depositarlos en las cuentas. Este plazo, dijo el ministro de Comunciación, Ernesto Villegas, será hasta el jueves. Luego habrá un período de 10 días para que el BCV continúe haciendo el canje, donde estará el Sebin.

A noviembre, había 6.111 millones de piezas de billetes de 100, de manera que esa es la cantidad que tiene que recoger el instituto emisor en un plazo de tres días.

Este lunes, que no hay actividad en la banca, las autoridades del BCV se reunirán con los representantes de la Asociación Bancaria de Venezuela para definir el retiro de los billetes. El mandatario añadió que “mañana [lunes] es feriado bancario y da tiempo para ordenar todo bien chévere”.

Cuando se presentó la ampliación del cono monetario el pasado miércoles, el presidente del BCV, Nelson Merentes, indicó que por un tiempo estarían los billetes nuevos y viejos, y agregó que se tratarían de recoger con rapidez.

Las autoridades expresaron que, además, los billetes llegan a partir del 15 de diciembre y el primero en circular será el de 500 bolívares.

Lee también
¿Qué hace la banca ante la escasez de billetes?

El último cambio del cono monetario se realizó en 2008 —cuando la reconversión monetaria—, y en aquel momento, el retiro de los viejos billetes duró un año.

La orden del jefe de Estado se registra cuando hay problemas con el efectivo debido a que los billetes en circulación no cubren la demanda que se ha disparado por el gasto y los altos precios. A su vez, la acción forma parte de la extensión del decreto de emergencia económica. Maduro expresó que con la ampliación se “golpeará” a los especuladores y bachaqueros.

Volvió a indicar que en los próximos días “vamos a tomar un conjunto de decisiones” y algunas de las medidas son para la “defensa de la moneda”.

El mandatario nombró a la cabeza de la Superintendencia de Bancos (Sudeban) a Leoncio Guerra Molina, quien sustituye a Mary Robles que estuvo en ese cargo dos años.

Maduro instó a que la Sudeban sea como la Superintendencia de Precios Justos (Sundde), que sea «una espada en defensa del pueblo».

El Presidente calificó de criminales a los dueños de la empresa Kreisel, a la cual le fueron confiscados casi 4 millones de juguetes que serán entregados a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

Lee también
Superintendencia de Precios decomisa juguetes y se los entrega a los Clap

Le preguntó a los asistentes qué pasaría con Kreisel puesto que “cometieron grandes delitos. Los dueños de la importadora están fuera del país”.

En el programa algunos sugirieron crear una empresa y distribuidora de juguetes. A ello, el superintendente de precios, William Contreras, alegó que “esa empresa no produce, los juguetes son hechos en China” y añadió que avalaba la conformación de dicha fábrica. “Este almacén [de Kreisel] debe convertirse en una fábrica de juguetes”.

Foto referencial: AVN


Participa en la conversación