Este 27 de mayo la OFAC emitió la Licencia General N.° 8J en la que extiende la autorización a Chevron, Halliburton, Schlumberger Limited, Baker Hughes Holdings LLC y Weatherford International, de operar con limitaciones en Venezuela hasta el 1° de diciembre de 2022.

Caracas. La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos renovó la licencia a cinco empresas petroleras con las mismas restricciones que aplica desde 2020. 

Este viernes 27 de mayo la OFAC emitió la Licencia General N.° 8J en la que extiende la autorización a Chevron, Halliburton, Schlumberger Limited, Baker Hughes Holdings LLC y Weatherford International, de operar con limitaciones en Venezuela hasta el 1° de diciembre de 2022.

El 17 de mayo en la mañana medios internacionales reseñaron que según altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos, la administración de Biden estaría evaluando aliviar las sanciones económicas a Venezuela para impulsar la reanudación del diálogo en México entre el gobierno de Maduro y la oposición. Ese mismo día en la noche Jorge Rodríguez y Gerardo Blyde, jefes de las delegaciones, informaron sobre el reinicio de las conversaciones con miras al “rescate” del proceso.

Licencia Chevron by Crónica Uno on Scribd

Entre las competencias que otorga la licencia se encuentran el mantenimiento limitado de operaciones esenciales en Venezuela o la liquidación de estas, así como también contratos esenciales que involucran a Pdvsa o donde esta posea una participación del 50 % o más. Las operaciones pueden hacerse siempre y cuando no involucren a una persona sancionada por la OFAC y que no viole las condiciones que establece el régimen de sanciones hacia Venezuela.

A pesar de que se había planteado la posibilidad de flexibilizar las sanciones a Chevron para negociar con Pdvsa, desde el principio los altos funcionarios indicaron que no se permitiría la perforación o la exportación de crudo de origen venezolano.

Entre los permisos que da la OFAC a estas cinco empresas están las actividades necesarias para garantizar la seguridad del personal, la integridad de operaciones y activos en el país, la participación en asambleas de accionistas y directorios, hacer pagos en facturas de terceros por transacciones. El pago de impuestos locales y compra de servicios públicos, así como el pago de salarios de empleados y contratistas.

Algunas de las prohibiciones que se mantienen son la perforación, levantamiento o procesamiento, compra o venta, transporte o envío de cualquier petróleo o derivados del petróleo de origen venezolano. El diseño, construcción, instalación, reparación o mejora de cualquier pozo u otro para instalaciones o infraestructura en Venezuela o la compra o provisión de cualquier bien o servicio, excepto lo requerido por seguridad. Además de cualquier transacción o trato relacionado con la exportación o reexportación de diluyentes, directa o indirectamente a Venezuela.

El economista Alejandro Grisanti considera que la decisión de Washington de no flexibilizar la licencia se debió a que no han arrancado el proceso de negociación en México entre el gobierno de Maduro y la oposición. Luis Oliveros también economista reaccionó en Twitter a la medida: «Terrible noticia para nuestra industria petrolera y para el país. Las expectativas hacia Venezuela se tornan negativas».

El economista Asdrúbal Oliveros advierte que sin avances en una negociación política creíble «no habrá modificación sustancial de sanciones con impacto en la industria petrolera», escribe en la red social Twitter.

El Tesoro tampoco permite préstamo, acumulación de deuda adicional o subsidio de Pdvsa, o aquellas que involucren a alguna entidad en la que Pdvsa posa directa o indirectamente una participación del 50 % o más  incluso en especie. O cualquier transacción prohibida por el régimen de sanciones o con personas sancionadas.


Participa en la conversación