La doctora Maryuri Donaye, adscrita a Corposalud Aragua, quien recibió y atendió inicialmente a un grupo de personas que resultaron intoxicadas en el municipio Revenga del estado Aragua, sigue recluida en la emergencia del Hospital Central de Maracay.

Maracay. Maryuri Donaye, médico del ambulatorio de Sabaneta en el municipio Revenga, Aragua, quien recibió y atendió en primera instancia a un grupo de personas intoxicadas el pasado jueves 18 de febrero, aún se encuentra en condición crítica.

El presidente del Colegio de Médicos del estado Aragua, Ramón Rubio, confirmó a Crónica.Uno que la doctora ya no está conectada a ventilación mecánica y que fue sometida a varios estudios que determinaron la presencia de una hemorragia subaracnoidea: un sangrado súbito en la zona comprendida entre el cerebro y los delgados tejidos que lo cubren, ocasionado por la rotura de un aneurisma.

A la colega se le realizó un estudio tomográfico cerebral que arrojó una hemorragia subaracnoidea. Está en condición crítica pero estable y recuperándose muy lentamente. Creemos que podría ser el efecto del proceso de intoxicación al que estuvo expuesta, explicó el doctor Rubio.

Donaye fue la médico aragüeña que, el pasado jueves 18 de febrero, recibió en el ambulatorio de Sabaneta a un grupo de personas, en su mayoría conformado por menores de edad, que presentaban vómitos, mareos y erupciones en la piel, entre otros síntomas.

La doctora le habría practicado una reanimación cardiopulmonar (RCP) a una niña y decide acompañar a los afectados hasta el hospital José María Benítez en La Victoria. Aparentemente, la menor vomitó encima de la doctora. La pequeña fue identificada como  Yonaise Arrieta de apenas un año de edad, quien falleció a su ingreso en el Benítez.

Intuimos que la sustancia ingerida es tan tóxica que por fluidos recibidos también se contaminó, explicó a Crónica.Uno, una fuente médica del Hospital José María Benítez, en La Victoria.

Sospechas

El toxicólogo José Trujillo presume que la médico se contaminó, si al tener contacto con los afectados, no estaba protegida con guantes.

Cuando hay una presunción de intoxicación –explica el especialista– lo ideal es utilizar los mecanismos de prevención.

Maryuri Donaye fue trasladada, junto con otro adulto y tres menores de edad, hasta el Hospital Central de Maracay, debido al cuadro clínico grave que presentaban. El resto de los intoxicados quedaron recluidos en La Victoria.

En el HCM, los pacientes de 3, 12 y 15 años de edad fueron atendidos por el doctor Trujillo, quien luego de una evaluación clínica, determinó que se trataba de una intoxicación por “la ingesta de inhibidores de colinesterasa por carbamatos; un tipo de insecticida y plaguicida usado para actividades agrícolas”.

Luego de practicado un tratamiento a base de atropina, los niños presentaron mejoría y se encuentran fuera de peligro.

Después de la aplicación de dos o tres ampollas, concluimos que se trata de una intoxicación por carbamatos reversibles, confirmó el toxicólogo.

Mientras tanto, la médico aragüeña debió ser conectada a un respirador artificial y desde entonces, su estado de salud ha sido delicado.

Sin respuestas

A casi una semana de los hechos, ninguna autoridad sanitaria se ha pronunciado públicamente al respecto. La única información oficial es la que ha reseñado en una minuta la Región Estratégica de Evaluación de Daños y Análisis de Necesidad, Redan Central, y la Sala de Monitoreo y Seguimiento de Eventos Adversos, Zoedan Aragua.

El reporte refiere que “11 personas resultaron intoxicadas, presuntamente con un material que contenía urea, azufre y sal agrícola, que confundieron con sal comestible”.

Sin embargo, a la fecha, ni Corposalud Aragua ni las autoridades policiales que investigan el hecho, han informado, qué producto pudo ocasionar la intoxicación.

Solo el toxicólogo José Trujillo ha reiterado que se trató del consumo de un tipo de carbamato. Lo que se conoce hasta el momento, es que luego de un evento religioso, 11 personas miembros de al menos dos familias residentes en la base de misiones Ingenio Hugo Chávez, en Revenga, consumieron una sopa a la que le habrían agregado un producto de color blanco similar a la sal comestible.

Versiones extraoficiales refieren que Benito Arrieta, padre de la niña fallecida, y quien trabaja en un vertedero de basura en el estado Miranda, consiguió una “teta de sal” que llevó a su casa y que fue utilizada para sazonar la sopa.

Se ha dicho que un funcionario policial también resultó afectado con la intoxicación, luego que acompañara el traslado de los afectados. Sin embargo, Crónica.Uno no ha podido corroborar esta versión ni la identidad del policía.

La composición química del producto aún es desconocida y son muchas las conjeturas. Algunas fuentes policiales y bomberiles han indicado que la sustancia fue enviada a laboratorios especializados en Caracas, para determinar con exactitud qué ocasionó la intoxicación.

Tampoco se conoce cuál fue el resultado de la autopsia practicada a la niña fallecida.

Lo que sí es un hecho es que los tres menores de edad que estuvieron en estado crítico, y que fueron atendidos por el toxicólogo José Trujillo, respondieron favorablemente al tratamiento y ya están fuera de peligro, así como el resto de los afectados que quedaron recluidos en el hospital Benítez, de La Victoria. No así la doctora Maryuri Donaye, quien se encuentra en estado crítico.

Lee también
Proceso de inmunización con Sputnik V comenzó con dudas y exigencias en las regiones 

Participa en la conversación