Los maestros se apoyan en otras actividades para generar ingresos que les permitan sobrevivir. Dar clases ya no es una opción. “Toda la estructura de desempeño profesional docente ha sido liquidada desde la formación hasta la remuneración”, dice Luis Bravo, doctor en Educación. Este 16 de septiembre, según el gremio docente, apenas 10 % de la planta de profesores en el país acató el llamado a iniciar el año escolar.

Caracas. Muchos docentes no están enviando el plan de estudio ni las guías por WhatsApp a sus estudiantes. Están batiendo una torta, jugando videojuegos en Internet para ganar dinero o intentándolo todo para sobrevivir, menos dando clases. Los gremios y sindicatos aseguran que se mantiene la decisión de no incorporarse a las aulas este 16 de septiembre al nuevo año escolar 2020-2021.

“Yo no regreso al aula ni presencial, ni online. No regreso a dar clases”, dice Lissette Salazar, maestra de preescolar en la Escuela Experimental Venezuela en Caracas. Quizá ahora mismo esté batiendo la mezcla para tortas, actualizando en su estado de WhatsApp los cosméticos disponibles para la venta o tomando nota de la lista de productos que algún vecino le encargó para salir a comprarlo. 

Los dirigentes sindicales indican que apenas 10 % de la planta docente en el país inició clases a distancia este miércoles. Gricelda Sánchez, secretaria de contratación colectiva y reclamos del Sindicato Venezolano de Maestros del Distrito Capital, dijo que esperan que se abra la discusión del contrato colectivo en el que exigen como “piso salarial 600 dólares”. 

Con un salario de 326.000 bolívares quincenal, menos de un dólar, Salazar está decepcionada. Le inquieta que sus cuatro hijos la miren haciendo cualquier actividad comercial, menos educar. Están desanimados, porque por más que le pongo ganas, ellos están cansados y me preguntan para qué seguir estudiando si mis títulos no sirven de nada. Yo no les puedo responder

Desde que se inició la cuarentena en el país ella ya no pudo viajar a Colombia para traer encargos de ropa. Empecé a hacer brownies en bandejas y a vender en la avenida principal de El Cementerio. Vendo ropa y accesorios. Hago de todo un poco. Lo que mis vecinos, amigos y familiares necesitan yo voy, lo compro y se los vendo, cuenta. 

Salazar en casa tiene un celular inteligente y conexión wifi. Se niega a tener que utilizarlos para dar clases: “No lo compré con el sudor del trabajo como maestra, sino trabajando en la calle”. 

Luis Bravo, doctor en Educación en la Universidad Central de Venezuela, asegura que hay una descomposición general de la actividad profesional, que se hace más notable en la Educación. “La profesión docente prácticamente ha sido aplastada socialmente. El propio sistema escolar se ha desplazado hacia el Sistema Patria, dependen de los consejos comunales, cajas Clap. Toda la estructura de desempeño profesional ha sido liquidada desde la formación hasta la remuneración”, dice Bravo. 

La contratación colectiva de los maestros no se cumplió. Ya venció y las deudas persisten: 280 % de aumento salarial y sus incidencia, HCM, seguro funerario. Dicen estar desprotegidos. Antes de la pandemia, era difícil retener un maestro en el aula de clase, con la cuarentena es casi imposible ver a muchos dar clases detrás de una pantalla. No solo la brecha digital deja a muchos por fuera, deben buscar la manera de sobrevivir. 

“Con un videojuego gano más que dando clases”

El 9 de mayo, Tamara Pérez, coordinadora del Departamento de Evaluación y Control de Estudios del Liceo Altagracia, en Guárico, encontró un salvavidas: jugar World of Warcraft clásico. Es un juego por Internet que consiste en crear un personaje, alcanzar el nivel 36 y empezar a recoger objetos que valen en oro. Lo recolectado, se subasta y el dinero se acumala en una mochila.

Pérez tiene 49 horas en el liceo y es especialista en Lengua y Literatura, además de una Maestría. Su salario quincenal es un millón de bolívares, unos 3 dólares. De lunes a viernes dedica aproximadamente 10 horas a este juego. En una semana gano entre 10 y 12 millones de bolívares. Con eso es que estamos solventando para comer y que no nos haga falta nada en el hogar. Así también están otros cinco colegas

Para comer y cubrir gastos, Pérez comenzó a vender sus cosas: una cerámica, secador y plancha de cabello. “Pensé que me iba a quedar sin nada si seguía así”. Cree que perdió 20 años de servicio como educadora para terminar jugando en Internet. “Nunca pensé que de esa forma iba a tener el dinero para comer. Con un videojuego gano más que dando clases”. 

La conectividad a Internet le suele fallar, pero no le importa tener que cargar la página una y otra vez. Aunque se fastidia de revivir el personaje cuando lo matan, dice que eso es lo que la ha ayudado a comer. 

Desde antes de la pandemia, los maestros se valían de otras actividades para obtener ingresos. Tulio Ramírez, doctor en Educación, explica que los docentes ocupan el tiempo siendo uber, haciendo delivery, vendiendo por Internet. “El maestro sabe que en la docencia no va a lograr una mejor remuneración ni siquiera dando clases particulares”. La opción de estudiar Educación ha perdido su valor. Ramírez afirma que los estudiantes piensan que con esa carrera “no tendrán muchas posibilidades de sobrevivir”. 

Durante una alocución de Nicolás Maduro de este martes, aseguró que “los maestros se sienten motivados” por el inicio del año escolar. Sin embargo, a través de diversos comunicados, el gremio ha dicho que “sin un aumento satisfactorio es imposible la incorporación al nuevo año escolar”.

En una consulta a 13.692 docentes que hizo la Federación Unitaria del Magisterio de Venezuela, para conocer si están dispuestos a acatar el llamado oficial a clases, 89 % condicionó la vuelta a las actividades académicas a un ajuste de sueldo.

Nicolás Maduro también anunció que el país utilizará un “sistema de cita escolar” a partir del 5 de octubre, cuando se espera que las escuelas y liceos reabran sus puertas. Estos funcionarán como centros de asistencia pedagógica para padres, madres y alumnos. Este método funcionará en la semana de flexibilización y los estudiantes asistirán por cita. Hasta el momento, la modalidad para el año escolar continúa siendo a distancia con el Programa Cada Familia Una Escuela.

Foto referencial: Sebastián García Inojosa

Lee también
Lo más reciente del 17 de septiembre de 2020

Participa en la conversación